Cultura y Sociedad - 29/06/11

Goya, una visión

De acuerdo a la tradición ilustrada, que seria reforzada durante el romanticismo, uno de los elementos fundamentales de toda nación que se precie, eran sus hijos más ilustres, ellos encarnaban lo mejor de su genio, conocerlos y estudiarlos era la mejor forma de conocer una nación y de proponer modelos de conducta a los ciudadanos. La figura de Goya ha sido siempre una de las encarnaciones más preclaras del llamado “genio nacional”, comparándolo con otros genios de la nación como Velázquez, tanto es así, que se le llevó a llamarlo “el Velázquez de Fuendetodos”. “Artista nacional por excelencia, dio forma perdurable a las ideas, usos y costumbres de su patria. Profundo empírico, gran humorista, espiritual  unas veces, impetuoso y soberbio aunque muy apegado a la realidad  otras: sin igual en el retrato; fantástico inspiradísimo, espontáneo en sus aguas fuertes, perpetuó momentos trágicos y sublimes de los primeros lustro del siglo XIX”, así lo calificará  Cipriano Muñoz y Manzano (La Habana 1862- Biarritz 1933) futuro Conde de la Viñaza, y autor de uno de los estudios bases, para entender la figura del de Fuendetodos. “Goya su tiempo, su vida, sus obras” es un trabajo en donde el autor organiza la vida del artista en torno a tres aspectos: su tiempo, o marco histórico-artístico, su biografía y el estudio de su obra, repasando los géneros pictóricos que cultivó y ensayando su catalogación. No era la primera vez que tocaba el tema, pues en 1882 había publicado un artículo en la Revista Contemporánea titulado “Don Francisco de Goya y Lucientes. Apuntes bibliográficos-críticos”. Sus viajes a Inglaterra, Francia, e Italia, favorecieron  sus trabajos y el acopio de materiales para la ampliación y mejora de la versión de su estudio, si además de todo esto, añadimos que fue alumno de Menéndez Pelayo durante el curso 1882-1883, con quien mantendría una “tutela intelectual”, el resultado un gran espaldarazo para el Conde de la Viñuela que se vería reconocido dentro de las Reales Academias de Bellas Artes de San Luís y San Fernando, respectivamente

La Fundación  Goya en Aragón, ha tenido a bien reeditar la obra integra, a través de un facsímil. El estuche en el que va, se complementa con un estudio introductorio titulado “Cipriano Muñoz y Manzano Conde de Viñaza. Biógrafo y crítico de Goya”, realizado por el Catedrático de Literatura Española de los siglos XVIII al XXI Jesús Rubio Jiménez (Agreda, Soria 1953).  Es más que sorprendente que por el tema a tratar, Goya,  la fundación haya tenido a bien encargarle el trabajo a un catedrático de literatura española y no a un historiador de arte. El presente trabajo nos sitúa en el contexto histórico artístico y literario del momento en el que el libro se publica, así cómo la descripción de cómo debió efectuar la catalogación de la obra de Goya conocida en ese momento, con todas las dificultades.  “Goya su tiempo, su vida, sus obras” fue la primera biografía y estudio crítico publicado en español, la obra marcó un antes y un después para los estudiosos del pintor. Un siglo después de su publicación, este clásico de la bibliografía goyesca, resulta ser un libro envejecido y ajeno a lo que hoy se conoce de la vida y obra del artista, sin embargo, a través de las limitaciones del propio autor, pero convenientemente contextualizado, tiene todavía interés, tanto por lo que dice como por lo que apunta, analizando a su vez los métodos con que trabajaban los historiadores de aquella época

Goya su tiempo, su vida, sus obras.

Cipriano Muñoz y Manzano. Conde de la Viñaza. Estudio introductorio Jesús Rubio Jiménez.

Fundación Goya en Aragón, Gobierno de Aragón 2011.

Leave a Reply