Ciudades y pueblos - 22/05/10

Aragón, despierta. WBB-SIBELCO en Aguilar: objetivos, intenciones y formas de hacer

 

 

Vista de Fuenduriente desde El Ruidero Aguilar del Alfambra

Parte primera: delineación del conflicto 

 

A finales de febrero de 2008 un grupo de vecinos de Aguilar del Alfambra (Teruel) asistieron a una reunión con representantes de la multinacional WBB-SIBELCO, quienes expusieron un proyecto de mina a cielo abierto en la partida de Fuenduriente, a unos 1.500 metros del pueblo. El mensaje era claro: estaba prácticamente hecho y los propietarios de tierras debían vender por la cantidad que se les ofrecía, o podrían ser expropiados por un precio mucho menor. Como contrapartida se dijo que aquello era el progreso. Las personas que asistieron se fueron y reflexionaron. Del desconcierto inicial pasaron a una idea general: desconfianza. Había poca información y dudosa, por lo que se convocó una nueva reunión, esta multitudinaria y más documentada.  

El Viernes Santo de 2008 los dos representantes de la multinacional, avalados por un proyecto fraudulento y una presentación power point, trataron de convencer al pueblo de las bondades de la mina. Lo de las expropiaciones pasó de advertencia explícita a amenaza velada. Tal vez tuviera que ver con el escaso éxito de las ofertas de compra entre los afectados, a algunos de los cuales las llamadas a horas intempestivas para subir el precio y recordarles, no obstante, la amenaza de la expropiación sobre sus propiedades, no les hacía ninguna ilusión.  

Los representantes de WBB-SIBELCO supieron que la población se oponía unánimemente a su proyecto. No había progreso en destruir cultivos, pastos y acuíferos. No había beneficio en acabar con las inversiones turísticas en marcha ni en depreciar las propiedades inmuebles. No se compensaba la destrucción del paisaje, la forma de vida, los chopos de las ramblas y las zonas de paseo. Todo eso valía más que la perra gorda de dos o tres puestos trabajo temporales. Destruían más que aportaban.  

También se fueron con otro mensaje. A los aguilaranos nos le gustaba esa forma de tratarles. No aceptaban tomaduras de pelo como las que acababan de presenciar. Sirvan dos ejemplos. Hablando de la hipotética restauración de los terrenos a la que por ley están obligados —WBB-SIBELCO no ha restaurado ninguna explotación en Teruel— pusieron ejemplos de sus restauraciones en la Comunidad Valenciana con imágenes de actuaciones de revegetación con especies sospechosamente atlánticas[1]. También nos quisieron convencer con imágenes de Google Earth de que la mina no se vería desde nuestras casas. En nuestro pueblo, donde solo teníamos que asomarnos por la ventana para ver Fuenduriente[2].  

Así nos quedó claro lo que pretendía WBB-SIBELCO y qué podíamos esperar de ellos, y no solo el desprecio como forma relación. La multinacional tiene en Aguilar una concesión minera de 1.500 Ha (casi la mitad del término municipal) por casi un siglo (tres plazos de 30 años). Dado el agotamiento de sus yacimientos valencianos y la imposibilidad de ampliarlos o abrir otros nuevos (qué verá la Generalitat que no ve la DGA?), querían hacer de Aguilar su nuevo Sant Joan de Moró.  

Con el mismo power point con el que ilustraron fabulosas restauraciones, vimos cómo las fases de explotación —de las cuáles la que ahora está en liza es solo un anticipo— devoraban la val del Alfambra incluyendo el propio río, y terminaban donde empezaba el primer frente de casas del pueblo. Después hemos sabido que al de Aguilar se sumaban otros proyectos en el Alto Alfambra[3] con el objetivo no declarado (¿con el fin de burlar a la administración?) de hacer una cuenca minera. Con el fin de conseguir el trasvase oculto de arcillas aragonesas para la industria levantina del que ya hemos hablado en Andalán[4].  

La oposición global a los planes de WBB-SIBELCO en Aguilar fue el germen de la Plataforma Aguilar Natural. Desde entonces hemos avanzado en diversos proyectos en beneficio de nuestro pueblo y de la ‘sierra callada’, pero la lucha contra este coloso multinacional sigue abierta y no terminará hasta que la amenaza de WBB-SIBELCO quede conjurada. Nosotros nos jugamos nuestro futuro material, nuestro medio natural y nuestro paisaje. 

Sergio Benítez Moriana e Ivo Aragón, son portavoces de la Plataforma Aguilar Natural  


[1] WBB-SIBELCO afirma haber sembrado (no reforestado) acopios en Sant Joan de Moró (http://www.google.es/search?hl=es&source=hp&q=mina+WBB+sant+joan+de+moro+restauraci%C3%B3n&aq=f&aqi=&aql=&oq=&gs_rfai= WBB-SIBELCO), que no es lo mismo que restaurar el área de explotación. Para esta mina consiguió en noviembre de 2009 la certificación 22480:2008 de Sistema de Gestión Minera Sostenible (http://www.diariocriticocv.com/noticias//not314779.html).  

A parte de la insuficiencia de la actuación, y de ser un caso aislado y posterior a la reunión de 2008, Ecologistes en Acció de La Serranía aclara que se acostumbra a restaurar una o dos hectáreas de forma deficiente, lo que permite seguir sin problemas una explotación desenfrenada que destruye paisajes, suelos y acuíferos inutilizables, con frecuentes colapsos de terreno y accidentes laborales (véase el documental Serranía viva en vivo, 20 años de dignidad, en http://webs.ono.com/ecologistas/). En Teruel, ni en Galve ni Riodeva, sabemos de siembras o restauraciones por parte de WBB-SIBELCO.  

[2] Este tipo de ocurrencias y procedimientos pensamos son habituales para la empresa. Valga como ejemplo lo sucedido hace casi diez años en Vilafamés, Castellón, donde se revela el exquisito amor de WBB por lo ajeno, la naturaleza, los trámites administrativos y la coherencia con los mismos: http://www.portalforestal.com/informacion/noticias/132-denuncian-a-una-cantera-por-destruir-suelo-forestal-en-castellon.html.  

[3] Área de alto valor medioambiental y cultural como ya hemos expuesto en Andalán: http://www.andalan.es/?p=1115; http://www.andalan.es/?p=1638. Más información en: www.aguilarnatural.com.  

[4] http://www.andalan.es/?p=773.

Leave a Reply