Lugares, personas e ideas - 06/03/13

Mujeres místicas en la Edad Media

La Edad Media conoció el florecimiento de grandes figuras místicas femeninas en Occidente. Hildegarda de Bingen encabezó el gran resplandor místico del siglo XIII, en que mujeres como Santa Clara de Asís, Mechtilde de Magdeburgo, Hadewijch de Amberes,  Margarita Porète y Santa Catalina de Siena escribieron acerca de su experiencia de Dios en lenguas vulgares en unas obras que denotan su gran cultura y que constituyen el mejor testimonio de la espiritualidad femenina de la época.

 

LA BAJA EDAD MEDIA

La Baja Edad Media es el tiempo de Eloísa y Abelardo, de Leonor de Aquitania y de su hija María de Champaña; de las “cortes de amor”; el tiempo de los “lenguajes secretos”, los personajes legendarios y las aventuras prodigiosas; es el tiempo de la leyenda del Grial, de los “fieles de amor” y el “reino de la Dama”, de símbolos alquímicos y numéricos, y de trovadores, que entretejen un mundo nuevo y crean espacios literarios. Es también el tiempo de  mujeres que escriben y hablan acerca de lo que les sucede en un espacio invisible: el de su experiencia interior.

La mujer perteneciente a las órdenes religiosas, a la nobleza y la alta burguesía, ocupó un papel destacado en la religión, como el poder de importantes abadesas, en la con política con numerosas reinas como Leonor de Aquitania (1122-1204),  paradigma de mujer con relevancia política y extraordinaria cultura, protectora de trovadores y que durante casi medio siglo hizo y deshizo en la política europea.

La pérdida de derechos civiles por parte de la mujer no sucede durante la Edad Media en buena parte marcada por el derecho germánico, sino por la progresiva introducción del derecho romano, que negaba dichos derechos a mujeres y niños.

El misticismo está generalmente relacionado con la santidad. En el Cristianismo

Se describen manifestaciones físicas sobrenaturales denominadas milagros, como los estigmas y fenómenos parapsicológicos. Mística también designa “el conjunto de las obras literarias escritas sobre este tipo de experiencias espirituales, en cualquiera de las religiones”.

Hildegard Von Bingen

Hildegarda de Bingen

Hildegarda de Bingen nació el 16 de septiembre de 1098-1179 en Bermersheim vor der Höhe, conocida también como  la Sibila del Rin o Profetisa teutónica. Su vida transcurre en un siglo de ebullición intelectual, religiosa y política.  Fue una de las mujeres más extraordinarias de la Edad Media. Gebeno De Eberbach en 1220  recopiló sus escritos proféticos, Speculum futurorum temporum, del que se conservan más de cien manuscritos, que dan idea de su extraordinaria difusión.

Poetisa y música que nos ha dejado 78 cantos de alabanza. Visionaria, teóloga, abadesa y médica y a ella le debemos un repertorio sorprendente de las virtudes curativas de la naturaleza.

Confiada a los ocho años al monasterio benedictino de Disibodenberg, se convierte en su abadesa a los treinta años.

Es llamada por el papa Urbano II para que pueda exponer sus visiones ante el Concilio. Es  autorizada a exponer su doctrina, y empieza para Hildegarda una intensa etapa de vida pública, y de numerosa correspondencia a través de la cual da sus consejos a obispos y reyes. Su vida es, una mezcla de vida activa y de vida contemplativa. Hildegarda monja, vive en el monasterio, pero tiene presentes y conoce perfectamente los problema políticos de su tiempo. Interviene incluso para intentar poner fin al cisma creado por Federico I al nombrar, por su cuenta, a cuatro papas. El Papa le pide que predique, y ella sale, habla, y predica. Además tiene fama de hacer milagros y curaciones y acuden a ella enfermos de todas partes.

Las visiones místicas de Hildegarda se parecen a las de los profetas del Antiguo Testamento. Interpretaba las Sagradas Escrituras a la luz de Dios, aplicándolas a las distintas circunstancias de la vida y son ricas en contenidos teológicos. Hace referencia a los principales acontecimientos de la historia de la salvación, y usa un lenguaje principalmente poético y simbólico.

