Ciudades y pueblos - 17/02/10

El manifiesto por la conservación del Chopo Cabecero

El pasado día 24 de octubre tuvo lugar en Aguilar del Alfambra la celebración de la I Fiesta del Chopo Cabecero, organizada por el Ayuntamiento, la Plataforma Aguilar Natural, el Centro de Estudios del Jiloca y el Proyecto VoluntaRíos, y apoyada por un gran número de asociaciones. El evento, realizado con vocación de continuidad anual en diversos municipios aragoneses, pretendía llamar la atención sobre la delicada situación que viven los chopos cabeceros, a la vez que poner en valor este patrimonio natural y cultural tan típico del sur de Aragón.

Escamonda de un chopo en la I Fiesta del chopo cabecero

Este árbol, variedad del Populus nigra, constituye un rico patrimonio etnobotánico muy ligado a la economía tradicional del sur de Aragón. Mediante la poda periódica del árbol cada 14-15 años, llamada también escamonda, se aprovechan sus ramas para diversos usos (construcción, leña, forraje), a la vez que éstas vuelven a rebrotar con mayor vigor, dando lugar a un ensanchamiento de la parte superior del tronco que le da la típica forma de “cabecero”, como se denomina popularmente, dando lugar a ejemplares monumentales y de gran belleza. Son, además, la base de una compleja comunidad biológica, un elemento clave en el paisaje turolense y una manifestación de su cultura popular.

La buena salud de estos chopos requiere que la escamonda no se abandone, lo que, por desgracia, ya se ha hecho en gran medida en muchas zonas de la geografía aragonesa. El Alto Alfambra cuenta con una de las choperas más extensas y mejor conservadas, dado que buena parte de la misma se ha seguido cuidando y podando periódicamente hasta la actualidad. Para saber más acerca de este majestuoso árbol recomendamos el magnífico estudio de Chabier de Jaime y Fernando Herrero, El chopo cabecero en el sur de Aragón: la identidad de un paisaje, publicado por el Centro de Estudios del Jiloca en 2007.

En esta fiesta fue leído el “Manifiesto por la Conservación del Chopo Cabecero”. El contenido del mismo, junto con los apoyos ya conseguidos, se puede consultar en la página del Centro de Estudios del Jiloca (http://www.xiloca.com/espacio/?p=2125) o en la de la Plataforma Aguilar Natural (http://www.aguilarnatural.com). Invitamos a aquellos investigadores, colectivos y asociaciones que quieran suscribirlo, y en general a todo aquel que quiera explicitar su apoyo, a que nos escriban a nuestra dirección de correo (aguilarnatural@yahoo.es).

Para leer el manifiesto: http://www.aguilarnatural.com/actividades/IChopo/ManifiestoIFiestaChopoCabecero.pdf

2 comments to El manifiesto por la conservación del Chopo Cabecero

  • lucia

    Cada día se aprende una cosa nueva, es verdad, en mis investigaciones sobre las cosas que me interesan, he descubierto, como en la canción de Los Rebeldes que “El pez más grande se come al más pequeño” o se lo quiere comer en este caso, “le puede romper el mejor de los sueños” como dice Carlos Segarra. Una gran empresa se quiere cargar, así como suena, una de las zonas más naturales que quedan, todo un ecosistema. Yo he sabido este año que los chopos del río, se llaman chopos ibéricos negros o chopos cabeceros y que el río de Jorcas forma parte de la zona más extensa y natural de Europa que tiene esta clase de árboles. La gran empresa no quiere tener en cuenta que los habitantes que quedan en los pequeños pueblos, quieren seguir teniendo el derecho de hacer lo que siempre han hecho, no quieren que venga nadie a abrir una mina de arcilla a cielo descubierto que no les sirve más que para hacerse ellos más ricos de lo que ahora son. Los chopos cabeceros son antiquísimos, han estado viendo generaciones de personas haciendo la historia desde donde están, con sus formas en el tronco. Cuando los podan para usar sus ramas como vigas, se quedan con formas casi humanas, son como gigantes que nos miran desde arriba, los guardianes del río con su melena al viento de hojas verdes en verano. No me imagino un paseo viendo el paisaje roto del río por ninguna fábrica llena de polvo, de ésas hay muchas ya. Demasiadas.

    En el pueblo de Aguilar de Alfambra, muy cerquita de Jorcas, es donde quieren hacer la mina, la empresa ha usado una estrategia hecha por alguien que seguro que no ha estudiado Educación para la Ciudadanía. Consiste en analizar la tierra en medio de dos pueblos para ver si uno dice que sí y así de paso los hacen reñir. Tampoco es un sitio que haga que la gente vaya a vivir porque no da puestos de trabajo, al contrario, si los que quedan son pastores y agricultores, les hacen más difícil que sigan haciendo el suyo. Se ha creado una plataforma para reunir a toda la gente que quiera defender a éstos árboles y proteger el río, podéis encontrarla aquí: http://www.aguilarnatural.com. Y pienso yo, si los chopos cabeceros están en el mundo tanto tiempo, más de lo que vivimos las personas, ¿Qué derecho tiene nadie a quitarlos? ¿No perdemos ya en incendios demasiados bosques que cuestan mucho de recuperar? Me gustaría conocer vuestra opinión.

    De parte de Neus, la niña del blog “nadie en los yermos!

  • uva

    Muchas gracias por la información.Su proposito me parece muy loable.Ánimo.

Leave a Reply