Música - 17/01/20

Aniversarios musicales: BEETHOVEN (1770-1827)

Este año 2020 se cumple el doscientos cincuenta aniversario del nacimiento de Beethoven, músico genial cuyas obras, de difusión universal, mantienen su capacidad, pese al tiempo trascurrido, para transmitir profundos sentimientos y un especial disfrute a multitud de personas, sin distinción de países,. El aniversario va a ser objeto de celebración en todo el mundo, con la programación de ciclos de sus obras y varias ediciones discográficas completas de su legado. Estas líneas pretenden unirse a ese homenaje.

 

Ludwig van Beethoven nació el 16 de diciembre de 1770, en Bonn, ciudad de la  actual Alemania. Hasta su fallecimiento en 1827 vive en un período histórico agitado, en el que confluyen las ideas de la Revolución francesa (1789), las guerras napoleónicas y la coronación de Napoleón (1804), y la reacción de las monarquías absolutistas (Congreso de Viena, 1815).

 

 

En ese mundo convulso, Beethoven es el primer compositor de la historia que logra vivir libre de tutelas institucionales, políticas o eclesiásticas, gracias a la generosidad de ricos mecenas que aceptaron financiarle y ante los que mantuvo su independencia. De su temperamento y personalidad  da muestra lo que escribe en 1806 al príncipe Lichnowsky, uno de sus protectores: “Príncipe, lo que sois lo sois por el azar del nacimiento. Lo que yo soy lo soy por mi mismo. Príncipes hay y habrá muchos. No hay más que un Beethoven”.

Pero la vida de Beethoven no es fácil; ha de enfrentarse a problemas familiares y sentimentales, asi como a una sordera progresiva que le va a obligar a cerrarse en su mundo interior, del que, no obstante, surgirán todavía algunas de sus últimas composiciones más geniales.

 

Sus obras

Las composiciones de Beethoven abarcan todos los géneros musicales: nueve sinfonías, treinta y dos sonatas para piano, diez sonatas para violín y piano, cinco conciertos para piano y orquesta, un concierto para violín, diecisiete cuartetos de cuerda, la ópera “Fidelio”, la Missa Solemnis, y muchas otras obras.

Con el paso del tiempo reflejan su evolución desde el clasicismo de su primera época hasta un romanticismo liberado de las convenciones tradicionales. Sus más grandes obras transmiten energía, fuerza, alegría, desespero, drama, heroísmo. Aunque parecen proceder de una inspiración fácil y espontánea, surgen de un creador insatisfecho, de un trabajo esforzado, de una búsqueda de perfección infatigable, como demuestran sus cuadernos de esbozos y rectificaciones en busca de continuos avances.

Hoy día sigue mereciendo un reconocimiento universal, por su genialidad y su grandeza. Sus obras están presentes en los programas de conciertos de todo el mundo. En una encuesta entre los más destacados directores de orquesta se consideraba a su Tercera Sinfonía, “Heroica” como la mejor de su género y cuatro más de sus sinfonías entre las veinte más apreciadas.

El Himno a la Alegría de su Novena Sinfonía fue declarado en 1985 Himno de la Unión Europea por los Jefes de Estado y de Gobierno de los países que la integran, adhiriéndose a la decisión del Consejo de Europa en 1972.

 

 

Más de un centenar de monumentos recuerdan a Beethoven en todo el mundo. En unos casos, en plazas, como en Bonn, Viena, Berlín, Frankfurt, Leipzig, Dresde o Karlovy Vary, y en parques como Central Park de Nueva York, Golden Gate de San Francisco, Jardines de Luxemburgo en Paris, Alameda Central de Méjico, Hyde Park de Londres, o Shandong en China. En los Conservatorios de Música, desde San Petersburgo a Nápoles, y en los grandes teatros y auditorios, e incluso en la Librería del Congreso de Washington. También hay calles dedicadas a su memoria en grandes ciudades como Paris o Berlín, y en España, en Madrid, Barcelona, Málaga, Valencia o Zaragoza (en Rosales del Canal). Y es curioso que a Beethoven se le han dedicado monedas conmemorativas desde China o Tuvalu hasta el Vaticano.

 

Año Beethoven

La difusión y el interés por sus obras se pone de manifiesto en los eventos programados en todo el mundo con motivo de este aniversario. Aunque sus obras han sido ya objeto de innumerables grabaciones por todas las orquestas,  directores e intérpretes, varias casas discográficas lanzan al mercado ediciones completas: Warner, una caja con 80 CD; Universal Classic (Deutsche Gramophon y Decca), un estuche con 118 CD, 3 Blu-rays y 2 DVDs; Naxos, una caja con 90 CDs; Brilliant Classics, 85 CDs; Sony, una colección de 25 CDs de grabaciones legendarias.

En la programación de los grandes auditorios y orquestas están presentes sus obras. El Auditorio de Zaragoza no es una excepción: la temporada 2019-2020 se inició con la Novena Sinfonía y la Missa Solemnis, y en 2020 se anuncian la Primera y Segunda Sinfonías, el Concierto para violín y el Triple concierto para violín, violonchelo y piano. Y, en el Ciclo de grandes solistas Pilar Bayona, habrá ocasión de escuchar sus Sonatas para piano números 8, 11, 23 y 31 a destacados pianistas.

En suma, esta conmemoración es una buena razón para disfrutar una vez más de la inagotable inspiración que emana de las obras de Beethoven, acudiendo a los conciertos o saboreando en casa algunas de las interpretaciones, históricas y actuales, recogidas en tantas grabaciones discográficas y DVDs.

 

Comentarios cerrados.