Política - 04/02/10

Mariano Constante en el recuerdo y en el olvido

Esta mañana el Heraldo nos ha sorprendido a casi todos con la noticia de la muerte el pasado día 20 de enero en Montpellier del “notario de Mauthausen”, el incombustible Mariano Constante que tanto esfuerzo volcó para que los testimonios de aquel horror quedaran presentes en el genoma de las generaciones que han seguido.

A lo largo de toda la jornada he estado buscando reacciones en las páginas digitales de los principales rotativos pero nada de nada, nadie se ha hecho eco. Toda la jornada esperando una declaración oficial del Gobierno de Aragón que le concedió la Medalla de los Valores Humanos en 2002, pero ni una sola palabra de recuerdo para un ciudadano ejemplar que para muchos figura desde yá en ese Panteón virtual que acoge a quienes nos han impresionado por su trayecto en esta vida, desde luego bastante más que el de la gran mayoría de los prohombres de la clase política aragonesa que con tanta alegría se autoreparten los honores y loores de la Comunidad Autónoma.

Nosotros hemos “corrido” esta mañana para que El Sueño Igualitario hiciera de altavoz, como siempre intentamos hacer con las cosas y los hechos que nos emocionan, pero nos hemos quedado casi sólos. En fin, no nos explicamos lo que ha pasado, cuando hace bien pocos días las instituciones aragonesas habían tenido a bien sumarse a la conmemoración de la liberación de Auschwitz-Birkenau por las tropas soviéticas en 1945. Nadie o casi nadie debía saber entonces de Constante y su salud ya precaria en los últimos tiempos, porque nadie conocía que en esa fecha ya nos había abandonado.

Algo que debía haber creado conmoción y haber conmovido a casi todos ha pasado casi de largo con una contraportada como premio dos semanas después de acontecer.

1 comment to Mariano Constante en el recuerdo y en el olvido

  • Sergio Benítez Moriana

    Imprescindible la lectura de “Los años rojos”, relatando su infancia, su experiencia en la guerra civil a las órdenes del “El Esquinazau” en la 43 División, la que resistió heroicamente en la famosa bolsa de Bielsa, aislada del territorio republicano, y su experiencia en Mauthausen, relatando la organización de los presos españolas para sabotear, en la medida de lo posible, todo aquello que fabricaban para el ejercito alemán. Su lectura es estremecedora y a la vez una delicia.

Leave a Reply