Publicaciones - 26/08/15

Historia

“Pasado en construcción” es el acertado título de un espléndido libro colectivo, publicado por la Institución Fernando el Católico y editado por Carlos Forcadell, Ignacio Peiró y Mercedes Yusta, quienes en una jugosa introducción adelantan que su propósito es “ofrecer a los lectores un instrumento para la reflexión de segundo grado sobre las prácticas histórica e historiográfica de la historiografía española contemporánea. De hecho, convertido el revisionismo en un fenómeno historiográfico mundial, nuestra propuesta pasa por utilizar la perspectiva comparada y presentar una selección de las discusiones sostenidas a lo largo de la segunda mitad del siglo XX en las distintas historiografías europeas”. Y, concretando sobre la situación española, señalan cómo “desde 2001 en adelante, ciertos grupos de historiadores profesionales salieron de los armarios académicos donde permanecían discretamente enquistados para asumir los juicios de valor de los revisionismos históricos internacionales. Lo hicieron en el contexto del rearme ideológico del conservadurismo político neoliberal, en el ambiente creado por las políticas del pasado del Partido Popular y los debates públicos abiertos por la aprobación a finales de 2007, de la Ley de Memoria Histórica durante el primer mandato del socialista José Luis Rodríguez Zapatero… En el orden interno, aprovecharon la fragmentación corporativa y la ceremonia de la confusión conceptual en la que se halla inmersa la historiografía contemporánea española (infectada, además, por los virus del escepticismo disciplinar y el relativismo epistemológico que “convalida cualquier relato como relato posible”), para intentar romper el consenso profesional sobre la construcción del pasado español desde 1931 hasta la actualidad”.

1,-Pasado-en-construcción

Tanto esos trabajos de fijación conceptual (revisionismo, feminismo, Marc Bloch, etc.) como las experiencias internacionales (Alemania y Austria, República Checa, Francia, Italia, Portugal, Argentina y Chile, estudiadas por nuevos expertos), y los análisis españoles (controversias, giros, trampas, reconsideraciones, a cargo de Pedro Ruiz Torres, Ricardo Robledo, Alejandro Quiroga y M. Marín Gelabert) componen un corpus riguroso, duro, conveniente en estas horas de conciertos y desconciertos.

 

Joaquín Vispe Martínez, catedrático jubilado de Instituto, excelente investigador y profesor de Historia (recuerdo el calor con que hace muchos años me habló Marisancho Menjón de su querido profesor en Tauste, “don Joaquín”), ha publicado a su cargo un excelente corpus documental sobre “La violencia en Zaragoza durante el reinado de Juan I (1387-1396)”. Como él explica: “la sociedad zaragozana del finales del s. XIV había sufrido las grandes calamidades de la centuria: guerras, epidemias, conflictos raciales y las tensiones propias de una convivencia difícil porque en la ciudad había grupos muy diferenciados por su religión, su estatus social o su situación económica. Las autoridades, las distintas confesiones y la sociedad civil intentaban limitar los excesos a través de diversos instrumentos: el Fuero del reino, la justicia, el arbitraje y los amigos comunes que intervenían extrajudicialmente entre ambas partes, pero el pacto, el castigo o el perdón no conseguían evitar frecuentes acciones de brutalidad”. Con la documentación aportada (la mayoría inédita, relacionada con el tema, de impecable transcripción, trata el autor de identificar las causas del fracaso de la convivencia, los hechos generadores de violencia y las instituciones judiciales y sociales que trataron de limitarlos”. Un libro que hubiera merecido ser editado (lo está muy pulcramente, con buenos índices, apéndices, fuentes y bibliografía) por el Justicia de Aragón, por ejemplo, y me temo que el autor, sobre un trabajo ingente, ha preferido discretamente atribuir a su peculio.

2,-Libro-de-Vispe

Deja un comentario