Ciudades y pueblos - 21/07/10

WBB-SIBELCO en Aguilar: Objetivos, intenciones y formas de hacer. III: Agresión al pueblo de Aguilar

Mina de WBB-SIBELCO en Galve, ni un centímetro cuadrado restaurado. Proyecto minero de WBB-SIBLECO en Aguilar, ni un euro presupuestado para restauración. ¿Con qué legitimidad lleva esta empresa a nadie a los tribunales?

WBB-SIBELCO deseaba, ni más ni menos, que el Ayuntamiento de Aguilar prevaricara. Su objetivo era conseguir a cualquier precio la licencia que había solicitado con el fin de abrir una mina de arcilla a cielo abierto, un anticipo de la gran explotación que sustituiría a su casi agotada macro mina de Sant Joan de Moró (Castellón). Afortunadamente el Ayuntamiento de Aguilar respeta la ley. No podía conceder la licencia porque se incumplían requisitos municipales. Además, el proyecto, aunque tratara de ocultarse de forma chapucera y fraudulenta[1], debía pasar por una Evaluación de Impacto Ambiental, competencia del INAGA. Así lo ponía de relieve un informe urbanístico encargado por el Ayuntamiento.

La respuesta de la multinacional fue insistir, sin por supuesto tratar de solventar ninguno de los defectos señalados. Después interpuso un contencioso-administrativo contra la decisión municipal. WBB-SIBELCO recurría a la justicia para que el Ayuntamiento incumpliera, negro sobre blanco, lo que establece su propia normativa y la Ley de Protección Ambiental de Aragón. El mundo al revés. También de paso convertía la actitud agresiva y desdeñosa que había mantenido hasta el momento con el pueblo de Aguilar, en una agresión directa. Sin contemplaciones. Llevar a un pequeño ayuntamiento, con los problemas crónicos de financiación que esa condición comporta, a los tribunales, es agredir a un pueblo. Desde luego así fue percibido por los aguilaranos.

En la vista la defensa del Ayuntamiento se basó en los aspectos técnicos y legales que fundamentaban su decisión: ausencia de planificación urbanística, violación de la distancia mínima al casco urbano, desconocimiento de la superficie exacta de la explotación, exceso en el volumen anual de extracción, afección a acuíferos y perjuicios medioambientales y patrimoniales. La defensa de WBB-SIBELCO, llevada a cabo por un bufete asociado al potentísimo de Garrigues, consistió en: saber la profesión de uno de los autores del informe urbanístico y su parentesco con un miembro de la Plataforma Aguilar Natural. Cuestionar la profesión de un arquitecto-urbanista para concluir que no era ingeniero de minas era ridículo teniendo en cuenta que había hecho un informe urbanístico. Además de tendencioso por obviar que también lo firmaba una abogada-urbanista. El segundo punto significaba rebajar el contencioso, como mínimo, a la altura de La Noria.

Resultaba especialmente llamativa la última añagaza, entre otras cosas, no solo porque la constitución de la Plataforma fuera bastante posterior al informe urbanístico (si no existía la asociación ¿cómo iba a haber conflicto de intereses?), sino porque paradójicamente se acogieron al testimonio de Carlos López Jimeno, director general de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid y al que unen lazos de amistad con el director general de WBB-SIBELCO. Como testigo negó un coeficiente que obraba en una obra suya y que fue empleado en el informe elaborado para el Ayuntamiento. Dijo que no le constaba[2]. Que cada uno califique qué significa negar una realidad, de nuevo negro sobre blanco, en un juicio.

WBB-SIBELCO deseaba una licencia con la que abrir una mina criminal. Para lograrlo quiso servirse de la justicia y llevó a cabo una estrategia bochornosa. Lo grave es que la sentencia del juzgado de lo contencioso-administrativo de Teruel daba el visto bueno a los argumentos de la multinacional: la improcedencia de un informe urbanístico elaborado por un arquitecto-urbanista (¿?) y ‘tramas negras’ propias de La Noria. También se basó en un peritaje que empleó solo documentación y materiales proporcionados por WBB-SIBELCO y que ocultaba la existencia de acuíferos[3]. Por lo pronto el Ayuntamiento de Aguilar ha recurrido semejante despropósito, aunque la multinacional trató de evitarlo. Debe ser que no las tiene todas consigo, no es de extrañar. Mientras nadie les meta en cintura seguirá su agresión, aquí, o en cualquier lugar.

Sergio Benítez Moriana e Ivo Aragón, son portavoces de la Plataforma Aguilar Natural.


[1] http://www.andalan.es/?p=2368

[2] Densidad arcilla húmeda: 2,08 t/m3; Densidad arcilla húmeda y en estado natural: 1,66 t/m3. López Jimeno, C., López Jimeno, E., Bermúdez, P.: Manual de perforación y voladura de rocas, Gráficas Arias Montano S.A., Madrid, 2003, página 772.

[3] Más información sobre este peritaje, sus errores flagrantes y aberraciones metodológicas, en el artículo publicado en Diario de Teruel: http://www.aguilarnatural.com/Prensa/Recorte34.pdf.

2 comments to WBB-SIBELCO en Aguilar: Objetivos, intenciones y formas de hacer. III: Agresión al pueblo de Aguilar

  • CHEPARE

    Vivimos en un pais donde hay muchas leyes que protejen de la indefensión, pero mientras que no las necesitas te admiras de lo bien planificadas que estan todas estas leyes. Pero cuando tienes que tirar mano de ellas, como es en el caso de este pueblo de Aguilar del Alfambra, se dan cuenta que se no se atienen al dictado de las circunstancias reales y lo que dicen y se desdicen en los informes, no se atienden y que el pez grande se come al chico, y que los INTESES CREADOS, como decia D. Jacinto Benavente, es lo que continua pevaleciendo y parece que no se lean los informes. Y sobre todo que cuando un pueblo entero, no es capaz de ver las excelencias de tener una mina a cielo abierto delante de la ventana de su casa, ¿porque se insiste en abrir una mina y no se busca otra zona que sea menos agesiva con los pueblos y las personas? ¿y porque las propiedades del pueblo que vienen siendo heredadas y adquiridas de padres a hijos, nietos etc. pueden quedar sin precio alguno, porque a una multinacional le guste la zona y las leyes que deciamos al princio no parecen ser sufientes para defender a este pueblo?. Desde aqui, animo a estos luchadores incansables que no desfallezcan que en el tesón esta la reconpensa.

  • toyagar

    Estamos asistiendo a un nuevo Jánovas. Esta vez en el corazón del páramo de Teruel. El desenlace de esta injusticia depende de la presión ciudadana. Pero ahora no estamos ante los pantanos franquistas del desarrollismo ni hablamos del idolatrado Pirineo. Todo es más prosaico.
    Hablamos de Teruel, el país en-el-que-nunca-pasa-nada.
    ¡Y es tan poca la gente conoce el Alto Alfambra!. ¡Está tan lejos de las rutas habituales de los que representan a Aragón!
    ¡Ánimo y a defender la razón con energía! ¡Adelante Aguilar!

Leave a Reply