Ciudades y pueblos - 04/02/10

Aguilar del Alfambra contra WBB-SIBELCO: el trasvase oculto

 
Desde hace ya casi dos años WBB-SIBELCO amenaza a Aguilar del Alfambra (Teruel) con un proyecto de mina de arcilla a cielo abierto, a pesar de la oposición de la población. El proyecto es parte de una cuenca minera encubierta.

 El origen de la historia es sencillo: una multinacional quiere abrir una mina salvaje en un pueblo estragado por el éxodo rural. El guión habitual hubiera sido que los habitantes de Aguilar recibieran entusiasmados a la empresa portadora de progreso. Craso error. La población analizó el proyecto y, una vez hecho, adoptó una postura unánime y razonada: oposición total.  

WBB-SIBELCO ofrecía cuatro puestos de trabajo temporal y un canon ridículo a cambio de arrasar una superficie indeterminada de hectáreas de cultivo y pasto, a 1.700 m del pueblo, afectando al paisaje de chopos cabeceros del Alfambra y sus barrancos, y garantizando una total visibilidad del monstruo desde las casas. Ni agricultores, ganaderos e inversores turísticos estimaron como aceptable la destrucción de sus actividades. El resto de vecinos tampoco tuvo en gran opinión la pérdida de su calidad de vida, paisaje, medio ambiente y del dinero empleado en arreglar sus viviendas a cambio de una cotidianeidad de polvo, ruido y tráfico pesado. Como expresión de esta oposición se constituyó la Plataforma Aguilar Natural a finales de abril de 2008.  

Esta val corre el riesgo de ser trasvasada para las azulejeras de Levante

Por su parte, el Ayuntamiento recavando informes técnicos estimó que el proyecto de WBB-SIBELCO debía pasar por una Evaluación de Impacto Ambiental, competencia de la DGA. Esta postura le valió un pleito por lo contencioso-administrativo para conseguir que ni la normativa municipal ni la Ley de Protección Ambiental de Aragón fueran observadas. El desarrollo de este episodio es una bufonada digna del esperpento valleinclanesco.  

La señora jueza María Elena Marcén encargó un peritaje… independiente. Aunque el perito no pisó Aguilar, no se leyó la normativa municipal, no contestó a la cuestión medioambiental, incurrió en contradicciones documentales, solo empleó como fuente de información el proyecto de la multinacional (sin criticarlo, incluso entrecomillando fragmentos del mismo como conclusiones propias), y de que realizó unos ensayos de laboratorio con arcilla no obtenida por él ¡sino proporcionada por WBB-SIBELCO!, la Sra. Marcén optó por lavarse las manos. El “peritaje-sentencia” dio la razón a la multinacional, decisión recurrida por el Ayuntamiento de Aguilar.  

Este estilo, tan inaceptable como habitual en esta tierra, no solo amenaza con hacer añicos el futuro de Aguilar, sino que se cierne como una hipoteca insalvable sobre todo el Alto Alfambra, desde Galve hasta Gúdar. Entre WBB-SIBELCO, con cinco proyectos, y Pandols S.A., con uno, hay en fase de aceptación, rechazo o denegación hasta seis minas a cielo abierto, que se unirían a la de Galve de WBB-SIBELCO. En otras palabras, las empresas que abastecen a las industrias azulejeras de Levante están planificando la creación de una cuenca minera —con la devastación que comporta— en una zona de gran valor natural y objeto de inversiones agropecuarias y turísticas de índole muy diversa a la que nos ocupa.  

Sus planes, acelerados por las dificultades que encuentran para ampliar o abrir nuevas explotaciones de arcilla en la Comunidad Valenciana, tienen un gran aliado en la indefinición de la Administración y en la ausencia de una ordenación del sector. El procedimiento consistente en evaluar proyectos mineros individualmente pero no en su conjunto, puede significar que del día a la noche las empresas mineras cambien el presente y el futuro de una comarca solo por las necesidades de sus negocios… y contra la voluntad de sus habitantes, los mismos que son la razón de ser de esas administraciones. Es urgente una ordenación del sector (puede consultarse una propuesta en www.aguilarnatural.com).  

