Lugares, personas e ideas - 30/11/13

Mi paseo por Brujas

Un aspecto de Brujas

Un aspecto de Brujas

Brujas, la Venecia del Norte, conserva un rico legado de los tiempos lejanos en los que fue una importante metrópoli.  Sus museos con la magnífica presencia de  primitivos flamencos como  el museo Hans Memling en   L’Hôpital Saint-Jean,  con  su interesante farmacia  del siglo XVIII, y el  museo Groennige.           Entre sus  sus iglesias destacan  la catedral San Salvador o la Basílica de la Santa Sangre. El imponente Belfort es otra muestra mas   de la extraordinaria actividad artística de los antiguos Países Bajos.

Desde el año 2000,  todo el exquisito conjunto urbano de Brujas es Patrimonio Mundial de la UNESCO.

 

Un paseo por Brujas

Llego a Brujas, ciudad romántica, bella y encantadora, atrayente y  seductora, histórica, medieval y acogedora, en una magnífica mañana de comienzo del otoño. “Brugges”  significa “puente” en neerlandés, ya que medio centenar de puentes se encargan de conectar los numerosos canales de la ciudad.

Caminando por sus calles de piedra recuerda  “un cuento de hadas” y nos transporta a otra época, con carruajes que combinan perfectamente con el paisaje de casas antiguas del siglo XVII con fachadas coloreadas y frontones escalonados. Veo grandes ventanas  como las que dibujan los niños, que se alternan con comercios de cuidados escaparates con gran variedad de chocolates y aromas tentadores.

En la plaza Markt se encuentra uno de los símbolos de la ciudad, el Campanario Belfort que se alza imponente con sus 83 metros de altura y sus 47 campanas, simboliza libertad y prosperidad. Tiene además unas preciosas y típicas  fachadas y un magnífico edificio de estilo neogótico que es el Palacio de la Provincia.  En el centro de la plaza una estatua en memoria de dos héroes de la ciudad, Jan Breydel y Pieter de Konich, protagonistas de la batalla de la Espuelas de oro, donde se enfrentaron los ejércitos del Duque de Flandes y muchos campesinos contra los ejércitos.franceses

La plaza del Burg puede considerarse la cuna de la ciudad. En su castillo vivió el primer conde de Flandes y simboliza el poder de Flandes. Es admirable por las fachadas de los principales edificios. el Ayuntamiento es de estilo gótico y  en su  interior destaca la Sala Gótica con sus murales y su espléndida bóveda ojival policromada que se apoya sobre ménsulas esculpidas con escenas bíblicas de gran valor artístico. En las bases de las nervaduras de la ojiva figuran las cuatro estaciones y representan los cuatro elementos, la tierra, el aire, el agua y el fuego.

Es lugar de peregrinaje la Basílica de la Santa Sangre, una doble capilla en dos pisos, de estilos románico y neogótico. En su interior se conservan unas gotas de la sangre de Cristo traídas por el conde Thierry de Alsacia cuando volvió de las Cruzadas en Tierra Santa y que ofreció  a la ciudad de Brujas.

La iglesia de Nuestra Señora erigida en el s. XIII con su grácil y elegante campanario domina la ciudad. En su interior alberga una bonita escultura de juventud de Miguel Ángel y los mausoleos de la duquesa María de Borgoña y su padre Carlos el Temerario, tumbados y con las manos en posición de orar tienen a sus pies, él un león, símbolo de la fuerza y ella un perro, símbolo de la fidelidad.

Seguimos hasta la Catedral de San Salvador, una de las iglesias más antiguas de la ciudad con una magnífica torre románica de base cuadrada que le da aspecto de castillo. En el interior una colosal estatua que representa al Creador del maestro “Artus Quellinus” y un espléndido púlpito.

Antes de visitar el antiguo hospital de Saint Jean dedicado como museo  a la obra de Memling nos paseamos por el idílico puente de San Bonifacio , conocido como “el puente de los amantes”, miles de veces recordado por las cámaras de los visitantes. Y los pinceles de los pintores.

Guido Gezelle, un poeta

Nos sentamos a tomar un café en una placita presidida por la escultura de Guido Gezelle, un poeta  flamenco, nacido en Brujas.

En la que  fuera su casa natal existe un íntimo museo rodeado de un pequeño jardín, dedicado en su honor,  que evocan y muestran la carrera literaria del sacerdote-poeta donde se exponen sus objetos personales. Posee también una importante biblioteca donde se muestran sus manuscritos y obras.

 

Hans Memling, Matrimonio Mistico de santa Catalina

Hans Memling, Matrimonio Mistico de santa Catalina

 

Hans Memling

El Museo Memling se encuentra instalado en la capilla del Hospital San Juan, uno de los más antiguos de Europa, acogía peregrinos y  enfermos indigentes a partir del siglo XII.  El documento más antiguo que se conserva en sus archivos se remonta al año 1188.

Hans Memling el pintor soñador-poeta, considerado el Fra Angélico del Norte, de origen alemán, se estableció en Brujas y obtuvo el derecho de ciudadano en 1465.

