Publicaciones - 15/05/17

¿Cómo se resume una vida?

Según la Enciclopedia Jurídica, la definición del derecho natural es  “una doctrina ética y jurídica que postula la existencia de derechos humanos fundados o 4843-thickbox_defaultdeterminados en la naturaleza humana. Propugna la existencia de un conjunto de derechos universales, anteriores, superiores e independientes al derecho positivo y al derecho consuetudinario”. Derecho natural es también, el título de la nueva novela de Ignacio Martínez de Pisón. El título de la novela no es casual, como tampoco lo es que narrador, Ángel, curse la carrera de leyes en un tiempo en nuestro país,  en el  que no había coincidencia entre derecho y justicia. “Una injusticia es por naturaleza un acto que menoscaba  algún derecho. Aunque fuera con el propósito de recomponer el equilibrio dañado por una injusticia anterior ¿cómo sostener que una injusticia podía restituir algún derecho?”, recuerda el protagonista y narrador en primera persona  sobre los avatares y desventuras  de su propia familia. No debemos olvidar, que  la complejidad  de las relaciones familiares, es sin duda la “marca de la casa” en la trayectoria literaria de Pisón, y los conflictos paterno-filiales, acaban dando mucho juego  pues de alguna manera, el lector siente proximidad, simpatía, incluso hasta compasión, por un personaje perdedor como es la figura del  padre del protagonista, de mismo nombre que el narrador-protagonista. “Arrollador, egocéntrico, autoritario sin pretenderlo, volvía ser el astro rey, y ella, que en su ausencia había ocupado el centro de nuestro pequeño sistema solar, se dejaba absorber por la fuerza incontenible de su gravitación. Al lado de mi padre solo podíamos ser satélites”. Pero la verdadera protagonista de esta novela es Luisa, la madre de Ángel, que tras aguantar miserias  y el desengaño de su propia vida, debe afrontar  una nueva vida, la que le pertenece para volver a  ser feliz, a costa de muchas cosas, sobre todo de su familia, en un país como España, en un periodo de transición, en el que la palabra divorcio todavía no era aceptada por nadie.

Pisón vuelve a retroceder en el tiempo, para contarnos los fantasmas, los deseos, las heridas íntimas de una familia desastrosa en la España final del tardofranquismo al comienzo de la  transición. La estructura de la novela está bien definida: culpa y responsabilidad se dan la mano a lo largo de toda la historia, pero siempre con una posibilidad de redención en todos los personajes. Es recomendable leer la novela con calma, dejarse empapar por  las atmósferas sociales descritas con precisión  en pequeños detalles materiales cargados de emotividad, pues, aunque no estamos ante una novela redonda como Dientes de leche o La buena reputación por poner algunos ejemplos dentro de la misma trayectoria del autor, no se encuentran fallos estructurales en la historia, que es descrita a un ritmo fluido, con un estilo ágil y correcto.

Decía Tolstoi: “todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada”. La familia de Ángel, nos transmite la ambivalencia de los seres humanos. Tristeza y felicidad no son sino sentimientos que forman parte de la vida. Como bien afirma el autor a través de Ángel: “la vida nos enseña que no siempre lo más razonable y conveniente acaba imponiéndose”.

Ignacio Martínez de Pisón. Derecho natural. Seix Barral, Barcelona, 2017. 446 pgs

 

 

Comentarios cerrados.