Lugares, personas e ideas - 06/06/12

Giovanni Bellini en las iglesias venecianas

La Transfiguración

La familia Bellini estuvo muy implicada en la pintura veneciana. Jacopo, Gentile y Giovanni son historia de la pintura veneciana y universal. Venecia recibió influencias bizantinas y flamencas.

 

Giovanni Bellini, tuvo influencias con su cuñado el paduano Andrea Mantegna, y también con Piero Della Francesca, Antonello de Mesina y Giorgione sin perder nunca su identidad. La poesía fue la inspiración y el fin de su arte.

Jacopo Bellini fue el padre de Giovanni y Gentile: su hija Nicodosia de casó con el paduano Mantegna en 1453 i al parecer allí adoptó el giro estilístico de los Bellini. Algo antes pasaron por Venecia Gentile de Fabriano, maestro de Japoco y otros maestros que anunciaban el Renacimiento como Paolo Ucello, León Baptista Alberti, Andrea de Castagno y Donatello. La obra de Jacopo ha desaparecido prácticamente pero los albumes del Louvre y la National Galery dan fe de su presencia y su arte.

Gentile Bellini: fue un buen retratista y pintor de las ceremonias de la República y también pintura narrativa que describía la vida de los santos. “El milagro de la cruz en puente de San Lorenzo” es una obra importante. En la pinacoteca de Brera está el espectacular lienzo de “La predicación de San Marcos en Alejandria”, comenzado por Gentile, que finalmente terminó su hermano Giovanni, En 1479 viajó a Constantinopla para realizar el retrato de Mohamed II y su hermano Giovanni le reemplazó en el Palacio de los Dogos. Giovanni terminó algunas obras comenzadas por su hermano.

 

LAS IGLESIAS VENECIANAS Y GIOVANNI BELLINI

Las iglesias de Venecia y con un acento especial las Galerías de la Academia asi como el Museo correr, el palacio de los Dogos y la fundación Querini Stampallia recogen una muestra muy importante de su obra. El recorrido de hoy es para las iglesias y algunos museos.Las Galerias de la Academia merecen reflexión aparte.

En Santa María Gloriosa del Frari se encuentra “Virgen con niño y ángeles músicos”.

En San Salvador, “Comida en casa de Emaus”.

En San Zacaria, otra maternidad “La Virgen con el niño en el trono y ángeles músicos” con exquisita arquitectura que muestra reminiscencias bizantinas. Y diálogo con la naturaleza, con esa minuciosidad descriptiva típica de la pintura flamenca.

Otra maternidad de la Virgen con Niño bendiciendo entre santos está en la iglesia de San Francesco della Vigna, con el donante Giacomo Dofin dignamente representado.

En Murano, en San Pietro Martir hay una bella y luminosa pintura con una Virgen glorificada y otros santos.El dogo se presenta ante la Virgen con el niño mientras los ángeles improvisan un conciertoy San Agustín observa portando el libro de la doctrina.El dialogo con la naturaleza aparece en el fondo del cuadro y está perfectamente conseguido.

En la basílica de Santi Giovani e Paolo está “El retablo de San Vicente Martir” una obra de madurez de Bellini dialogando con la naturaleza y la música.El poliptico está compuesto de nueve encasamientos dispuestos en tres filas. En la parte superior, La Piedad franqueada por el ángel y la Virgen de la Anunciación, en el centro San Vicente flanqueado por San Cristobal y San Sebastian.En la predela 5 milagros del santo: salvando a una ahogada y resucita personas bajo escombros; San Vicente consume las carnes de un hombre y una mujer culpables de un crimen con el fuego del Verbo y salva a sus almas; San Vicente resucita a un niño y libera a los prisioneros. En esta iglesia está enterrado Giovanni Bellini.

La Fundación Querini-Stampalia, centro activo de arte, está adaptada a los tiempos modernos, con exposiciones de arte actual, talleres de diseño, cafetería self-service, buena librería y aire universitario. Allí se encuentra “La presentación de Jesús en el templo” que tiene su réplica en otra de Mantegna en la Gemal Degalerie de Berlín, delicioso y muy actual centro del arte.

En el Museo Correr se observa la influencia de Mantegna en “La Crucifixión” describiendo la congoja y la infinita melancolía. En el mismo museo de la plaza San Marco, “Cristo muerto sostenido por los angelitos” y “La Transfiguración”. Aunque estas obras se atribuyeron a Mantegna, “la petrosidad “del artista paduano queda atenuada por la transparencia y delicadeza casi flamenca del paisaje lejano de tierra y agua. Pedro, Santiago y Juan asisten a la milagrosa aparición en el monte Thabor entre los profetas Moisés y Elías.

En el palacio de los Dogos, “Cristo muerto sostenido por la Virgen y San Juan Evangelista entre San Marcos y San Nicolás”. Tiene un cierto efecto patético que se ha comparado con la Pietá de Brera.

En San Juan Crisostomo “San Jerónimo entre San Cristóbal y Ludovico de Tolosa” que fue el último retablo pintado por Bellini antes de su muerte. Un contraste entre la vida contemplativa se San Jerónimo y la vida activa de San Cristóbal y Ludovico de Tolosa. Es un tema humanista donde está presente la meditación el desapego y el compromiso con el mundo. El mundo de la naturaleza aparece al fondo a través del impresionante arco bizantino homenaje a los orígenes de la civilización veneciana.

Marcel Brion define las vírgenes de Giovanni como” las más bellas, las más humanas y las mas delicadamente tiernas”. Se ha dicho de Bellini rodea sus maternidades de una calma que abarca todo lo relacionado con los sentimientos eternos del hombre: “la amada belleza, la venerada religión, eterno espíritu, vehementes sentidos y una pacificación coral que fusiona y esfuma los sentimientos”.

Deja un comentario