Publicaciones - 13/04/10

Amarga memoria, una tarea aragonesa imprescindible (I)

 Es asombrosa la actividad del Programa Amarga memoria de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón. En apenas cinco años, en ocasiones con diversas colaboraciones colaborando con otros, sabiendo así integrar iniciativas, se han publicado tres docenas de libros, rigurosos y muy bien editados sobre esa terrible memoria de la guerra civil y diversas anteguerras y posguerras, hechas historia, análisis, reflexión. Era necesario, imprescindible, justo.

Utilizando todo tipo de caminos (memorias, narrativa, investigaciones, vídeos), autores consagrados (el recién fallecido M. Constante, Giménez Corbatón, Ceamanos, Ángela Cenarro, Víctor Pardo, Irene Abad, Monesma, Illion) o dados más recientemente a conocer (un grupo magnífico, estimulante) han estudiado la sublevación de Jaca; la República en Tarazona; la legislación republicana sobre la mujer; las juventudes socialistas; un modelo docente en bachillerato sobre “La guerra de nuestros abuelos”; búnkeres, trincheras y parapetos; otros restos militares; localizaciones como la del viejo Belchite, Calatayud, la comarca del Aranda, la sima de Cambriles, la fortificación de los Pirineos, la Bolsa de Bielsa, los llanos de Caudé, Lanaja; el horror de Mauthausen; historias del maquis y de algunos guerrilleros; catálogos de exposiciones como la de mapas de la guerra, la de la Brigada Lincoln, la de la reconstrucción de Teruel; la difícil organización de la clandestinidad en la Zaragoza de la posguerra; memorias de militantes comunistas como Miguel Galindo; historias de maestros; esos mismos años del silencio en Teruel; las ilusiones perdidas en el duro exilio; historias locales de Alagón, Monzón, etc.

Vestigios de la guerra civil en Aragón

A todo ello se une un último “paquete” en el que figuran unas cuantas novedades de temas y enfoques. Así, F. Martínez de Baños y P. Salaverría, Vestigios de la Guerra Civil en Aragón (Huesca); Aragón bajo las bombas del gran especialista J.M. Maldonado, complementado por el catálogo de la exposición en Alcañiz sobre Francote. La mirada de Mussolini en la guerra de España; J.A. Remón Aísa, “Cinco Villas, 1936. Del protagonismo reformista a la violencia reaccionaria” en esa comarca tan duramente reprimida; y, no en último lugar, la espléndida investigación de Alexia Sanz y Manuel Ramos, “Peligro, riesgo y guerra. Memoria del miedo”, una admirable aproximación sociológica y antropológica a los relatos de testigos, de ambos bandos, el vencedor y el ganador (ambos perdieron) en la zona de Javalambre entre 1931 y 1950.

Copiamos de la contraportada este preciso enunciado: “la pretensión de establecer nuevos órdenes sociales hizo emerger riesgos para todas las capas y grupos sociales, aunque no siempre al mismo tiempo: curas, religiosos, ricos o facciosos; rojos, encubridores, pobres o maleantes. Y puede decirse que todos sufrieron de manera parecida, porque desde una dimensión personal el sufrimiento de un individuo que padece privaciones (libertad, hambre, frío, parásitos, enfermedad, violencia extrema y ausencias insufribles) es, en cualquier caso, atroz”. Este libro, estoy seguro, hará historia en su género y se citará como un hito dentro de muchos años.

Peligro, riesgo y guerra

 

Aragón bajo las bombas

1 comentario sobre Amarga memoria, una tarea aragonesa imprescindible (I)

  • kepa

    Eso es lo que debe hacerse. La memoria histórica manejada desde la búsqueda de la verdad objetiva( hasta donde se pueda), por los historiadores, y no desde la ideologia, es lo que hace falta en España en este tema tan actual, impulsado desde la politica por tuvieron familiares que perdieron ya las guerras carlistas u otras guerras, y pretenden ahora o participar en la segunda guerra mundial para conseguir el plan Marshall. Dejemos a los historiadores que hagan su trabajo. Supongo que casi todos perdimos familiares en las guerras carlistas y de alguna manera sentimos que el fugo que arde en el monumento al soldado desconocido es un homenaje a su memoria.

Deja un comentario