Política - 23/07/10

Problemas Biel

Que las Administraciones deben ahorrar en gastos es algo que cuando como ahora andamos en crisis, es más necesario que nunca.

Cualquier ama de casa medianamente experimentada podría explicarnos que cuando las cosas van mal en una familia y los ingresos menguan, lo primero que se hace es recortar gastos, intentando llegar a final de mes gastando menos y haciendo milagros para sobrevivir con menores ingresos.

A nuestra Administración Autonómica también le toca como a todos reducir gastos. Y probablemente, porque hasta hace poco ha gastado muy alegremente los dineros que recibía y alguno más que ha conseguido echando mano de futuros créditos, ahora se encuentra con que tiene que empezar a reducirlos y a mirar en que invierte su presupuesto. Es entonces cuando los “sabios asesores” de la Comunidad con el señor Biel al frente, se estrujan las meninges buscando soluciones al asunto.

Evidentemente se tendrán que hacer recortes en el gasto corriente de la D.G.A., dejando para ello en la cuneta proyectos ya aprobados y algunos que incluso estaban iniciados. Habrá que olvidarse de programas enteros, congelar partidas completas y  reducir de manera sustancial las inversiones previstas para el próximo año. También habrá que hacer recortes en protocolo, publicidad y otros gastos menores, pero lo que se recaude por esos conceptos es el “chocolate del loro” en una Administración tan sobredimensionada como la aragonesa.

Ya sabemos por los afectados que este año el recorte ha sido salvaje para asociaciones, ONGs y demás grupos sociales, que han visto reducidas sus ayudas a una cantidad meramente simbólica en muchos casos. Ya saben, en tiempos de crisis las ayudas sociales siempre son las primeras en ver recortados sus fondos.

Ahora bien, escuchar al señor Biel, -él tan amigo de “las soluciones”-, lo que ha dado en discurrir para reducir los gastos en su Administración, sería una cuestión de risa, sino fuera por venir de quien viene, del Vicepresidente de esta Comunidad.

Hacía mucho que no escuchábamos al vice, y de todos es conocido que cuando nos regala alguna de sus sabias y doctas soluciones, la mayor parte de los aragoneses nos echamos a temblar, preocupados y expectantes ante la nueva “parida” que han sido capaces de gestar bien él o ese gabinete de técnicos de relumbrón que le asesora. Nos preguntamos si ésta última puede ser producto de un excesivo uso del “coco” por el señor vice o del fuerte calor que a buen seguro debe estar sufriendo en su despacho como consecuencia del ahorro energético en aire acondicionado.

Porque solo de “una parida” puede calificarse la idea de que pueda ahorrarse dinero a costa de amortizar puestos de trabajo en la Administración, dejando de cubrirse las plazas de los funcionarios, e intentar convencer a los contribuyentes de que la solución, “su solución”, sería externaliza ese trabajo pasando a ser gestionado por empresas privadas amigas.

Si la plantilla de la Comunidad esta sobredimensionada y se quiere ahorrar, desde luego la solución no pasa por transferir esos servicios que realizan los funcionarios a empresas amigas, evidentemente agradecidas, que seguro que acogerían con los bolsillos abiertos ese regalo de Monseñor Biel. Otra cosa es como presten los servicios y que sueldo reciban las personas que los presten, a la luz de la ecuación manifestada por el Vicepresidente de que el salario de un funcionario equivale al de tres en la privada.

Combinar como dice Biel lo público y lo privado en la D.G.A. para ahorrar y salir de la crisis es una aberración. Todos conocemos como trabajan y a que precio todas y cada una de las empresas creadas ad hoc y agraciadas con alguno de los servicios externalizados por la D.G.A. a lo largo de los últimos años. También conocemos quienes y  a que partidos pertenecen aquellos que han sido agraciados con esas externalizaciones.

Si de verdad se quiere ahorrar en gastos una buena solución sería que se despidieran y no se volvieran a contratar a todos y cada uno de los amigos que a lo largo de estos años y a dedo, han ido ocupando cargos y carguitos en la D.G.A.: asesores, interinos, contratados, etc.

Y ya puestos, propondría que unas cuantas Consejerías se fusionaran, ¿nos les parece? Y la TV autonómica que arrastra un agujero de tres pares, pues nada también a la calle, total para lo que sirve….

Podríamos continuar así con todas esas comarcar hecha para mayor gloria del PAR, con sus viceconsejeros, vicepresidentes y todos los vices que ustedes quieran, todos a la calle.

Y seguir luego por el montón de liberados sindicales que hay en este momento en la D.G.A, si se reincorporaran a sus puestos de trabajo ya verían como los cosas iban mucho mejor.

Claro que si se hiciera todos esto, un montón de hijos, mujeres, primos, cuñados y demás familiares del PAR y PSOE se iban a quedar en el paro y los partidos sin votos, y eso a menos de dos años de las próximas elecciones y con la que esta cayendo no se lo pueden permitir.

Ya ve señor Biel, aplique la lógica, verá que le salen las cuentas, no haga pagar a los funcionarios la mala administración de la Comunidad. Su solución pasa por desvestir un santo para vestir a tres palanganeros amigos. Cuanto mejor sería que se amortice usted, jubílese, deje de una vez de regalarnos estas paridas, que de no conocerle y saber como se las gasta, podría pensarse que vienen de alguien que chochea y además tiene muy mala baba.

Deja un comentario