Cultura y Sociedad - 12/11/18

In memoriam: José María Hernández de la Torre

José María Hernández de la Torre y García falleció el 10 de noviembre, a los 78 años de edad. En la historia oficial, su persona destaca por haber sido Presidente del Gobierno de Aragón, en funciones, durante unas  semanas. Pero, además, su vida fue mucho más rica y fructífera. Con estas líneas Andalan se une al dolor de su familia y amigos.

Nace en Zaragoza en 1940. Se licencia en Derecho, Filosofía y Letras y Ciencias Políticas. Ingresa por oposición en el Cuerpo General Técnico de la Administración Civil del Estado. En 1966 se incorpora al Distrito Forestal de Avila, y posteriormente a la Secretaría General de la Delegación de Agricultura en dicha provincia. En 1971 pasa a ser Secretario General de la Delegación de Información y Turismo en Huesca. En 1974 asume la puesta en marcha de la Universidad de Cantabria, como Gerente de la misma. En 1982 se incorpora a la función pública autonómica aragonesa, en Zaragoza.

En el primer gobierno autonómico, en 1982, presidido por Gaspar Castellano, es nombrado Consejero de Gobernación, aunque no tiene militancia política. Tras la dimisión del Presidente el 26 de noviembre de 1982, se hace cargo de la Presidencia en funciones, hasta la investidura en diciembre de Juan Antonio de Andrés. Durante ese breve período garantiza el normal funcionamiento de la incipiente Administración autonómica y las relaciones con la Administración del Estado.

A partir de ese momento se reincorpora a la actividad profesional, desempeñando diversos cargos de responsabilidad en la Administración de la Comunidad Autónoma, entre ellos la Dirección general de la Función Pública y la dirección del Instituto Aragonés de Administración Pública, encargado de la selección y formación de los funcionarios. Publica numerosos artículos sobre temas de derecho administrativo en revistas profesionales y libros colectivos. En su libro “Aragón, treinta años. La Comunidad Autónoma en su Boletín oficial”, de 2009, efectúa un recorrido por la historia de la Diputación General de Aragón y su reflejo en el Boletín Oficial de Aragón.

Junto con su desempeño profesional, José María tuvo una importante actividad cultural. Publicó varios libros de poesía y era también un espléndido recitador de odas de otros poetas y aficionado y actor teatral, actividades en que le siempre le acompañó y apoyó su esposa Ana. En el seno de la Asociación de Amigos del libro, creada en 1991, puso en marcha en 1994 el Grupo Juglarías, dedicado al teatro y a la poesía, y la Tertulia literaria Fuentes de la mentira. También perteneció a la Asociación de amigos del Camino de Santiago, para defender su conservación, que recorrió en diversas ocasiones.

Como resultado de esos dos aspectos complementarios de su personalidad, José María fue siempre un profesional de la Administración pública con una amplia visión cultural, motivado por una profunda vocación y creencia en el valor del servicio público y del conocimiento. Estaba abierto a las personas e ideas, pero firme en sus convicciones. Era prudente, austero, sencillo, discreto y trabajador infatigable. Quienes tuvimos la suerte de compartir con él años de proyectos y trabajo en la Administración autonómica valoraremos siempre su lealtad y compromiso y guardaremos de él muchos recuerdos, todos buenos. Descanse en paz.

Comentarios cerrados.