60 medidas contra el caos - 21/03/14

60 medidas contra el caos (5). Política: Varios (continúa)

21.   Denuncia amistosa del Concordato con el Vaticano. Negociar nuevos acuerdos. La situación actual arrastra anacronismos y contradicciones. Los artículos 6 y 7 de nuestra Constitución de 1978, sobre los partidos políticos y sindicatos, repiten la misma frase: “Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”. Pero no se exige lo mismo a las confesiones –no democráticas- a las que este Estado subvenciona. Incluso el Rey, los Presidentes de Gobierno y los Ministros de Justicia o Exteriores, suelen manifestar las exquisitas relaciones de España con la Santa Sede (Vaticano), el único estado no democrático de Europa. Formalmente no-democrático, o sea, ni en la intención, ni en los hechos. Tendría menos importancia si el pequeño Estado Vaticano no fuera también el Ejecutivo de 1.200 millones de católicos (=“bautizados”, único criterio para el Anuario Pontificio). Con la praxis que ya conocemos, pues la Iglesia Católica Oficial incumple los Derechos Humanos (1948) en estos artículos: 1, 12, 16.1, 18, 19, 21.3, 23.4 y 26.2.

60medidas_5

 

22.   Los obispos no representan a nadie, salvo al Vaticano, que los elige a dedo y en secreto. Ni siquiera los demás obispos españoles, ni los curas ni las monjas, ni los profesores de catolicismo, ni los catequistas… participan en su elección. Los obispos sólo son, pues, repetidores de señal, “con tortícolis de tanto mirar a Roma” –en palabras del propio cardenal Tarancón. Sin embargo, el Estado Español trata con los obispos españoles como si fueran representantes de los católicos españoles. ¿Cómo sé yo que Rouco Varela representa a los católicos madrileños, si a los católicos no nos dejan votar? Esto perdura con la aquiescencia repetida del Estado Español. En este tema, muchos católicos españoles no nos sentimos representados ni por la Iglesia teocrática ni por el Estado llamado democrático, que se suele poner una venda en los ojos con complicidad manifiesta. Este anacronismo lo han mantenido UCD, PSOE, PP, CIU y PNV. No es un servilismo nuevo que nos inventemos ahora, sino otra “herencia” más. Mejor dicho, otra INERCIA más.

23.   Ejemplos de anacronismo Iglesia–Estado:

a)    En Colegios Públicos o Institutos, durante las clases de Religión, los alumnos no católicos tienen prohibido avanzar en actividad curricular normal (lengua, matemáticas o idiomas) y son “entretenidos” con una asignatura-fantasma sin nota académica que ha tenido varios nombres: “Atención Educativa”. Aunque usted no sea profe, imagínese dirigiendo, durante una o dos horas semanales, una aula de 20 alumnos de 13 ó 14 años, sabiendo ellos mismos que no pueden suspender ni ir a septiembre. Aunque muchos padres, madres y profesores se extrañan por esta kafkiana situación, ningún gobierno democrático ha corregido todavía esta aberración pedagógica. ¿Será para no “molestar” al Vaticano?…

b)    Es verdad que la Iglesia ahorra dinero al Estado en la Enseñanza Concertada, como también otras Entidades o Centros Privados. Pero a costa de la explotación del profesorado. Si impartes 26 ó 28 horas lectivas semanales, mientras en un IES pueden ser 18 ó 20, claro que el Estado ahorra dinero. Pero esa enseñanza es de peor calidad y quema antes al profesorado. En el fondo, este ahorro se basa en una insolvencia indecente del Estado. Para quien no sepa de esto, dos horas semanales más —dos horas “sin importancia”— pueden significar 60 alumnos más, 60 cuadernos más, 60 exámenes más, 60 promedios más, 60 entrevistas más, 60 familias más, 60 “departamentos” más… en tu cabeza, pues la clase no lo es todo.

Deja un comentario