Ciudades y pueblos - 20/12/10

Otro proyecto que naufraga

Silenciosamente, sin que se escuchen protestas por parte de los zaragozanos a quienes iba dirigida la iniciativa ESTO NO ES UN SOLAR, el programa municipal que ofrece soluciones temporales a solares vacíos y degradados de la ciudad, ve sus días contados. A pesar de ser un proyecto que ha funcionado estupendamente, merecedor de varios premios internacionales de Arquitectura y Urbanismo, generador además de empleo entre los parados. Actualmente se trabaja a marchas forzadas para finalizar las obras en marcha, ya que si el alcalde no lo remedia, el 31 de diciembre señalará el final de este proyecto.

La crisis, la maldita crisis, según argumentan desde el Ayuntamiento, es la causante de que el próximo 2011, un proyecto tan imaginativo como ESTO NO ES UN SOLAR, se excluya del borrador del presupuesto municipal zaragozano para el año próximo por falta de fondos.

No estamos hablando de una inversión millonaria, de esas que nuestro alcalde Belloch y su lugarteniente el señor Gimeno, utilizan para presumir de proyectos de relumbrón. Es una iniciativa modesta y como tal recibía unas inversiones modestas: este año ha contado con 2.000.000 de euros de dotación, de ellos 1.200.000 destinados a la contratación de personal y 800.000 para la compra de materiales. Gracias a esta pequeña inversión, procedente de los presupuestos capitalinos, diversos solares de Zaragoza en estado de abandono total, llenos de basuras, usados incluso como vertederos, se han convertido en jardines, zonas infantiles, canchas deportivas o huertos urbanos. Espacios donde los niños del barrio pueden jugar, hacer deporte o aprender a cultivar huertos. Un lugar amable donde los abuelos toman el sol y charlan y un puesto de trabajo para más de 110 parados de larga duración que aunque haya sido solo por unos meses, han encontrado un curro que alivie su precaria situación económica.

En definitiva, espacios alegres, llenos de vida, con un imaginativo mobiliario urbano, que dignifican el barrio donde se ubican.

Promovida desde su inicio por IU, a través de José Manuel Alonso, presidente de la Junta de Distrito del Casco Histórico, ESTO NO ES UN SOLAR, es un proyecto dirigido por los arquitectos Patrizia di Monte e Ignacio Grávalos y gestionado por la sociedad municipal Zaragoza Vivienda. Comenzó su andadura en el centro de la ciudad, concretamente en solares ubicados en las calles San Pablo, la Magdalena o el Arrabal. A estos han seguido en 2010 actuaciones en todos los distritos de la ciudad: Quince proyectos que han visto la luz en los barrios de Miralbueno, Oliver, Casablanca , Actur e incluso en una parcela de casi 6.000 metros cuadrados en Valdespartera.

Ciertamente ha habido un antes y un después en los espacios intervenidos, tanto el solar como su entorno han mejorado sensiblemente. Y esta mejora ha sido evidente no solo para sus vecinos, también para organismos internacionales, que han considerado que estas intervenciones urbanas eran merecedoras de premios: Algunos de ellos han sido: tercer puesto en el premio europeo Smart Future Minds Award de Arquitectura, por su carácter innovador al proponer soluciones sencillas y económicas para espacios urbanos. El segundo premio internacional de arquitectura SAIE Selection 10 otorgado en Bolonia (Italia) y finalista de la sexta edición de la Bienal Europea de Paisajes de este 2010.

Motivo sin duda de alegría, sino fuera porque en 2011 el ayuntamiento de Zaragoza reduce sus presupuestos. Y a las ya conocidas rebajas en ayudas sociales, Juventud, Cultura o Participación ciudadana, se suma ahora este proyecto.

Con el nuevo año la iniciativa desaparecerá, morirá de inanición, falta de ingresos para seguir su andadura como otros muchos. Ahora que miraba a los barrios rurales como próximos destinatarios, habrá que entonar un réquiem por otra fallida empresa en la que se embarca nuestro ayuntamiento.

De nada han servido los premios y el reconocimiento internacional. Parece que las empresas pequeñas, las que necesitan mínimas inversiones, no dan prestigio a nuestro alcalde. Mejor grandes inversiones, proyectos faraónicos y carísimos como el nuevo campo de fútbol o Expofloralia, esos que nos endeudan aún más pero sirven para que el señor Belloch saque pecho ante sus pares.

Deja un comentario