Música - 20/02/12

La Joven Orquesta de Bandas Sonoras, una realidad ilusionada e ilusionante

Mi hijo me llevó el domingo 19 de febrero a oír el concierto que dió la Joven Orquesta de Bandas Sonoras (JOBS) en la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza, dentro del XII Ciclo Internacional de Jóvenes Orquestas, en un salón repleto de público de muy diversas edades, en gran número gente muy joven, que disfrutó con entusiasmo del programa ofrecido. Bajo la dirección de su director titular, Antonio Lajara, se interpretaron temas de las películas Indiana Jones, El rey Arturo, King Kong, Spiderman, Los siete magníficos, Apollo 13, Aladdin, Chicago y Los Simpsons.


La JOBS, fundada y con su sede en Zaragoza, está formada principalmente por jóvenes músicos aragoneses de entre 13 y 25 años. Se presentó en 2008 en el salón de actos del Instituto “Miguel Servet”, bajo la dirección de su primer director Edgar Martín Jiménez y con una selección de “Piratas del Caribe” y “El señor de los anillos”. Tras casi cuatro años de existencia ha ampliado su repertorio, siempre consagrado a bandas sonoras, ha incrementado el número de intérpretes e instrumentos formando una completa orquesta sinfónica y ha consolidado su nivel interpretativo. Sus propuestas, con la energía que da la juventud y la ilusión de interpretar lo que gusta, llegan con facilidad a un numeroso público que, en muchos casos, no frecuenta los conciertos más tradicionales.

La música de bandas sonoras es, en especial desde mediados del siglo XX, la música sinfónica de mayor difusión. Compositores de muy alto nivel han dedicado su inspiración y su oficio a acompañar las imágenes cinematográficas y han ocupado el lugar reservado antes a los creadores de las grandes sinfonías. Autores como Max Steiner, Franz Waxman, Bernard Hermann o Nino Rota compusieron bandas sonoras inolvidables, y más recientemente John Williams, Howard Shore, Hans Zimmer, Danny Elfman o James Horner han dado expresión sonora a aventuras y argumentos, que han hecho conocidas sus melodías en todo el mundo. Algunos de ellos podrían ser autores de sinfonías o poemas sinfónicos de alto nivel: la música de El Gatopardo, Superman, el Señor de los Anillos o Star Wars podrían, sin duda, haberse ofrecido como tales. Su  espectacularidad y sus temas o leitmotiv casi wagnerianos, alternada con momentos líricos como los adagios de una sinfonía, podían haber aspirado a ser interpretadas en los circuitos de música sinfónica “seria”. Pero, signo de los tiempos, es evidente que sus autores han preferido una mayor popularidad y una mayor rentabilidad para su trabajo.

Por tanto, la propuesta de la JOBS parece estupenda. Logra combinar la ilusión de sus componentes, motivar el esfuerzo que supone dominar y ensayar una partitura y compensar la dedicación de los ensayos y del trabajo en equipo, aspectos esenciales en una formación musical.

Al mismo tiempo, hacen disfrutar de sus interpretaciones a oyentes espontáneos, sin educación musical previa, a los que atraen a una experiencia musical que rechazarían planteada en términos más convencionales. Una introducción a la música sinfónica muy necesaria si queremos renovar los asistentes a los ciclos de conciertos, de una edad media preocupantemente elevada. Y de la música de la JOBS también pueden disfrutar los aficionados habituales, que saben apreciar cuánto de calidad e inspiración hay en muchas de las partituras de bandas sonoras.

Oyéndoles interpretar con entusiasmo y ritmo las melodías de Aladdin y Chicago, pensaba cuánto podría hacer la educación musical para el desarrollo comunitario en nuestra sociedad. Encauzar la ilusión de gente joven y elevar el nivel cultural de esas generaciones, con algo tan maravilloso como la música. Aun sin aspirar a tanto como el proyecto de orquestas juveniles extendido por Venezuela, gracias al carisma y al contagioso entusiasmo de José Antonio Abreu, proyectos como el de la Joven Orquesta de Bandas Sonoras merecería el decidido apoyo de nuestras Instituciones culturales.

Más información:

http://www.jobszaragoza.com/
 

 
Joven Orquesta de Bandas Sonoras – Grabado en directo el 24 de enero de 2010 en el Auditorio de Zaragoza en colaboración con el coro Enarmonía.

Deja un comentario