Sala de Arte - 22/02/18

Las Variaciones Goyescas de Natalio Bayo

El pasado día 31 de enero la planta 4 del Museo Pablo Serrano (IAACC) se vistió de gala para inaugurar la magnífica exposición, que con el título Variaciones Goyescas ha creado Natalio Bayo en reconocimiento por el premio Aragón-Goya que le otorgó en el año 2014 el Gobierno de nuestra comunidad autónoma. El conjunto de esta muestra lleva la impronta de las grandes efemérides.

Para recordar dos exposiciones de este calado en la ciudad de Zaragoza, dedicadas a la estela de Goya en el arte actual, hay que remontarse a la de la Lonja de 1996, titulada Después de Goya. Una mirada subjetiva, con el pintor Antonio Saura como comisario, y a la del Museo de Zaragoza de 2008, titulada Goya y el mundo moderno, con Concha Lomba y Valeriano Bozal, como comisarios, ambas con excelentes catálogos y patrocinadas por el Gobierno de Aragón.  En las dos exposiciones mencionadas la proyección de Goya sobre el arte actual atañía a numerosos artistas.

En esta ocasión es un solo artista actual, aragonés, Natalio Bayo (Épila, Zaragoza, 1945) quien mantiene un profundo diálogo con la obra de Goya, utilizando para ello su versatilidad técnica: el grabado, el dibujo y el óleo.

Estas Variaciones Goyescas (cuarenta cartones a la creta y/o a la tinta china, según los Desastres de la Guerra y doce óleos sobre yute, según las Pinturas Negras), realizadas a lo largo de 2017 en un titánico proceso creativo, se acompañan, a modo de preámbulo, de dos excelentes series de grabados al aguafuerte y al aguatinta sobre plancha de cobre, de los que trece corresponden a Según los Caprichos (de 1996) y siete a Según los Disparates ( dos de 2011 y cinco de 2013).

 

Portada del Catálogo, con textos de Gonzalo M. Borrás, Valeriano Bozal, Antón Castro y Francisco J. Uriz

 

Natalio Bayo somete en esta muestra todo su timbre personal (bien conocido de todos y configurado por la grandeza majestuosa y magnánima del varón, por la delicadeza suntuosa y erótica de la mujer, por la dulzura sensible de los animales, por el esplendor exuberante de los vegetales, por la tierna y palpitante aridez mineral ) a un tránsito goyesco desolador en el que su imaginario recorre demudado los territorios inexplorados de la crueldad, de la violencia y del absurdo, que conducen al grito irracional y alucinado de sus caballos.

Como el caballo de Bayo, su animal tótem, que sobrenada inútilmente a tanta violencia, crueldad e irracionalidad que caracterizan al mundo actual, los visitantes quedan inducidos asimismo a emitir un grito existencial.

Por todo ello entiendo que constituye un acontecimiento de singular significación que esta muestra tenga lugar en la ciudad de Zaragoza, en el museo Pablo Serrano, y que un pintor aragonés actual, Natalio Bayo, que como Antonio Saura ha sido distinguido con el premio Aragón-Goya, nos ofrezca su trabajo en la estela goyesca de luz y sombra que se proyecta sin fin hasta nuestros días.

La exposición podrá visitarse hasta el 20 de mayo de 2018.

Comentarios cerrados.