Publicaciones - 03/04/17

Antropología, magia, poesía…

Noticia de los Pasos firmes de la Fundación Lisón-Donald; Cien números de La Magia de Viajar por Aragón; un nuevo libro de Alfredo Castellón; y otros tantos de tres poetas y amigos: Miguel Ángel Yusta, José Verón Gormaz y J.L. Martín-Retortillo.

 

  1. Pasos firmes en la Fundación Lisón-Donald. Tras muchos años de espera (¡la crisis!), por fin comienza a dar los primeros pasos el edificio que albergará en La Puebla de Alfindén una Casa de Cultura cuyo corazón serán los importantes fondos bibliográficos y archivísticos donados por el gran antropólogo allí nacido, Carmelo Lisón Tolosana, Premio Aragón y gran figura internacional de su especialidad. En este marzo se han reunido varias razones para acompañar gozosamente esa noticia confirmada por la alcaldesa de la localidad. Una, que la reedición de la magna obra sobre Antropología cultural de Galicia que realiza la editorial Akal alcanza su tomo XI, con una gran reflexion sobre el tema. Otra, la edición por el municipio (y ayuda de la DPZ), de un libro en su homenaje, “Carmelo Lisón Tolosana y la Fundación C.Lisón-J. Donald”, escrito por un grupo de sus muchos colegas, discípulos y amigos. Y una más, la celebración el fin de semana de San José, de las IV Jornadas de Antropología, dedicadas a La Alimentación. Un numeroso público siguió los tres días el ciclo de conferencias y otros actos, entre los que destaca las tres intervenciones el sábado 18 por la mañana, del propio Lisón, el ex ministro Rodolfo Martín Villa y el consejero de Estado Miguel Herrero y R. de Miñón; los tres académicos de Ciencias Morales y Políticas, buenos amigos, y rigurosos y amenísimos eruditos. Una delicia.

    carmelo-lison

 

 

  1. Cien números de La Magia de Viajar por Aragón.
    La prestigiosa revista editada por Prames, alcanza su número 100 (Marzo-Abril 2017) y en sus más de cien páginas,  se tratan temas variados y atractivos: la Semana Santa oscense; huellas judías por el Cinca; enclaves literarios en el Alto Gállego (Llamazares, Sender, Juan Ramón Jiménez, Carmen de Burgos); las guerras carlistas en el Maestrazgo; diez grandes castillos y diez grandes bosques de Aragón. Enhorabuena.

    2, La Magia 100

  1. Alfredo Castellón, el gran cineasta merecedor de mucha más atención y homenaje por parte de nuestros gobiernos, medios, sociedad, acaba de presentar su nuevo libro, “Mis apólogos” (publicado por STI), con textos breves de recuerdos de una vida tan plena y activa, desde que hace sesenta años fuera pionero de la televisión en España y productor de todos aquellos programas que embelesaban a los españolitos de entonces: concursos, variedades, entrevistas… y sobre todo el teatro filmado, desde los sainetes de los Quintero al celebre Estudio 1. Entre sus cientos de obras dirigidas, destacan la trasposición al cine de la obra de Sender “Las gallinas de Cervantes” (1987), Premio Europa de Televisión, sus semblanzas de su gran amiga y guía María Zambrano, la dirección en Mérida de Antígona (1991), con Victoria Vera, la serie “Mirar un cuadro”, o biografías como las de Cajal, Azorín y Machado (de ésta, reducida por la censura a 14 minutos, había pagado de su bolsillo algunas imágenes a la BBC). Tomamos esta estupenda foto del blog de Antón Castro (las hay a docenas, maravillosas, como la entrevista que le hizo en 2005), o la noticia de su libro de cuentos ‘El ruido de la memoria’, que apareció en noviembre. El más humilde y discreto de nuestros grandes aragoneses, fue homenajeado por la Filmoteca en 2006. Y merece serlo a diario por su sensibilidad y enorme cultura.

