Ciudades y pueblos - 16/03/17

CARTA BATURRA LEÍDA POR SU AUTOR DON FRANCISCO BURILLO, PRESBÍTERO, EN LA VELADA QUE CELEBRÓ EL PATRONATO CATÓLICO DE OBRAS SOCIALES DE LA VILLA DE HÍJAR, EL DÍA 25 DE DICIEMBRE DE 1.908

http://www.grabadoantiguo.com/grabados/7221.jpg

Pal siñor

CILIDONIO CASCOTES

Sordau raso

Rigimiento e Luchana

MADRÍ

 

Dende Zaborda hoy escribo

a mi chico el melitar

pa que esté una miaja alegre

el día de Navidá.

 

================================

 

 

Mi querido Cilidonio:

m´alegraré c´al recibo

d´estas lineas u estas letras

t´encuentres bien de salú,

la nuestra , a Dios gracias, güena;

tu madre y yo t´ encargamos

que sacudas la pereza

y escribas más a menudo

pa no estar con tanta pena,

porque va ya pa once meses

que no escribes ni una letra.

Hijo:  sabrás que estos días

himos tuvido gran fiesta

pa dedicale una calle

al hijo de doña Pepa,

que está Dian en Zaragoza

y sabe más que Calleja,

aquel que cuando pedrica

siempre tié llena la Ilesia

y todo el mundo que l´oye

está  con la boca ubierta.

Por estos detalles

pronto cairás en la cuenta

de quien es, y como el pueblo

se portó mu bien, ¡rediezla!  .

Primero nos dijo el cura

cuatro cosas en la Ilesia

y el corazón al sentilo

se nos golvió de manteca.

Dijo que tol Aragón

venía a dale la venia,

por lo mucho que trebaja

en Zaragoza y afuera,

y que la gloria  d´est´hombre

era también gloria nuestra;

que s´alegraría mucho

de que el pueblo respondiera

al llamamiento c´hacía

a toda la concurrencia.

Dijo también …   que sé yo,

tantas cosas y tan güenas,

que como no me cabían

se fueron de la mollera.

El día once llovió mucho

lo menos pa tres cosechas

y de seguir así el tiempo

habrá güena sementera.

El doce salíó un gran día

y el trece fue de primera

con un sol como al verano

sin una nube ni media.

En el puente había un arco

con diez u doce banderas;

otro un poco más arriba

ande entra la calle Estrecha;

un tercero en Santa Rosa

entre la calle y la cuesta

con una corona en medio

y además con muchas telas

que caían a los laus

formando …., yo no sé que era,

lo mesmo paizía un arco

que un barco de muchas velas;

y por fín, pusieron otro

los curas, allá en la Ilesia.

Con este preparativo

fuimos toos a la espera

estando el puente llenico

y un piazo de carretera.

Allí estaba D. José, D. Alberto,

la tiá Petra, el tiniente, el botecario

y hasta el maistro de La Puebla;

  1. Pelayo, D. Lorenzo,

el Conte de la Miguela

con Juaquín el carpintero

que está casau con la Angela.

Estaban también la Jorja

con Miguel el de la Cuesta

u por mal nombre Cachirris

pa c´así mejor lo entiendas.

El tió Paco el Campanero

con Marqués y los Canelas,

los hijos del tió Celipe

y un yerno de la Estopera;

el pelaire del Calvario,

Manuel el de la Boleta

el yerno del tió Pascual

que nos trebaja la hacienda.

El Braulio de la Dolores,

otro que le hicen Boleas

con aquel guarnicionero

que vive allá en casa e Vela.

El tió Tomás el Tocayo,

el marido e la sargenta

el tio Antonio el Soberano

y Flores el de la Anselma.

Por allí andaba Pardicos

con el María la Buena

y hasta el Soro el ordinario

con D. Pascual Esponeera.

Pues mozas …  había a manta

casi toas hiladeras:

la María del tio Enrique,

la hija de la Buñulera,

la Pamplona, la Pascuala,

la Carmen, la Rinconera

con la Asunción, la Dolores

y una hija de la  Habanera;

la Inocencia del tio Rompe

la Concha la quinquillera,

la hija  del apargatero

y tu prima la Varela,

la chica de la Vicentica

y la Blasa la tejera,

más otra que festejaba

con un mocico de Urrea

y que se estorbó pa Junio

por yo no sé que trascuenta.

Los curas, frailes, alcaldes,

en fin chico  …  pa que veas

hasta salió la tiá Roma

la Licerina y sus nietas;

te digo que estaba el puente

lo mesmo que plaza en feria.

¡Cuánto sintí yo aquel día

no vieras tanta grandeza!

Vinieron ….  yo no sé cuantos,

toos eran de chaqueta

lo mejor de Zaragoza

lo prencipal de esta tierra.

Dispuse de dar unos vivas

al hijo de doña Pepa

que  alegre y emocionado

lo agradecía de veras,

marchemos toos calle arriba

hasta llegar a la Ilesia

onde celebró una misa

  1. Florencio con urquesta

porque un siñor de los suyos

tocó el organo a conciencia.

