Historia y Política - 04/05/20

ESPAÑA EL PAÍS DE LOS PROFETAS TODÓLOGOS O DEL MAESTRO CIRUELA

 

Maestro Ciruela (@Master_Plum) | Twitter

¡Qué país más sublime es esta España nuestra! No hay tema que se nos resista. Somos enciclopédicos. Cuando el niño Julen, ingenieros a tutiplén. Cuando la exhumación de Franco, catedráticos de Universidad de Historia de España. Ángel Viñas y Julián Casanova eran unos aprendices, Ahora, epidemiólogos doctorados, unos en Oxford y otros en Harvard. Y ya empiezan a vislumbrase en el horizonte, economistas con todo tipo de soluciones para salir de la crisis, que convertirán a Keynes y Hayek en  meros neófitos. Esto es la de Dios. No obstante, el académico, Francisco Ayala ya nos advirtió: «El español acostumbra a creer que lo sabe todo. Lo más sospechoso es que nadie se sorprende de tal desfachatez».Termino: aquí se podrá aplicar aquello del maestro Ciruela: no sabía leer y puso escuela.

 

Acabo con una cita del artículo espléndido “Ya nada será lo mismo” publicado en Nueva Tribuna de Jesús Parra, que fue Catedrático de Filosofía del IES Carlos III de Madrid. Es genial. Los artículos, como este, sirven para aprender, para reflexionar, y para crear opinión.

 

José Cadalso escribió en el siglo XVIII una sátira bajo el título “Los Eruditos a la violeta; en ella ridiculizaba la pedantería de aquellos eruditos superficiales que creen conocer de todo: son aquellos “profetas todólogos” que de todo opinan sin atisbos de duda alguna. Así los juzgaba: “Este grupo de sabios pueden alucinar a los que no saben lo arduo que es poseer una ciencia, lo difícil que es entender varias a un tiempo, lo imposible que es abrazarlas todas y lo ridículo que es tratarlas con magisterio y satisfacción propia, con el deseo de ser tenido por sabio universal… A ellos va dirigido este papel irónico, con el fin de que los ignorantes no los confundan con los verdaderos sabios, en desprecio y atraso de las ciencias, atribuyendo a la esencia de una ciencia las ridículas ideas que dan de ella los que pretenden poseerla, cuando apenas han saludado sus principios”. De las muchas opiniones y entrevistas en los medios de comunicación que escuchamos a diario, existe la sensación de que importa poco la verdad o la aclaración; lo decisivo es que de lo que se opina sea novedoso y ofrezca titulares”.

 

Comentarios cerrados.