En ninguna de sus obras o escritos, Hildegarda se atribuye a sí misma ningún mérito, se define como «pobre criatura falta de fuerzas». Todo lo que sabe y hace, es obra de Dios. Las visiones, las revelaciones, las curaciones que realizó, fueron sobrenaturales: «todas las cosas que escribí desde el principio de mis visiones, o que vine aprendiendo sucesivamente, las he visto con los ojos interiores del espíritu y las he escuchado con los oídos interiores, mientras, absorta en los misterios celestes, velaba con la mente y con el cuerpo. No he expuesto nada aprendido con el sentido humano, sino sólo lo que he percibido en los secretos celestes«. (Prólogo del Liber Divinorum Operum)

Sus  principales obras son un tríptico compuesto por “el Sci vias” o “Conoce las vías” (del Señor), “el Liber vitae meritorum” o “Libro de vida de los méritos” y el último “el Liber divinorum operum” o “Libro de las obras divinas”

Otra de sus obras es la Lingua Ignota (1150?) formada por unas 1000 palabras y un alfabeto de veintitrés letras (Litterae Ignotae), de las que solo hay información fragmentaria.

Murió el 17 de septiembre de 1179 y fue sepultada en la iglesia de su convento de Rupertsberg, del que fue Abadesa hasta su muerte. Sus reliquias permanecieron allí hasta que el convento fue destruido por los suecos en 1632. Actualmente sus restos se encuentran en la iglesia parroquial de Eibingen.

Su biógrafo, Theorich de Echternach, narra así su muerte: «Sobre la habitación en la que entregó su alma a Dios en el primer crepúsculo de la noche del domingo, aparecieron en el cielo dos arcos brillantísimos y de diversos colores que se ensancharon por un gran camino extendiéndose por la tierra en cuatro partes … En el vértice allí donde los arcos se cruzaban surgió una clara luz en forma de círculo lunar que se ensanchó tanto que pareció apartar las tinieblas de la noche de la habitación … Debe creerse que Dios, con este signo mostraba con cuanta claridad había iluminado a su amada en los cielos»

El pensamiento de Hildegarda responde, ocho siglos más tarde, a preocupaciones muy actuales: salud psíquica, física, espiritual, ecología.

El 7 de Octubre de 2012 el Papa Benedicto XVI le proclamó oficialmente «Doctora de la Iglesia».

Santa Clara de Asis

Santa Clara de Asis

Santa Clara de Asis nació el 16-7-1194 en la ciudad italiana de Asis. Fue discípula de san Francisco y fundó la Orden de Damas Pobres de San Damián, llamadas Clarisas, rama femenina de la Orden franciscana. Gobernó con fidelidad exquisita al espíritu franciscano hasta su muerte. La pobreza era la pieza angular de su vocación.

Dejó escrito “Cuatro cartas a Inés de Praga” en las que usa un “estilo alto” elegante y un lenguaje florido y elaborado a la manera de la época, según las leyes de la retórica. “Carta a Ermentrudis”,La Regla y por último el “Testamento” en un estilo mucho más sencillo y modesto con un lenguaje menos retórico.

Murió en San Damián, a las afueras de Asís, el 11 de Agosto de 1253. Fue canonizada solo dos años después por Alejandro IV.

«Vete en paz ya que has seguido el buen camino; vete confiada, ya que tu Creador te ha santificado, custodiado incesantemente y amado con la ternura de una madre con su hijo». «Oh Dios, bendito seas por haberme creado». Estas fueron las últimas palabras de una gran mística llena de alegría y de amor a Dios y a los hombres.

Matilde de Magdeburgo

Matilde de Magdeburgo

Mechtilde de Magdeburgo tuvo una sólida educación en la diócesis de Magdegurgo. De niña fue “saludada” por el Espíritu Santo. Hacia la edad de 23 años abandonó su familia para exiliarse como beguina en Magdeburgo. Su vida esta rodeada de cierto misterio

Guardó silencio sobre sus experiencias místicas excepcionales. Su confesor fue el dominico Enrique de Salle, quien la motivó a redactar “La luz rutilante de la Deidad”.

Mujer apasionada e inquieta. La espiritualidad de la mística no deja de evocar a Dante y al milenarismo, frecuente en la  Edad Media.

