Niños en el arte - 05/01/16

Nuevas miradas a un goya

Uno de los rasgos mas admirados de Goya es la capacidad de invención y evolución de su pintura. Hay un momento en su vida transcendental cuando rompe cadenas y escribe a la Real Academia de San Fernando  y dijo así : no hay reglas en la pintura.

Veamos este exquisito cuadro de Goya  “EL NIÑO MANUEL OSORIO MANRIQUE DE ZÚÑIGA ”  hijo del Conde de Altamira cortesano del rey de España. Para algunos críticos esconde una simbología especial.Goya siempre preserva la ternura para tratar niños y perros.

 

Goya. El niño Manuel Osorio Manrique de Zúñiga

El niño Manuel Osorio Manrique de Zúñiga

La jaula con jilgueros es símbolo de inocencia y puede referirse al niño de del cuadro. El cuervo está atado con una cuerda en su pata y lleva en el pico una tarjeta de Goya con pinceles, lienzo y paleta. Tres gatos vigilan estrechamente.
Quizá Goya “quería volar” pero está al servicio del rey y no debe olvidar que hay 6 ojos abiertos dispuestos a saltar.

Esta versión que me dio una amiga francesa estudiosa de Goya me parece creíble. Lo que hay duda es que es una obra maestra.

Se expone en el Metropolitan Museum of art New York. Fue donado por Ketty Bacher Miller con la condición de que cada año volviera unos días a su casa que ella convertía en una gran recepción ara sus amistades. Así sucedió hasta 1979 cuando falleció.

Deja un comentario