Música - 06/02/19

Aniversarios musicales: Héctor BERLIOZ (1803-1869)

Se cumplen ahora los ciento cincuenta años de la muerte de Héctor Berlioz, figura muy relevante de la música francesa y del romanticismo, cuya extraordinaria personalidad le hizo destacar como compositor, gran orquestador, director de orquesta, escritor y crítico musical.

 

Semblanza biográfica

1803-1830. Nace el 11 de diciembre de1803 en La Côte-Saint-André, cerca de los Alpes. Su padre, médico culto y tolerante, le transmite su inquietud cultural. En 1821 marcha a Paris a cursar medicina, estudios a los que renuncia dos años después. Lector apasionado de Virgilio, descubre en los conciertos la música de Beethoven como un mundo nuevo e ingresa en el Conservatorio en 1826. Frecuenta la amistad de Alejandro Dumas, Víctor Hugo, Balzac y Gautier. Descubre las obras de Shakespeare, al enamorarse locamente de la actriz irlandesa Harriet Smithson, que será su musa y le inspirará en la composición de la Sinfonía Fantástica, que estrena en 1830 y supone su reconocimiento inicial por el público.

1830-1846. Es su época de triunfos. En 1830 gana el Premio de Roma, lo que le brinda la oportunidad de disfrutar de una estancia en la Ciudad Eterna, visitar Nápoles y conocer a Paganini. En 1833 se casa con su adorada Harriet y un año después nace el que será su único hijo. Tras su sinfonía “Harold en Italia”,  compone en 1837, por encargo del Gobierno francés, la “Gran Misa de los Muertos”; en 1838 su ópera “Benvenuto Cellini” y en 1839 su sinfonía coral “Romeo y Julieta”. En 1840 su “Sinfonía Fúnebre y Triunfal” solemniza la erección de la Columna de Julio en el centro de la Plaza de la Bastilla. En 1844 publica su Tratado de Orquestación, muy valorado por otros compositores ilustres, que aumenta su prestigio e influencia. En 1846 compone “La condenación de Fausto”, sobre escenas del Fausto de Goethe.

1847-1855. Muy apreciado como director de orquesta en el extranjero, realiza giras de conciertos en Rusia,  Alemania e Inglaterra. Desde 1852 a 1855 como crítico musical, de pluma aguda y humorística, retrata el panorama musical de su tiempo. En 1854 compone su oratorio “La Infancia de Cristo”. En 1855 estrena su grandioso “Te Deum”, con 950 intérpretes. Crece su amargura por considerarse menospreciado en París por público y crítica y por la falta de apoyo institucional, mostrándose muy crítico con los gobiernos.

1856-1869 Tras años de trabajos concluye la composición de la monumental ópera “Los Troyanos”, en cinco actos y cuatro horas de duración, sobre episodios de la Eneida, de su admirado Virgilio. Por su duración y dificultad de montaje no llega a ver en vida su estreno completo,  aunque en 1863 se interpreta pero con cortes. Desengañado, deja de componer a partir de 1864.

Acomete la redacción de sus Memorias, obra de casi 600 páginas de gran calidad literaria, como autojustificación ante los ataques y menosprecios. En ellas su figura aparece como la de un héroe romántico, siempre apasionado, innovador e incomprendido. Se interroga: “¿Cuál de las dos pasiones puede elevar al hombre a las más altas cumbres, el amor o la música? Es una gran pregunta. Sin embargo, creo que se debería admitir que el amor no puede ofrecer una idea de la música, y la música sí puede darla del amor. ¿Por qué separar una del otro? Son las dos alas de mi alma”.

Aún hace una gira triunfal de conciertos por Rusia, y es agasajado por Tchaikovski y Rimski-Korsakov. Su hijo Luis muere en junio de 1867, a los 33 años de edad. Después de largos meses de enfermedad y soledad, Berlioz muere el 8 de marzo de 1869 en Paris y está enterrado en el Cementerio de Montmartre, tras solemnes funerales como Oficial de la Legión de Honor. En 2003 se planteó su traslado al Panteón –donde no hay ningún músico—pero Chirac lo impidió, pese a su indiscutible categoría.

 

Sus obras más conocidas

Las obras de Berlioz, tras una época en que fueron poco interpretadas, merecieron su reconocimiento a partir de las décadas de 1950 y 1960, gracias, entre otros, a la labor de los directores ingleses Sir Thomas Beecham y  Sir Colin Davis, que impulsaron la grabación discográfica de muchas de ellas. Se trata de una música llena de energía y de gran invención, que refleja su fascinación por las posibilidades de la orquesta, a la que aporta diverso colorido, magistral instrumentación y novedades técnicas que han tenido gran influencia en la orquesta moderna.

A Concert of Hector Berlioz (1803-69) in 1846 (engraving) by Geiger, Andreas (1765-1856); Musee de l’Opera, Paris, France; (add. info.: Un concert de Berlioz en 1846); Austrian, out of copyright

A pesar de ser una obra de juventud, su Sinfonía fantástica destaca en su producción musical, por su belleza y por la aceptación del público que la ha acompañado hasta el presente.  Titulada “Episodios de la vida de un artista”,  comprende cinco movimientos: Ensueños y pasiones, Un baile, Escena en el campo, Marcha hacia el suplicio y Sueño de una noche de Sabbat. Es un espléndido ejemplo de música programática, descriptiva de sentimientos y situaciones, que supuso una revolución en su época. Su desarrollo parece una premonición de lo que habría de ser su vida. Existen innumerables grabaciones por las mejores orquestas y directores. Entre las que destacan, pueden citarse a Muti con la Orquesta de Chicago, Munch con la Sinfónica de Boston y Colin Davis con la Sinfónica de Londres. Precisamente está anunciada su interpretación en el Auditorio de Zaragoza, el 9 de mayo de 2019,  a cargo de la Orquesta Philharmonique de Radio Francia.

La condenación de Fausto, para orquesta, voces solistas y coro, prevista para ser interpretada en versión de concierto, aunque se representa en ocasiones como ópera. Fragmentos muy conocidos son la Marcha Húngara y el Ballet des Sylphes. Destacan las grabaciones de Pierre Monteux y de Colin Davis con la Sinfónica de Londres.

Los Troyanos, ópera grandiosa en cinco actos, que exige un gran esfuerzo artístico y de montaje, con tres intérpretes excepcionales (Casandra, Dido y Eneas), gran orquesta y coros. Es la obra con la que se inauguró, en 1990, la nueva Ópera de la Bastilla en París. Entre sus grabaciones destacan la de la Royal Opera House con Colin Davis al frente (1969) y la más reciente de la Filarmónica de Estrasburgo bajo la dirección de John Nelson (2017). Actualmente se está representando en la Ópera de Paris como homenaje al compositor.

Con motivo del 150 aniversario de su muerte, Warners Classics ofrece en este mes de febrero las obras completas de Berlioz, a cargo de prestigiosos intérpretes, en una caja de 27 CD, con un libreto de 160 páginas. Incluye grabaciones históricas (como la primera de la Sinfonía Fantástica) y cinco primeras grabaciones mundiales.

 

Comentarios cerrados.