    ATT00316

 

 

  1. Los poetas Viejos y queridos amigos que reeditan felizmente sus poemarios, gente discreta y digna, sensible e inteligente, nos alegra especialmente hacernos eco, tras disfrutar sus páginas, de todos ellos. Miguel Ángel Yusta, pausado y rítmico, ofrece una nueva edición, aumentada, de su libro, muy refinado como todos los suyos: “Ayer fue sombra”, que obtuvo el VI Premio de Poesía Delegación del Gobierno, en 2009 y del que publicó una primera edición (Aqua, 2010) y ahora lo hace Lastura. Y del que se ha escrito (en el blog literario “Mientras la luz”): “Miguel Ángel Yusta es un poeta sereno, de voz templada, de una sencillez profunda. Y es un hombre enamorado de la música. Tan entusiasta de la opera como prendido y prendado de lo popular…  Los poemas hablan de noches frías y sueños ávidos, de sesiones en blanco y negro, del único juguete en la noche de enero, de las siestas inhóspitas, del deseo inhibido, del silbido de tren y de la carne abierta”. Y que en el prólogo, María Luisa de la Peña dice: “… huye de esa imagen de la niñez como paraíso, como patria feliz de la inocencia, la verdad y la belleza. Nos muestra, por el contrario, la dura infancia de los niños que habitaron la posguerra española, niños hambrientos y escuálidos, a los que les robaron la “dulzura de los años irreparables” que decía Jorge Guillén, y el derecho a la ociosidad, a ser perezosos, divertidos,  absurdamente felices y despreocupados. La dictadura destrozó para siempre la infancia de los hijos de los vencidos, e incluso la de sus propios hijos… Crecieron en un mundo de miedos y verdades a medias, de infamias y mentiras. Aquellos niños y niñas que vivieron el franquismo sufrieron la pésima educación nacionalcatólica, basada en la falta total de rigor científico o histórico, de espíritu crítico y de libertad.”

    4, Yusta

    José Verón Gormaz, el gran poeta bilbilitano que acaba de alcanzar los 70 años de lucidez sencilla, sigue con sus naufragios, reeditando bajo el epígrafe “El naufragio perpetuo” (Lastura) excelentes páginas. Se reproduce el precioso prólogo que hiciera para la primera edición Ildefonso Manuel Gil (“Todo buen lector de este poemario sabe que la música ondea y ahonda en sus buenos poemas, incluso de verso libre… En poesía, como en democracia, la libertad es irrenunciable…). Nuestro Premio de las Letras Aragonesas en 1913 muestra toda su sensibilidad de fotógrafo y hombre profundo cuando, al final de un recorrido por recuerdos, sensaciones, ideas, , contempla “huellas de ayer y cielos vagabundos/Las horas han volado hacia la noche/y el ocaso oscurece la nostalgi./Silba la soledad en la llanura”. Luego, aún, habrá fulgores en la noche, porque Pepe no pierde nunca las esperanzas.

    maufragio-perpetuo

    José Luis Martín-Retortillo, oscense en este caso, alcanza su cuarto libro en “Flamea la arena” (Huerga&Fierro), editorial que nos advierte que se trata de un “Homenaje de palabras muy escuetas tras los clásicos temas poéticos de la vida, la muerte o el valor de la existencia a la búsqueda de un lenguaje muy contenido, que persigue sensaciones e imágenes, como si se tratara de una muestra pictórica o fotográfica”. Un libro que, enlazando con rebeldías formales con las poesías clásicas del mundo del toreo, tan plástico y trágico, ofrece imágenes soberbias. Es el caso de la breve estrofa: “Respira cuchillos. El guerrero cría cuervos/Tendrá buitres/Tendrá gusanos”, o de esta otra: “Agonía que vienes del alba/Te rindes/Te entregas/Al oscurecer/Algodonosa luz/De la última calma”.

    flamea-la-arena

Comentarios cerrados.