Publicaciones - 20/07/15

Hombres sin mujeres

Haruki Murakami

Traducción de Gabriel Álvarez Martínez

Tusquets Editores. Barcelona, 2015.

267 páginas

 

Portadas Hombres sin mujeresAl leer Hombres sin mujeres, de Haruki Murakami, he recordado unas palabras que escribió Darío Villanueva a propósito de After dark, novela breve del autor japonés. Afirmaba el actual director de la RAE que el empeño de Zola de escribir novelas con palabras tan transparentes y limpias que remeden la sutileza de un vaso de vidrio, para no entorpecer el acceso de nuestra mirada a la realidad descrita, se cumple al pie de la letra en la mayoría de las novelas de éxito, caracterizadas por un deliberado “no-estilo”.

Murakami practica ese “no-estilo”. Su literatura parece orientada a gustar a todo el mundo: no hay léxico ni sintaxis complejas; no hay profundas reflexiones que duran más de un par de líneas; se restringen las referencias a la cultura japonesa, potenciando, en cambio, las alusiones a la cultura occidental: los Beatles, el vino francés, Ernest Hemingway, el Fútbol Club Barcelona…

En un artículo publicado en andalan.es que titulé, “Carta de un lector enamorado de Siri Hudsvedt”, aludía a que la literatura y el arte en general son, sobre todo, comunicación. El escritor debe comunicarse con el lector, y por tanto me gusta la idea del “no-estilo”, dilucidada por Villanueva a partir de las palabras de Emile Zola. Me parece bien que Murakami piense en sus lectores a la hora de escribir, que procure producir en ellos un determinado efecto.

Pero la afirmación anterior la hago con un matiz, y ese matiz es que el “no-estilo”, para resultar válido literariamente, debe deparar una narrativa personal, todo autor debe lograr ser único. Si no es así, nos encontramos ante el fenómeno del best-seller: novelas adocenadas cuya lectura carece por completo de interés.

Murakami se encuentra en el primer grupo de los descritos: es un autor popular que posee un “no-estilo” de lo más personal. Su arte brilla particularmente en dos de los nueve cuentos que componen la colección: Sherezade y Kino, auténticas obras maestras del género.

Sherezade cuenta la historia de un hombre en apariencia rico, que habita un lugar misterioso llamado House, donde recibe a un ama de casa que le presta servicios sexuales y literarios, al estilo de Las mil y una noches. Alguien, no sabemos quién, ha contratado a esa nada vulgar madre de familiar para colmar las necesidades del hombre rico. Ella le cuenta historias cada noche, y su eficacia de narradora es tal, que el hombre no ansía sus visitas por motivos eróticos, sino más bien porque concluya la historia que empezó a contarle en su anterior visita.

Kino es un joven que sorprende a su mujer en la cama con otro y decide abandonarla. También decide dejar su trabajo de representante de zapatillas deportivas. Una tía suya le cede un local en un barrio apartado, donde pone un bar y pincha discos de jazz clásico. Al principio no entra nadie. Hasta que comienza a recibir visitas de extraños personajes que parecen pertenecer a la Yakuza (mafia japonesa). En particular recibe las visitas de un tipo con la cabeza rapada que lee sobre la barra gruesos libros mientras bebe White Label con agua. De pronto, el gato de Kino se fuga y comienzan a aparecer en el bar serpientes que se escabullen nada más verle… Lo visita su exmujer… El cuento es, al final, una metáfora kafkiana sobre las crisis de pareja.

Leyendo Kino y Sherezade, uno siente el poder de la gran literatura. Sólo por leer estos dos cuentos merece la pena adquirir un ejemplar de Hombres sin mujeres y llevárselo a la playa o a la piscina.

Haruki Murakami, Japanese best selling author/writer/novelist and essayist, in Tokyo, Japan, 14th December 2004. Murakami is best known as the best selling author of books such as 'Norwegian Wood', 'The Wild Sheep Chase', 'Underground', 'Kafka on The Shore' and 'What I Talk About When I Talk About Running'. Murakami is also an experienced long distance marathon runner, and a translator of other author's works.

Haruki Murakami en su mesa de trabajo

 

Deja un comentario