Desde la Plataforma Aguilar Natural, con el apoyo de asociaciones como el Colectivo Sollavientos, luchamos por hacer visible esta realidad que, de materializarse, significaría dilapidar nuestro territorio en beneficio de un trasvase silencioso y terroso que seguiría amplificando el desequilibrio entre el interior rural y la próspera periferia. En Aguilar luchamos para que el futuro sea nuestro.

4 comments to Aguilar del Alfambra contra WBB-SIBELCO: el trasvase oculto

  • […] http://www.andalan.es/?p=773.  Temas: Aguilar del Alfambra, Alto Alfambra, minería de arcilla, Plataforma Aguilar Natural, […]

  • Hace ya demasiado tiempo que nuestro medio ambiente sufre la expoliación humana por diferentes vías. Los pueblos de Teruel que prácticamente quedan indefensos por la despoblación, paradójicamente son uno de los bienes que no podemos permitirnos perder. El progreso debería reflejarse en el medio rural de manera que podamos tener más naturaleza y menos impacto cementero. Demostrando que hemos progresado, que hemos aprendido que progresar no significa alterar y destruir el poco medio que nos queda, sino que debemos conservarlo como patrimonio y respetar su dignidad y valor en beneficio de todos. La noticia de la crisis económica ha desplazado la del cambio climático, ¿qué pasa, que ya no existe? el año pasado la Tierra no tenía más tiempo, era tarde para su conservación ¿y ahora si tiene? Esperemos pues a que mueran los árboles y se contamine el río, entonces nos daremos cuenta de que no podemos comer dinero.

  • l.pgoliver@gmail.com

    Ciertamente, esta empresa y otras del sector, se proponen abrir la cuenca minera que mencionan en el artículo. En el año 2007 ya anunció su intención en terrenos wue se encuentran entre los municipios de Allepuz y Jorcas, sorprendiendo de golpe, a los propietarios de los terrenos en los que se proponía realizar la extracción en los que, además, se encuentra, al menos, un yacimiento arqueológico. Por suerte, la acción conjunta de oposición de dichos propietarios y de los ayuntamientos locales, así como las alegaciones de diversos particulares, entre ellos del Colectivo Sollavientos, recién formado, paralizó el tema. Es de señalar que la citada empresa utiliza las más “sutiles” estrategias para ganar: algunos metros menos de los marcados por la ley, localización de las minas siempre entre dos pueblos etc.
    Es muy significativo, aleccionador y ejemplar el que un pueblo como Aguilar de Alfambra haya dicho NO tras un análisis detallado de la oferta: ventajas e inconvenientes. Resultaría muy conveniente que continuaran escribiendo en Andalán todo el proceso que viven y animar a los pueblos amenazados a que estén alerta y se unan.

  • toyagar

    Aguilar es un lugar encantador.
    El pueblo, encaramado en la solana, domina las tierras del Alto Alfambra. Entre el Altiplano de Teruel y la sierra de Gúdar, guarda el esplendor ganadero y textil en la arquitectura popular.
    A sus pies, la suave vega del Alfambra, con su colección de diminutos huertos cercados con piedra y hiedra y los amplios secanos que se dilatan hacia los montes. A la vera del río, el camino entre los chopos cabeceros regala unos paseos deliciosos entre viejos y monumentales árboles.
    Hacia Galve, los Estrechos. Un paisaje con un profundo carácter turolense. Lomas y páramos rocosos salpicados con erizón y guillomera. Los cantiles calizos forman un cañón fluvial que desemboca en Galve, muchos kilómetros después. Antaño tierra de ganaderos, hoy de cabra montés, silencio y soledad.
    Pero también de gentes que aman profundamente a su tierra y a su cultura. Gentes que luchan por darle un futuro con proyectos ilusionantes.Con el turismo cultural o con un queso exquisito.
    La mina de arcilla es un mazazo al futuro de esta tierra. Más arcilla para las azulejeras levantinas, dos empleos y medio (como en Galve), un paisaje destruido y un lecho fluvial arrasado.
    Otro expolio más.
    Teruel no puede ser la trastienda sucia de la rutilante Plana de Castellón.
    Aragón, sobre todo esta Zaragoza cada vez más ensimismada en su egolatría, no puede mirar para otro lado.

Leave a Reply