Publicaciones - 22/03/21

Libros para la primavera: 1, Historia

Tras meses de atención a otros asuntos más urgentes, y en lecturas en profundidad de una serie de libros para ofrecer su noticia, ofreceremos en tres entregas breves comentarios a libros de Historia, Literatura y Poesía y pensamiento. Van ya los primeros.

 

Las Prensas de la Universidad de Zaragoza publicaron un libro importante para nuestra Historia. Coordinado por Francisco Bautista, Carlos Laliena y Guillermo Tomás, aborda Cultura y poder del Estado en la Corona de Aragón. Historiadores e historiografía en los siglos XIII-XVI. Hay muchos trabajos novedosos, importantes. Los hay que abordan temas de crónicas y archivos que corresponden a toda la Corona, como corresponde. Pero queremos resaltar aquellos que abordan los albores en el Reino aragonés, en su mayoría anteriores al gran Zurita. Los principales, “La historiografía aragonesa de Juan Fernández de Heredia”, de Martínez Roy; “Fuentes, difusión e impacto de la Crónica de Aragón de Vagad”, tan interesante y desconocido aún, de Pallarés; un luminoso acercamiento biográfico y exploratorio sobre Zurita, y las razones del rigor y veracidad y también de sus leves fallos, por Isabel Extravís. Una provocadora pregunta: “¿Blancas contra Zurita? Historia y pensamiento en los cronistas de Aragón”, por Jesús Gascón; y, por seleccionar, otro de Alberto Montaner sobre Martínez del Villar ante las alteraciones de Aragón. Nuestra Historia, con aún muchos problemas archivísticos, indagatorios, interpretativos, que se lee, con atención, como un relato de misterio.

 

Bajo la serena tensión de las estrellas. Falangismo, literatura y juventud de José María Nasarre Cascante (IFC), de Javier De las Obras Loscertales, suscita ya desde el poético título muchas reflexiones y algunos comentarios. El personaje biografiado fue un político/intelectual falangista zaragozano que desde joven se desenvolvió entre la élite, pero con gran discreción, ocupando un segundo y hasta tercer plano, casi nunca poderes ni cargos importantes, aunque sí tomando algunas decisiones. Tras breve presencia militar en la guerra civil antes de los veinte años, acaba Derecho, milita en el SEU, se diploma en Madrid en Estudios Políticos, desempeña cargos en la Jefatura provincial del Movimiento y en asuntos de Educación; Secretario del Tribunal de Menores, profesor universitario, concejal del Ayuntamiento en 1949. Poeta común con las modas y lenguajes falangistas, promovió y escribió en revistas interesantes como Proa y Pilar, y escribió en varios medios, algunos textos jurídicos y reflexiones de juventud.

 

 

Es el segundo plano, la obediente y laboriosa existencia de quienes sostienen el tinglado, gobernado con mucha más energía y decisión por otros personajes (por ejemplo los Pardo, Zubiri, Gómez Laguna); él ya tiene una buena biografía analítica en cierto modo colectivo, de los demás, precisaríamos pronto sus biografías.

El jovencísimo autor explica que, como investigador novel, le ha interesado este trabajo “para tratar de la memoria familiar y las complejas relaciones que se establecen entre el investigador y su biografiado”. En efecto, el libro ayuda a la comprensión global de la evolución de las derechas y del fascismo español, y está escrito por alguien privilegiado, pues es sobrino-nieto del personaje estudiado (lo que le lleva a ser pulcro y riguroso, amable pero no mendaz) y nieto de quien, en los setenta y ochenta del siglo pasado nos arrendó en San Jorge la sede del Andalán de papel, anotamos y evocamos el dato.

También una feliz edición de las Prensas de la Universidad de Zaragoza, fue (la primera edición es de 2007) el librito “Cuando yo era niño. La infancia de Ramón y Cajal contada por él mismo”. Una versión preciosa, ilustrada por José Luis Cano, y con Introducción, edición y glosario de José Luis Nieto Amada, un veterano profesor de Anatomía, gran cajaliano. He tenido ocasión de probar cómo gusta a chicos y chicas de diez o doce años, y me felicito por ello de este tipo de ediciones, no muy frecuentes, y que recomiendo también a los mayores.

 

Comentarios cerrados.