Historia y Política - 19/07/17

Ernest Belfort Bax

ErnestBelfortBax.JPG

Ernest Belfort (Wikipedia)

Ernest Belfort Bax (1854-1926) constituye una interesante figura del primer socialismo británico por sus aportes y su complejidad en algunos planteamientos. Para “El Socialista”, órgano oficial del PSOE, (nº 60, 29 de abril de 1887) era uno de los primeros que había hablado de socialismo en el Reino Unido.

Nació en Leamington en el seno de una familia de burgueses pietistas. El pietismo daba mucha importancia a la experiencia religiosa personal a través de la lectura y conocimiento de la Biblia. Belfort recibió una completa educación a través de varios tutores y recibió diversas influencias intelectuales que le condujeron a una defensa clara del racionalismo. Cuando terminaba su adolescencia los acontecimientos relacionados con la Comuna le interesaron vivamente, decantándose por la defensa de ideas radicales e igualitarias. Pero es curioso comprobar en la reseña que el periódico socialista español le dedicó, y que hemos citado, cómo el propio Belfort llegó a confesar que en ese momento no había comprendido la diferencia entre los federados de la Comuna y los demás partidos republicanos de la burguesía.

Belfort leyó El Capital de Marx, que le cambió, en cierta medida, la vida. En 1878 escribió una interesante biografía y estudio de Marat. Para “El Socialista” era una monografía donde se defendía al revolucionario frente a los “todos los calumniadores burgueses”. Escribió muchas obras sobre filosofía, historia, socialismo y la Revolución Francesa. Curiosamente, se destacó contra el feminismo. En este sentido, publicó en 1896 The Legal Subjection of Men, en alusión a la obra de Stuart Mill, The Subjection of Women (1869). Belfort empleaba su experiencia como abogado para demostrar que las leyes beneficiaban a las mujeres frente a los hombres y los niños. Muchos de los capítulos del libro desarrollaban los privilegios que habrían conseguido, supuestamente, las mujeres. En la destacada revista literaria The New Age publicó muchos trabajos de un acusado antifeminismo.

A pesar de estas ideas profundamente críticas hacia las mujeres y su lucha por los derechos, Belfort fue un encendido defensor de la igualdad entre los hombres y un crítico combativo contra la explotación que generaba el capitalismo. Este sería el aspecto que el periódico socialista español destacaba, ya que el otro asunto no parece reflejado en el artículo. Belfort se inició en el socialismo en su viaje a Alemania donde estudió filosofía a finales de la década de los años setenta. En 1882 se unió a la SDF (Federación Social Demócrata), pero descontento con la misma, se unió a William Morris en su Liga Socialista, que hemos estudiado en otro trabajo. Cuando la organización derivó hacia el anarquismo regresó a la SDF. Fue uno de sus principales líderes y editor de Justice. Fue defensor de Kautsky en la disputa con Bernstein en la Socialdemocracia alemana, pero cuando estalló la Gran Guerra apoyó la entrada del Reino Unido en el conflicto, a pesar de su inicial antinacionalismo.

Por “El Socialista” sabemos, por fin, que fundó con su amigo Joynes la revista socialista To-Day. También fue redactor en The Commonweal.

Comentarios cerrados.