Publicaciones - 19/07/16

Muerte de un hombre feliz

arton1664Giorgio Fontana

Traducción de Pepa Linares

Los Libros del Asteroide

257 páginas

 

¿Cómo explicar a un niño la muerte de su padre? Es lo que trata de hacer el fiscal  milanés Giacomo Colnaghi cuando se encuentra frente a frente con el hijo del doctor Vissani, político democristiano asesinado en 1981. El niño, ya adolescente, está lleno de odio. Desea la muerte de los asesinos: un grupúsculo terrorista afín a las Brigadas Rojas.

Colnaghi debe investigar la muerte de Vissani en el contexto de la Italia de los ochenta, un país herido por el terror de extrema izquierda, que campa a sus anchas en medio de la crisis económica. La investigación es un trabajo absorbente y peligroso, que se sirve de confidentes y testigos protegidos para capturar a los culpables. Todo ello aleja a Colnaghi de su familia, que vive fuera de la ciudad, y lo recluye a él en un Milán asfixiante, casi en estado de guerra.

Esa guerra, que conjuga terrorismo con desigualdad social, sirve al protagonista para exorcizar su pasado, que se inserta a la novela actual en cursiva, para recordar las andanzas de otro hombre: Ernesto Colnaghi, padre de Giacomo y partisano de izquierdas que se enfrentó a la Italia de Mussolini desde su puesto de obrero industrial en 1944. Ernesto también murió represaliado, por causas muy distintas a las del doctor Vissani. Pero en esencia, la violencia que terminó con ambos es de la misma raigambre, por mucho que se disfrace de ideologías distintas.

La lucha de Giacomo –democristiano crítico– por comprender la violencia se expresa con claridad en ciertas notas que, sobre las Brigadas Rojas, escribe en su diario:

“Mucha gente ha demostrado (¿demuestra aún?) simpatía por ellos, por sus fines y por ese situarse como “vengadores”. Este es el punto clave. Si hay personas que se lo creen, si se les apoya en las fábricas, debe existir una razón (A no ser que consideremos loco a todo el mundo).

¿Cómo es posible que, partiendo de premisas como (…) el compromiso de la izquierda extraparlamentaria con la igualdad social, la crítica del abuso de poder, la lucha contra la represión, etc., se llegue a justificar el asesinato a sangre fría que, por otra parte, no conduce a nada? ¿Dónde se rompe el hilo? ¿Qué se hace para ofrecer la otra mejilla aquí, qué se hace?”

Giorgio Fontana ha escrito una novela que –con su final incluido– recuerda al cine neorrealista italiano, a De Sica y a Rosellini sobre todo. También a la literatura del realismo social de la posguerra. La obra fue galardonada con el premio Campiello 2014 y con el premio Arturo Loria.

 

3613828

Giorgio Fontana entrevistado en RTVE.

Comentarios cerrados.