Cuadernos de viaje - 24/09/15

Monument Valley, un paisaje de película

Para los aficionados al cine del Oeste americano, Monument Valley es un lugar mítico.  En ese marco impresionante por su grandeza se han desarrollado las peripecias y las cabalgadas de indios, colonos y el Séptimo de Caballería en varias películas del maestro John Ford. Pero, aun sin esa referencia sentimental, Monument Valley es un lugar que vale la pena conocer.

 

La diligencia (Stagecoach) - John Ford 1939

La diligencia (Stagecoach) – John Ford 1939

 

 

Hacia Monument Valley

Mi hijo Ramón y yo, a bordo de un Toyota Corolla de alquiler, salimos al comienzo de junio hacía Monument Valley desde el Parque Nacional del Gran Cañon del Colorado, del que dista unos 280   kilómetros.  Inicialmente, se toma la carretera Desert View Drive, que  discurre a lo largo del Gran Cañon desde su entrada Este y en diversos puntos del recorrido hay miradores que ofrecen magníficas vistas del desfiladero. Luego, por  la carretera 64 se llega hasta Cameron; y desde allí, por la 89 Norte y la 160 Este, se llega al territorio navajo.

Es una amplia extensión, muy árida en su mayor parte, que ha sido la tierra de los indios navajos durante más de 500 años. Todo este territorio forma parte de los Navajo Nation Parks, en los que la administración y gestión, incluyendo la policía, es del pueblo navajo. Está prohibida la introducción y el consumo de bebidas alcohólicas, por lo que incluso la cerveza y el vino son sin  alcohol.

Su modo de vida depende, aparte de algún ganado, de los visitantes (estancias, guías, artesanía).

 

Forrest Gump point / foto: RSA

Forrest Gump point / foto: RSA

 

Cruzando ese territorio, pasando por Tuba City, Red Lake, Cow Springs y Kayenta, pequeños enclaves habitados, diversas formaciones rocosas van anunciando la llegada a Monument Valley,  tras cruzar la línea divisoria entre Arizona y Utah.

 

 

Monument Valley Navajo Tribal Park

Un  Centro de Visitantes acoge a los viajeros, que incluye información, bar-restaurante y tienda de recuerdos y artesanía india (mantas tejidas a mano, joyas de plata, cestería, cerámica, amuletos, etc.). Al lado está The View Hotel, construido en 2011, edificación alargada de tres plantas, pegada al terreno y cuyo color rojizo logra una buena adaptación al paisaje. Tiene 96 habitaciones, la mayor parte de las cuales cuentan con terraza que ofrece la mejor panorámica del valle. La habitación doble se trata de un lujo excepcional que permite madrugar y ver el majestuoso amanecer desde allí. En su restaurante, mientras se prueban las especialidades culinarias indias, grandes ventanales ofrecen las mejores vistas.

 

Atardecer desde el restaurante de The View Hotel / foto: RSA

Atardecer desde el restaurante de The View Hotel / foto: RSA

 

 

Aunque se conozca el paisaje por fotografías y películas la realidad resulta impresionante. Colosos de roca roja u ocre rojizo –mesas, montículos, agujas–, moldeados por la erosión del agua y del viento, erguidos en medio de una inmensa llanura desértica de arena anaranjada salpicada por brotes de artemisa y pinos. Sobre ese impresionante e invariable paisaje –en los espacios naturales americanos la inmensidad de su escala contribuye a nuestra admiración–, el amanecer, la puesta del sol y la variación de las nubes va produciendo un juego de colores y tonalidades que ofrecen perspectivas nuevas y sugerentes.

El panorama más espectacular y más característico es el que forman los West y East Mitten (con sus agujas laterales que los asemejan a un guante) y el Merrick Butte, enorme mole ciclópea.

 

 

Vista panorámica de Monument Valley / foto: RSA

Vista panorámica de Monument Valley / foto: RSA
( Ver panorámica 360º completa )

 

La sinuosa pista de tierra “Valley Drive” puede recorrerse en coche propio, sin excursión organizada. Mientras se avanza lentamente y con cuidado por ese majestuoso paisaje, a los lados van discurriendo formaciones rocosas bautizadas con denominaciones imaginativas que aluden a su configuración (Elephant Butte, Camel Butte, Three Sisters…).

Luego, más adelante, se divisa una panorámica muy completa desde el denominado “John Ford Point”, que recuerda el lugar desde el que observaba y dirigía las evoluciones y cabalgadas de los actores de sus películas. John Ford filmó allí “La diligencia” (1939), “Pasión de los Fuertes” (1946), “Fort Apache” (1948), “La legión invencible” (1949), “Rio Grande” (1950), “Centauros del desierto” (1956), y la crepuscular “El gran combate” (1964).

 

John Ford point / foto: RSA

John Ford point / foto: RSA

 

Cada día una agencia india distinta asume la organización de excursiones, con recorridos más extensos (de hora y media o dos horas y medias), que permiten acceder a enclaves que requieren guía indio.

En conclusión, Monument Valley es un lugar impresionante que supera las expectativas del viajero, que vuelve con la sensación de haber disfrutado de un paisaje bello, grandioso y distinto.

 

Vaqueros del siglo XXI / foto: RSA

Vaqueros del siglo XXI / foto: RSA

Leave a Reply