Publicaciones - 27/08/18

La novela histórica aragonesa

El fenómeno de la novela histórica (al que Zaragoza rinde culto desde hace años con fortuna) sigue produciendo debates, difusión, actos y muchos libros.

Por ejemplo, este verano ha tenido lugar en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), de Santander, un seminario dedicado a «La novela al rescate de la Historia de España». En él, entre otros, han intervenido conocidos autores como Juan Eslava Galán, Fernando Martínez Laínez, Javier Sierra, Fernando García de Cortázar, José Luis Corral o José Calvo Poyato.

 

El primero de los citados escribía hace unos meses que “La novela histórica sigue estando de moda en España. El pasado más o menos remoto se ha convertido en un bien de consumo, en un negocio que da dinero a los editores y a los cineastas e incluso a los autores. Existe, sin embargo, un gremio quejoso que despotrica de la novela histórica y no digamos del ensayo de divulgación histórica: el de los historiadores profesionales”. No estamos de acuerdo: el problema es el contrario, que éstos escriben cada vez en lenguaje más arduo y enredoso, porque han decidido en su mayoría más que contar historias pasar directamente a interpretarlas.

Hay una costumbre casi generalizada, de incluir los libros testimoniales de una época (memorias, reportajes, ensayos, etc.) en ese género. Según ello, queremos iniciar estas noticias con la estupenda de la edición de Ramón J. Sender La noche de las cien cabezas (Rasmia) rescatado del olvido desde 1934. Un magnífico prólogo de José Luis Calvo Carilla nos lleva a comprender ese libro, complejo, escrito en un momento político muy conflictivo. Citemos, de paso, la inclusión en la sección senderiana de la revista Alazet, de un curioso e interesante estudio de Pedro J. Miana sobre “Ramón Sender en Charlot (1917-1918)”, siguen apareciendo, al menos para el gran público, más y más escondites, como pasa con Buñuel.

 

Un caso excepcional es el de nuestro José Luis Corral, escritor prolífico que finalmente publica con su hijo Alejandro, autor de una larga y atractiva serie de libros, muchos de ellos de historia de Aragón novelada, como es el caso del último, “Batallador” (Doce Robles) publicado en el IX centenario de la reconquista de Zaragoza por Alfonso I, que así sería llamado. Corral (autor en la misma editorial del riguroso estudio La Corona de Aragón) es muy ameno, culto profesor universitario, y defensor entusiasta de este modelo de literatura histórica en que es líder entre nosotros. En esa misma colección han aparecido toda una serie de títulos, algunos ya comentados aquí, y ente los que añadimos, por su interés y su gran documentación sobre el golpe del 23 F en Zaragoza y en España, el de Javier Fernández La amante del general. O biografías novedosas como las de Jardiel o Martínez Soria.O relatos sobre la guerra civil como el de Ramón Acín Fanlo El tamaño del mundo; el de Garrido Palacios Almirante Porter sobre el gran navegante y estudioso de las artes marinas; o el divertido anecdotario Queda inaugurado este seto, sobre historias electorales de Aragón en la democracia, de que son autores Javier Lafuente Jr., Alba Giner y Berta Comas.

 

Añadamos a seguido varias entregas de nuestros más esforzados historiadores de la cultura (ya anunciamos hace tiempo el libro de Víctor Juan, “Crónicas de la vieja pizarra”, también de Doce Robles), autor ahora de una novela tan cuidada e interesante como las anteriores: Memoria inesperada (Sibirana Ediciones),  que, se nos dice,“destila amor por Zaragoza, voluntad de entender el pasado para comprender el presente, como parte del conocimiento de uno mismo. Un homenaje, también, a quienes desde la educación y la cultura, quisieron cambiar las cosas durante la República”.

 

 

Y, para cerrar, dos muy animosos y laboriosos autores: el epilense Pedro J. López Correas, autor de La traición de Rueda, que sitúa en época de Reconquista, con un dominio asombroso (a lo Corral) de instituciones, hechos, cultura, personajes de la época, tanto cristianos como musulmanes. Edición de autor, como algunas otras anteriores, gran atención siempre al Jalón Medio, el Conde de Aranda, etc. Y el ya bregado novelista Ricardo Serna, que se mueve entre lo novelesco y las fabulaciones, en Literatura y ámbito masónico. A propósito de la novela Pequeñeces del jesuita Luis Coloma (Fund. Univ. Española).

 

 

Comentarios cerrados.