En sus escritos denuncia con virulencia los defectos del clero, del Imperio y de la orden dominicana.  En el ocaso de su vida se retira al convento cisterciense de Helfta.

Dejó escrito este verso:

“Debo, lejos de todas las cosas, darme a Dios,

Que es mi padre por naturaleza,

Mi hermano por la humanidad,

Mi prometido  por el amor”

(La luz rutilante de la Deidad)

 

Margarita Porete

Margarita Porete

En mi recorrido por las mujeres místicas no puedo obviar a Margarita Porète condenada por hereje a la hoguera en junio de 1310, por una comisión de teólogos. También su obra “El espejo de las almas simples y aniquiladas” escrito en francés antiguo, picardo,  fue denunciado y el obispo de Cambrai ordena su quema pública. Se tradujo al latín y otras lenguas y tuvo una amplia difusión. El lenguaje, y el formato alegórico de un diálogo entre personajes como el Amor, la Virtud y el Alma, reflejan una familiaridad con el estilo de amor cortés popular en la época, y da testimonio del alto nivel de educación y sofisticación de la Mística.

Aunque la mayor parte del libro parece seguir un argumento racional y erudito defiende que el alma debe dejarlo todo, incluso la razón. El «alma aniquilada» es aquella que lo ha abandonado todo excepto a Dios. Una de las características esenciales del libro es su finalidad eminentemente práctica: Marguerite pretende enseñar doctrinas para conseguir la «simplificación», por ejemplo a través de imágenes.

“Él es en plenitud:

De Él recibo plenitud”

(El espejo de las almas Simples y aniquiladas)

 

El arbol del amor de Hadewijch

El arbol del amor de Hadewijch

Hadewijch de Amberes poeta y mística fue una de las primeras escritoras que escribió en la lengua vulgar de su región, neerlandés medio. A su muerte cayó en el olvido y fue en  el siglo XIX descubierta de nuevo esta gran contemplativa. Mujer de gran cultura alimentada en particular  de San Agustín, san Bernardo y Guillermo de Saint-Thierry, redacta visiones, poemas y cartas donde expone su tema predilecto: el amor.

Se conservan cuatro manuscritos entre visiones, cartas y poemas: “Dios, amor y amante”. “El lenguaje del deseo”.

En sus poemas, más de 60, ensalza el Amor místico de Dios. Personifica el Amor en una persona y lo incorpora al lenguaje trovadoresco y caballeresco de su época. En versos largos y cortos, plasma la intensidad y emoción del Amor que siente por Dios.

De las 31 cartas que se conservan, unas son tratados de vida espiritual y otras son misivas dirigidas a otras mujeres sobre las que podría haber ejercido cierta autoridad.

Por último Santa Catalina de Siena predicadora y mística, muestra muy pronto facultades místicas. A los 17 años ingresa en la Orden tercera dominicana. Sus iniciativas políticas fueron numerosas. Su  espiritualidad se expresa esencialmente en “el Dialogo”. Estuvo fuertemente marcada por santo Tomás de Aquino, toma de la espiritualidad dominicana la devoción mariana y fue influenciada por san Francisco en el cuidado a los abandonados.

Santa Catalina de Siena

Santa Catalina de Siena

Fue enterrada en la Iglesia de Santa María sopra Minerva en Roma; su cráneo fue llevado a la iglesia de Santo Domingo de Siena y un pie se encuentra en Venecia.

En 1970 el papa Pablo VI le otorgó el titulo de Doctora de la Iglesia.

La vida y el pensamiento de estas mujeres nos transmiten su profundo y hermoso mensaje que impregno su vida y persiste en su obra atravesando el tiempo hasta nuestros días.

Estoy en mi despacho, “El rincón de las Musas” leyendo un último verso “del lenguaje del deseo”, una rosa solitaria sube hasta la ventana. A través de los cristales veo perfiladas las cumbres nevadas en el horizonte.

Toda el agua que saca el deseo

 la bebe el amor, y no se sacia.

Amor exige al amor

 más de lo que la inteligencia entiende.»

La noche se acaba, las luces eléctricas bailan en el alba como velas en el mar.

Deja un comentario