Publicaciones - 02/02/17

Los poetas

No solemos, ay, ocuparnos mucho de los poetas y ensayistas. Hoy lo hacemos sobre obras de Fernando Ferreró, José María Serrano Royo y Miguel Cortés Arrese.

 

Enfocando hacia el centenar de libros, la excelente colección Larumbe, que hoy editan las Prensas Universitarias junto con el Gobierno de Aragón y los Estudios Turolenses y Altoaragoneses y edita la Obra poética completa de Fernando Ferreró que, junto a esa colección de sus catorce breves libros y un interesante anexo de “Poemas huérfanos y otras rarezas”, ofrece una excelente introducción de Julio del Pino Perales, que indaga en la infancia y juventud, formación del poeta y su trayectoria profesoral. Ubicado justamente en el ámbito del grupo Niké, su amistad con Miguel y José Antonio Labordeta define muchas cosas, aunque Fernando es hombre que va por libre, filósofo y pensador de cuidada caligrafía. También, aunque no es hombre de prensa, Ferreró nos ofreció en Andalán, en 1985, unas preciosas “Galeradas”.

fernando_ferrero

Nos advierte su estudioso de que “leer a Fernando Ferreró no es fácil. Abrir cualquiera de sus libros es entrar en un mundo poético absolutamente personal y auténtico, en que la voz lírica (des)guía al lector a golpe de esquinazos lingüísticos y retos hermenéuticos. Es quizá, además de por el carácter discreto y prudente del poeta, por lo que su obra no ha sido especialmente trabajada ni reivindicada, siendo uno de los autores aragoneses de los últimos tiempos más apreciados por el público especializado, pero a la vez uno de los más desconocidos y obviados”.

No en un caso muy especial, porque, justísima fue su elección para uno de los grandes premios que la Fundación J.A. Labordeta ha prestigiado en apenas dos años. Hoy Ferreró, que alcanzará en diciembre los gloriosos noventa años, es considerado el mayor poeta vivo de Aragón, quizá exaequo como los ciclistas, con Rosendo Tello. Y que sigan en el podio muchos años.

***

jm_serrano

Junto a esa excelsa figura, la de un poeta humilde y discreto, más próximo, José María Serrano Royo, mucho más joven (sólo acaba de llegar a los ochenta), profesional de larga trayectoria que tras la jubilación escribe con tino y acierto, y ha alcanzado muchas ediciones y premios, sobre todo en poesía. Su libro Presencias del ser inmediato (Papeles de Trasmoz) nos llega con un breve prólogo de Ángel Guinda, que destaca que “esparce semillas de sabiduría experiencial –o instrucciones de la edad- desde una atmósfera didáctica”. En efecto, de su lectura extraemos muchas enseñanzas, como la que “es preciso existir empuñando el cetro de la dignidad”; aprender “a descifrar la intensidad de los silencios”; dudar de la validez de las medallas; no forzar al amor; creer que “existe un atisbo de razón en cada alma”; y “seguir viviendo, porque por cada olvido existen mil recuerdos”.

***

arrese

Y ¿dónde mejor, que junto a los poetas, la mención a un nuevo libro del catedrático aragonés de Historia del Arte en Ciudad Real, Miguel Cortés Arrese? Persona estimadísima en La Mancha, ha sido vice-rector de su Universidad y activo en mil pasos culturales. Sus libros, que nos envía siempre con afecto y discreción, son un gozo por la tersura del idioma (como el mejor Azorín), lo documentadísimo de las mil citas oportunas, las reflexiones y consideraciones. Gran estudioso del mundo bizantino y ruso, de la “recepción”, romántica del mundo medieval, ensayista feliz, aquí hemos reseñado varios de esos libros. El que ahora nos llega, Ciudades entreabiertas” (Nausicaa), contiene una serie de viajes culturales, literario-históricos, por Toledo y Turín, Estambul, San Petersburgo y Moscú, amén de muchas consideraciones sobre el viaje en sí, sus mitos y significados, y otras mil anécdotas. Se lee como un relato chejoviano, con sus pausas, sus sugerencias, y queda uno de acuerdo en el consejo con el que inicia el libro: “Hay que prestar atención al testimonio de quienes han visto las ciudades de cerca, su retrato es la invoación de su presencia, el resultado de una fascinación, de la necesidad de descifrar un enigma”.

Comentarios cerrados.