De allí tol mundo a la plaza

que estaba maja de veras,

allegué al Ayuntamiento

y hablaba un siñor … Ujeda,

y al terminar aplaudimos

los de Hijar y los de fuera.

Aluego salió el alcalde

dijendo que aquello era

un gran osequio c´hacía

la Nomica Aragonesa;

osequio que no era a él solo

sino a la vara que lleva

por ser  ella de tol pueblo

con la que a este representa,

y agarrando de un cordón

tiró la cortina aquella

y en un cerrar y abrir de ojos

pudimos ver descubierta

la placa donde se icía

el motivo de tal fiesta,

José María el  Terrible

echó mano a la herramienta

y llamando a los músicos

que allí se hallaban mu cerca

cuando se tiro el cordón

tocaron una gran pieza

que le icían marchia rial

según dijo su parienta.

Al oir los destrumentos

los vivas y las palmetas

yo que no tengo prencipios

dije con toas mis fuerzas:

Viva la Rial Conomica

y el hijo de doña Pepa,

no sin antes alvirtirte

que sin que se aprecibieran

loco por el entusiasmo

me quité e la cabeza

aquel pañolico majo

que aún conservo de mi suegra

pa qui vieran los siñores

que entendemos de etiqueta.

¡Ay, que güen dia tuvimos!,

facil es que ya no güelva,

la calle el Barrio Verde

se llama de otra manera,

ahura es calle de Jardiel

con que tenlo bien en cuenta

por si escribes a tu tio

pa que pongas bien las señas.

Toos esos siñorones

que pasaban de sesenta

se subieron calle arriba

hacia San Bals, a las Eras,

al castillo, a San Antón

y a la una en punto a la escuela

onde había preparadas

muchas mesas en hileras;

allí comieron a gusto

un gran plato de paella,

pollos, merluza y asados,

salchichón y rabanetas,

vino de dos u tres clases ,

queso de cuatro maneras

y pal arrinque unas copas

lo mesmo que ascorzonera..

En fin, no te digo más

pa que no tentre dentera

y le cojas asco al rancho

y haigan de ponete presa.

Solo de copas habia

lo menos unas saiscientas;

además hubo cafeses

con que calcula y pondera

el dia que pasaría

en Hijar la Aragonesa.

Al rematarse los platos

uno que le hicen Herrera

leyó muchos tilingramas

de hijaranos que estan fuera.

Tambien habló un tal Monterde

que es abogau de primera

y que se llevó un aplauso

por decinos que esta tierra

era pa ellos tan querida

por ser de toos agüela.

Y la razon es bien clara

dijo, vantando la drecha:

Todos llamais a Jardiel

vuestro hijo por excelencia

y al que a nosotros nos trata

con paternal indulgencia

bien debe ser nuestro padre

por el afán que demuestra

en todos los intereses

de Aragón y España entera.

¡Fíjate que nietecicos

hay en nuestra parentela!.

Se marcharon mu contentos

y nos dejaron en prenda

unas horas a su jefe

pa que echara la sosiega;

y este muy agradecido

con Hijar donde naciera

nos dejó de cariad

unos cientos de pesetas.

Y pasando ahura a otro asunto

hijo, también quio que sepas

quel otro dia en las Foyas

tuve una cuestion mu seria

con un criau de un carguero

que venia de Lecera.

¡Ay, que cacho animalico!

Y que en resumidas cuentas

aun siendo yo el ofendido

él se ponia la venda;

gracias a que se calló,

si no, le bato las muelas

en menos que canta un gallo

pa que en jamás comprometa.

Hijo:  tambien quio dicite

que ha estau malica la yegua,

que se murió el macho viejo

y que nos parió la cerda

diez tocinos que paician

manzanicas sanjuaneras.

Sabrás tambien que han ubierto

en casa e la Cilumena

del Tirau, una botiga

en donde se venden telas.

Sabrás tambien que tu primo

ya no se va a la taberna

sino que va al Patronato

que han puesto los de carrera

pa que nos golvamos hombres

que a veces paicemos bestias.

Como se acerca año nuevo

pues venite con licencia

y hasta haremos el mondongo

pa que te artes bien de pellas;

convidas a tus amigos,

al sargento y a quien quieras

pues bien sabes usequiamos

a los de casa y de fuera.

Me trairás una mantica

pa cuando vaya a la guerta;

a tu madre un delantal

y un pañuelo de cabeza;

a tu hermanica unas sayas

y al pequeño una chaqueta,

y … porque a tus padres

no le gustan desigencias.

Se me olvidaba decite

que te guardes bien las perras

pa traele un regalico

a persona que tu aprecias

que por ti mucho pregunta

y verte pronto desea;

yo no quio poner su nombre

pa que no te entre tristeza.

No disprecies los avisos

no olvides las advertencias

que toos juntos te hicimos

encima la Cruz Cubierta.

Adios hijo, hasta la tuya,

procura hacer güena letra

y poner bien claro el sobre

pa que Juan Ramón lo entienda.

Con memorias de la Blasa,

de Juaquín y de la Angela,

de Manolico el Herrero,

de tu madre y de la Pepa

recibe las de tu padre

que es siempre el que más te aprecia.

 

Celipe u el tió Celipe

Regidor de las Faceras.

Comentarios cerrados.