Fue discípulo de Roger van der Weyden. Suavizó y dulcificó los trazos de su maestro,  más intensos  y dramáticos.  Sus obras tiene un hondo sentimiento emocional,  delicadeza y armonía , composición equilibrada y simétrica, de claridad lumínica, y un uso magistral de la gama cromática de dorados, rojos y azules.

Sus figuras irradian una devoción serena más que el  dramatismo  muchos pintores  contemporáneos.Aporta destacados fondos paisajísticos en sus cuadros.

Falleció en Brujas y su tumba se encuentra custodiada en la iglesia de  St. Gillis

En este hospital convertido en museo se exponen seis de sus mejores obras, entre ellas “La adoración de los Magos” representando tres episodios del nacimiento de Jesús. La representación de los Reyes-Magos está llena de gran simbolismo. Representan los reyes de Tarsis (España), Sjèba (Arabia) y Seba (Etiopia) que rodeando al Niño expresan la fuerza espiritual y la alianza  con la Cristiandad.

El mismo tema tratado por el pintor también se expone en el Museo del Prado .

En “El descendimiento de Cristo” destaca la gran mancha azul del manto de la Virgen y el color blanco marfil del Crucificado. Sobre un paisaje crepuscular  emergen las rocas de Jerusalén. Aporta  tranquilidad  paz y  reconciliación por todos los sufrimientos.

Urna de santa Ursula

Urna de santa Ursula

En el tríptico “El matrimonio místico de santa Catalina”  el  se representa a la Virgen y al Niño sobre el trono. A ambos lados de píe, San Juan Evangelista y San Juan Bautista, los santos protectores del hospital. En la parte inferior a la izquierda Santa Catalina identificada con los atributos de la rueda y la espada. El Niño Jesús desliza sobre su dedo el anillo de compromiso, sellando la boda celeste y su unión mística. A la derecha Santa Bárbara con la torre que simboliza la vida activa de las hermanas. Se dice que la representación de Santa Catalina podría ser el retrato de María de Borgoña.

Siguiendo el recorrido en la capilla una verdadera joya artística,  un precioso “Relicario o urna de Santa Ursula”, realizada en madera dorada, tiene forma de una capilla gótica. En los laterales se presentan episodios de la vida de la Santa, narrados con una gran fantasía y minuciosidad.

Alrededor del claustro, que formaba parte del convento, se sitúa La antigua farmacia que conserva su aspecto del  s. XVIII. Se conservan utensilios de la época, potes de cerámica, morteros para triturar las hierbas medicinales. Se aprecia el  mostrador de haya del s. XVII y el armario de los venenos de la época. Comenzó su función en 1643 y estuvo activa hasta 1971. Era atendida por dos religiosas formadas por un farmacéutico  de la ciudad.

 

Museo Groeninge

El Museo Groeninge o museo de Bellas Artes contiene una amplia colección de la pintura belga y flamenca, desde Jan van Eyck  hasta Magritte y Paul Delvaux.

En la sala primera  un  importante díptico “El juicio de Cambyse” de Gerard David una obra de gran meticulosidad y colores intensos y donde se añade motivos decorativos del Renacimiento italiano, medallones, guirnaldas de flores…. En otra sala  los primitivos flamencos Jan Eyck y “La Vierge au chanoine Van der Paele” y  sobre todo El “Triptico Moreel” de Hans Memling que representa a San Cristóbal atravesando el río con el  Niño Jesús sobre sus hombros hacia  un paraíso ideal poblado de seres felices, libres de las angustias terrestres. Su obra El bautismo de Cristo” también está expuesto en otra sala

Delvaux, Serenite

Delvaux, Serenite

Otra sala  dedicada al Renacimiento y su gran representante Jerome Bosch ( El Bosco)en su tríptico “El juicio final” una sátira donde se representan todo tipo de personajes y monstruos fantásticos, simbolizando el mal que amenaza a la belleza y la luz del mundo. “La muerte de la Virgen” donde alrededor de una Virgen cadavérica la rodean 12 discípulos  de Cristo de rostros desesperados. Los colores y la luz azulada confieren un carácter irreal a la escena.”

El surrealismo, el cubismo y el simbolismo belga están representados con “Les Amoureux au village” de Frits Van den Berghe, “La Dernière Cène” de Gustaf van de Woestijine, “Sérénite” de Paul Delvaux y “L’Attentat” de Magritte.

 

Me despido de Brujas

Seguimos nuestro paseo por la ciudad hacia el Beaterío, un grupo de casas alrededor de un bello jardín, donde vivieron las beguinas de Brujas, mujeres que vivían su religiosidad con las reglas de las monjas, pero sin hacer realizados los votos. En la actualidad en un monasterio de monjas benedictinas.

De camino a la estación que nos llevará a Bruselas  nos sentamos en uno de los bancos que bordean “El Lago del Amor” o Minnewater. (Minne en neerlandes significa amor). Cuenta la leyenda, que “Minna una joven doncella tras negarle su padre casarse con su enamorado, huyó a la zona más oscura del bosque y allí murió. Cuando su enamorado la encontró, separó las aguas del lago y  decidió enterrarla allí, para que perdurara siempre su amor bajo las aguas del lago.”

 

El beaterio de Brujas

El beaterio de Brujas

Deja un comentario