Cuadernos de viaje - 21/12/12

Nueva York: sabores variados

Nueva York / foto: RSA

Nueva York / foto: RSA

¿Qué decir de Nueva York? Ciudad excepcional, vital, llena de energía y de innumerables cosas que ver y disfrutar. Y que cuenta con ofertas para todos los gustos y todas las aficiones.

En los obligados recorridos por las distintas zonas de la ciudad, llega un momento en que el viajero ha de reponer fuerzas y, ante la variedad de posibilidades que se le ofrecen, duda dónde hacerlo, pues Nueva York es también un museo gastronómico. Aquí van algunas propuestas variopintas de establecimientos sitos en distintas zonas que cuentan con algún  atractivo especial y tienen buena relación calidad/precio (Tribeca Grill es el de precio mayor entre los propuestos).

 Carnegie Delicatessen and Restaurant está situado en 854 Seventh Avenue, entre las calles 54 y 55, en zona muy céntrica. Muy cerca, en la calle 57 está el Carnegie Hall, acreditada sala de conciertos, y la librería Rizzoli, muy acogedora y donde se encontraron Meryl Streep y Robert de Niro en la película “Enamorarse”. El restaurante Carnegie tiene un ambiente grato, abierto y animado, incluso a veces se comparte mesa (grande); sus paredes están cubiertas de fotos de artistas. Allí transcurren algunas escenas de la película “Broadway Danny Rose” (1983), de Woody Allen. La comida típica del lugar es pastrami en grandes raciones: carne de vaca marinada, cocida y ligeramente ahumada. Se toma en plato o en emparedado con pan de centeno y se acompaña de ensalada, salsa o pepinillos.

En el paseo por Little Italy puede tomarse un respiro en Lombardi’s, situada en 32 Spring St., esquina con Mott St. Típico restaurante italiano, con tradición desde 1905, se autodenomina la primera pizzería de América, y desde luego es cierto que el tamaño y contundencia de sus pizzas pueden dar fuerzas para continuar los intensos recorridos por la ciudad.

Sylvia’s Restaurant está en Harlem, en 328 Lenox Avenue (también llamada Malcom X Boulevard), entre las calles 126 y 127. Actualmente las zonas céntricas de Harlem pueden visitarse durante el día sin problemas y disfrutar de la variedad étnica de sus calles. Sylvia’s está muy cerca del Apollo Theater, local mítico para los amantes del jazz por su historia y sus actuaciones. En un ambiente muy cordial (no debe extrañar que te llamen “dear”, cariño) y animado, ofrece manjares muy sabrosos tipo Carolina del Sur: pollo frito, costillas picantes, con guarniciones con guisantes y col, y una deliciosa tarta de batatas. Verdaderamente reconfortante.

Y como última sugerencia, Tribeca Grill, en 375 Greenwich St., que puede uno utilizar como lugar de parada cuando viene de visitar la zona 0 o cuando se recorre el barrio en expansión de Tribeca y el cercano Soho. Se trata de un restaurante de cocina norteamericana, con un salón acogedor con una barra circular y paredes enladrilladas. También tiene mesas en el exterior. Robert de Niro es copropietario del local y dicen que aparece por allí algunos días. La comida es contundente, con una carne muy sabrosa, y los postres son muy apetecibles.

Leave a Reply