Política - 04/05/17

Un poema político de Paco Uriz

Nuestro querido amigo, sobre quien publicamos hace poco una larga semblanza, nos envía este poema. No solemos publicar apenas obras de ese género, pero nos alegre especialmente éste. Es su visión muy personal de la tragedia que está rompiendo el PSOE, y lo leemos con respeto y gran preocupación.  Andalán

 

Sábado, 1 de octubre de 2016, marzo 2017

Después de todo

comité federal

alguien tiene que limpiar

el local.

Envoltorios de pizzas

vasos de plástico

borradores de declaraciones de mociones de resoluciones

de reglas de funcionamiento

y algún papelito con No es No

junto con otras irrenunciables tautologías.

Con ello fue a la basura

algún que otro principio

algún que otro prestigio

algún que otro amigo íntimo

dejando barra libre a los barones

que avanzaron,

íngrima vanguardia,

al paso alegre de la paz

exterior

mientras dinamitaban la interior

y los cocodrilos derramaban sentidas lágrimas por el retorcido colmillo.

Un secretario general elegido por voto directo

fue defenestrado baronil y democráticamente

tras un hábil regate de 17 ejecutivos

y un agrio debate bien resolutivo

en que el partido no mostró su mejor cara.

Ladraban

los acurrucados

ladrones de voluntades

conspiraban.

Sólo los enemigos

tenían intereses personales y espúreos.

Nosotros sólo defendíamos ideales.

Pavoroso pandemónium

Nos rompemos.

Caían sinceras lágrimas, ¡qué espectáculo!

se oía

¡somos todos camaradas!

¡Unidad!

¡Moción de censura!

Pura locura

pero nadie podía parar

por principios

la caída

la guerra de pistoleros de corral.

Alguien gritó ¡Pucherazo!

Ahogaron el grito

¡Unidad! ¿Sería de destino en lo federal?

Punto.

Poco a poco una gestora irá llenando el horror al vacío

de contenidos y algún que otro principio,

de ilusionantes ideas al parecer esfumadas en el federal

— de programa na´se supo—

esperando el advenimiento de la candidata (o candidato ¡neutralidad!) entusiasmante.

¿Queda alguna ilusión o entusiasmo en el socialismo?

¿O serán los militantes

los que limpiarán al partido de barones e intocables

propiciarán la posible e imprescindible

renovación radical de raíces rojas?

Los que sabían, los de seguros Ferraz,

los de las inquebrantables adherencias,

cambiarán limpiamente la chaqueta

ya precongresualmente preparados

una vez confirmadas las defecciones

y aseguradas las portavocías por su vocación de servicio

una vez mustia y marchita la rama limpiamente desbancada

y ya con el dirigente iniciando la marcha en el desierto.

Todo llegará porque después de todo

comité federal

siempre habrá otro comité federal y si no otro

que dé el gobierno al PP

el fin siempre justifica los medios

y mientras tanto la pacificadora gestora

gestionará sin risas pero sin causas

perdón, sin prisas pero sin pausas el congreso de la ilusión.

Porque en el PSOE siempre termina todo con orgullo y honor.

Hasta la victoria, siempre.

Francisco J. Uriz

campo-de-flores-rojas-iluminadas-por-el-gran-sol

Comentarios cerrados.