Sala de Arte - 26/02/20

Paco Rallo, una vida dedicada al arte

Foto. Cristina Marín Chaves

“A los 18 años, decidí consagrar mi vida al arte”. Con estas palabras, el artista zaragozano, resume lo que ha sido esa necesidad vital como creador. Sin duda fiel autorretrato de este pintor, escultor y diseñador que, desde el año 1971 viene dedicándose profesionalmente al mundo del Arte, en su más amplia expresión de la palabra. Hijo del escultor turolense Francisco Rallo Lahoz, de quien aprendió que la profesión,  necesita un fuerte compromiso gremial y social. En los años 70, a la sombra de la Escuela de Bellas Artes funda, junto a los artistas Manuel Marteles, Francisco Simón y Fernando Cortés, el Grupo Forma (1972–1976). En palabras de Manuel Pérez-Lizano: “La trayectoria expositiva del Grupo Forma, se gesta en Zaragoza, ámbito urbano de su evolución artística. Evolución que completa una manera de ser, muy lejos de cualquier otro grupo artístico antes y durante el periodo que nos ocupa. Su diario íntimo es la libertad radical. Pero siempre recordando que lo importante es su evolución artística, tan personal, que transcurre paralela a diversas actitudes repletas de vitalismo. Ambas facetas, la obra de arte y la actitud vital, son intransferibles, acontecen al mismo tiempo, respiran en una especie de palpitante independencia, que complementan con sutil fertilidad. Todo bajo la premisa de que la palabra clave es transgredir. Transgresión con rechazo hacia la dictadura, tan generalizado entre los artistas, y como postura en contra de un cuerpo social con la típica mentalidad muy lejos de cualquier matiz imaginativo”.

Rallo, a lo largo de su trayectoria, no trabaja en una única dirección, como artista trasgresor y rompedor,  que sigue siendo a día de hoy, ha trabajado en todas o casi todas las disciplinas artísticas: pintura, escultura, instalación, grabado, cerámica, dibujo, intervencionismo urbano, performance, happening, poesía conceptual, infografía, collage…etc.. Sus potentes composiciones juegan con la percepción clásica de la obra de arte, lo que en el fondo no es otra cosa sino  preocupaciones contemporáneas cercanas al espectador. Paco Rallo trabaja con asuntos arraigados en nuestra propia cultura- la violencia, la fugacidad del tiempo, el deseo…etc..- escogiendo para todas estas obras títulos inspirados. En general, la obra de Paco Rallo está diseñada, para  crear una llamada de atención del público, a través de esa amplia fusión interdisciplinar, que sólo un creador como él, puede ofrecer. Recordemos sólo algunos de los museos y colecciones públicas en las que se encuentra su obra: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, Museo del Grabado Español Contemporáneo de Marbella (Málaga),  Gobierno de Aragón,  Diputación de Zaragoza,  Diputación de Málaga,  Ayuntamiento de Zaragoza, Colección Ibercaja, Colección PSOE Aragón, Colección Rolde de Arte Aragonés, Zaragoza…etc…

Integrantes del Grupo Forma: Paco Simón, Paco Rallo y Fernando Cortés. Foto Cristina Marín Chaves

A partir del año 1975, inicia  su trayectoria laboral como diseñador gráfico  freelance, hasta que, en 1989 crea, junto a Miguel Sanza, Vértigo de Diseño. Un nuevo lenguaje visual, que ya conocía a través del colectivo Forma- probablemente la escasez de recursos económicos, llevó a sus miembros a la incursión en el campo del diseño-. En el año 1993, crea su propio estudio, Futuro Espacio de Diseño, que lo mantendrá hasta el año 2005. Tras varias colaboraciones, Paco Rallo, se incorporó al Estudio Camaleón, en el año 2006. Como bien comenta Manuel Pérez-Lizano, “las trayectorias de Manuel Estradera  (Strader), y Rallo discurren en paralelo. Ambos se formaron en la Escuela de Arte de Zaragoza y ambos pasaron por el taller de escultura del padre de Paco, Francisco Rallo Lahoz. Ambos tuvieron una actitud transgresora respecto a la creación artística y estuvieron implicados activamente en su transformación; ambos abrieron estudio de diseño en 1989 y se implicaron en la creación de Foro de Diseño. Parece natural, pues, que acabaran compartiendo estudio, después de muchos años de convergencia”. Como creador inquieto, y referente del diseño aragonés, Rallo, compagina el mundo del arte y el diseño editorial, ha publicado libros, catálogos, ha realizando trabajos de comisariado de exposiciones, así como de documentalista. “Amo los libros y me apasiona preparar las ediciones, siempre en simbiosis con un equipo de especialistas con mucha experiencia. Todos mis trabajos conllevan también una parte importante de “proceso creativo” en el que todo está pensado y nada se deja al azar…”-reconoce el artista, en una entrevista concedida a Juan Ignacio Bernués Sanz-. La hasta ahora última contribución al campo de la cultura del artista zaragozano, es la creación de una editorial propia PR ediciones, que da forma a dos líneas editoriales diferentes: “La delicia del pecado” y “El párpado sumergido”.

Viaje de ida y vuelta

Córner MIZ, es un proyecto coordinado por Sergio Sevilla Tabernero, que nace en Zaragoza, en el año 2014. El objetivo es el de poner en valor y visibilizar el trabajo de artistas y creativos de la ciudad a través de realización de intervenciones efímeras en los espacios de La Azucarera y de Las Armas. Cada temporada se realizan seis intervenciones que se articulan bajo una temática argumental que da un sentido global al proyecto y en la que tienen cabida todas las disciplinas y lenguajes creativos de la actualidad: desde la pintura a la música, pasando por la imagen, la danza y el movimiento, la escultura, el tape art, grafiti, muralismo, instalación, arte interactivo, dibujo, etc. El desarrollo argumental de esta  séptima temporada es el de La autoficción, que  se caracteriza por una mezcla de narraciones opuestas: por un lado la autobiografía y por otro la ficción,  donde realidad y ficción se mezclan par construir una visión personal de sí mismos.

Parte de la instación de Paco Rallo, que puede verse en la Azucarera. Foto. Cristina Marín Chaves

Hasta el 20 de marzo, podremos ver la intervención de Paco Rallo, bajo el título de Realidades paralelas de lo invisible. “Hace 36 años- recuerda el artista- contactaron conmigo para encargarme un proyecto diferente, la ejecución de cinco bustos de piedra arenisca de Alicante de 25 kilos cada uno, para que sirvieran de maniquís, en el escaparate de una tienda de ropa de hombre, que se llamaba Tenorio, y que se encontraba en la calle Cádiz de Zaragoza. El proyecto, para el que tuve total libertad, lo ejecuté en el taller de mi padre. Para participar en este proyecto de Córner MIZ, tuve que recurrir a la “arqueología mental”, ya que no había vuelto a saber nada más de aquellos bustos, ni sabía dónde se encontraban. Finalmente, a través de un amigo, pude contactar con  el actual propietario de los bustos, y de aquella tienda de ropa de hombre que me hizo el encargo, Mariano García Forcada, que gustosamente me los ha cedido”. Los rostros anónimos tallados, toman vida en el presente, para inicial un diálogo conceptual con los pedestales de madera de cedro del siglo XXI, que sirven de apoyo a los bustos.

 

Paco Rallo. Realidades paralelas de lo invisible.  La Azucarera. Hasta el 20 de marzo del 2020.

Comentarios cerrados.