Cultura y Sociedad - 03/04/12

La Farmacia de Santa María Novella, en Florencia, cumple 400 años

La Officina Profumo-Farmaceutica de Santa María Novella,  situada en Florencia, en la via Della Scala, 16, muy cerca de la preciosa iglesia del mismo nombre y de la estación ferroviaria, cumple en 2012 sus cuatrocientos años de vida.

Florencia es una ciudad deslumbrante por su patrimonio artístico y monumental. Pero al viajero curioso le valdrá la pena completar el recorrido y disfrute de tantas maravillas dedicando unos minutos a conocer un lugar muy especial: una antigua “Oficina” dedicada a la perfumería y a la farmacia, que es todo eso a la vez que museo.

Se cuenta que la Oficina Santa María Novella se crea en 1221 por los frailes dominicos. Ellos mismos cultivan las hierbas que son utilizadas para preparar medicamentos, bálsamos y pomadas para la pequeña enfermería del convento. En 1612, fray Angiolo Mardusi abre la farmacia al público y, en pocos años, la fama de la bondad de sus variados productos y de sus fórmulas magistrales se extiende por el mundo. Tras una intensa historia y su secularización, hoy continúa usando materias primas de la mejor calidad y aplicando los procedimientos artesanales de los antiguos frailes dominicos, con los que elabora una amplia gama de productos: licores y elixires; miel; cremas y compotas; tisanas, biscuits, gelatinas, tés y hierbas para infusiones, chocolates, mermeladas, aceites, especias, cosméticos, jabones, complementos alimentarios. También ofrece accesorios en cerámica.

Su fama está muy extendida. Tiene entre sus clientes a la Reina de Inglaterra y muchas otras personalidades y también ha servido de emplazamiento cinematográfico: en “Hanníbal”, film de Ridley Scott, continuación de “El silencio de los corderos”, el malvado doctor Lecter aparece en la farmacia y ello sirve para seguirle la pista. En Casino Royale, la hermosa Eva Green tiene en el bolso y en el tocador esa colonia.

Sus instalaciones en Florencia son una auténtica joya histórico-artística, integradas en una parte del antiguo convento-iglesia. El acceso es libre. Tras un portal en piedra, un atrio da a la gran sala de venta, antiguamente una capilla, y a las demás amplias dependencias: la sala verde, situada junto al jardín; la antigua spezieria, la tisanería, la sacristía y el museo. La Oficina guarda en sus salas frescos, decoraciones ornamentales, esculturas, antiguos utensilios de farmacia, vitrinas llenas de frascos de plantas y minerales, publicaciones antiguas. En suma, un lugar encantador cargado de historia.

Tiene delegaciones de venta de sus productos en Londres. Nueva York, París, Los Angeles o Tokio. En España existen sucursales en Madrid (c/ Almirante, 26), Barcelona (c/ Espasería, 4) y Valencia (calle de la Abadía de San Martín, 4). Pero es obvio que no pueden igualar el ambiente y la magnificencia de la casa madre en Florencia.

 

Deja un comentario