Cuadernos de viaje - 16/05/14

Wroclaw, ciudad monumental, universitaria y con enanitos

Wroclaw está situada en la parte suroccidental de Polonia, junto a los montes Sudetes, no lejos de Cracovia. Cuenta con 640.000 habitantes, de los que más de 100.000 son estudiantes universitarios, lo que da un especial ambiente y animación a la ciudad, acogedora y llena de atractivos.

 

Reloj en la torre del Ayuntamiento de Wroclaw / foto: RSA

Reloj en la torre del Ayuntamiento de Wroclaw / foto: RSA

 

 

Por su situación geográfica, (Dresde está a 150 Kms. y  Praga a 180), Wroclaw ha tenido una agitada historia y se ha enriquecido con una mezcla de culturas. Nace a orillas del río Oder en 1.100, dependiente de Polonia; en el siglo XIV pasa a Bohemia y en el siglo XVI a Austria y a Prusia, convirtiéndose en una gran ciudad industrial de Silesia, con el nombre de Breslau. Tras la derrota alemana en la segunda Guerra Mundial, la Conferencia de Postdam la restituyó a Polonia.

 

Panoramica de Wroclaw

Panorámica de Wroclaw

 

Edificada sobre islas e islotes, está unida por un centenar de puentes sobre el río Oder y sus afluentes, lo que justifica el sobrenombre de “pequeña Venecia”. Sin pretender mencionar los muchos lugares que merecen visitarse, he aquí algunos que pueden atraer la atención del viajero curioso:

La Ciudad vieja, que permite recorrerse a pie, incluye la gran Plaza del Mercado (Rynek), cuya parte central está ocupada por el Ayuntamiento viejo (Ratusz), el Ayuntamiento nuevo y la Lonja de los Tejidos. El Ayuntamiento viejo, construido entre 1290 y 1504, destaca por su monumentalidad, con sus diversas fachadas profusamente decoradas y su alta torre. Entre los edificios burgueses que rodean la plaza, tras la reconstrucción posterior a la guerra, destacan fachadas como las de las Casas del Sol Dorado, de los Siete Electores o del Perro de Caza de Oro. Al caer la tarde y por la noche las terrazas de bares y restaurantes dan una especial animación al lugar.

 

Ayuntamiento de Wroclaw / foto:RSA

Ayuntamiento de Wroclaw / foto:RSA

 

La sede central de la Universidad de Wroclaw ocupa un imponente edificio de estilo barroco a orillas del Oder, construido entre 1728 y 1742, cuando la ciudad estaba bajo el dominio de Prusia. Destaca su torre cuadrada central, donde hay un observatorio, y su magnífica sala de ceremonias llamada Aula Leopoldina, en honor del emperador Leopoldo I, fundador de la Universidad. Construida entre 1728 y 1747, maravilla por su rica decoración barroca, con estucos, molduras doradas, esculturas, tallas en madera y pinturas en trampantojo que alaban la sabiduría, el conocimiento y la ciencia, junto con retratos de personajes célebres.

 

Aula Leopoldina/ foto: RSA

Aula Leopoldina/ foto: RSA

 

Diez premios Nobel (nueve científicos y un escritor) tuvieron relación con la ciudad. El músico Johannes BRAHMS (1833-1897) fue distinguido como Doctor Honoris Causa, lo que motivó compusiera su Obertura Académica, que incluye referencias a varias canciones estudiantiles y al Gaudeamus Igitur, y cuyo estreno dirigió el propio compositor en enero de 1881.

 

Panorama de la batalla de Raclawice / foto: RSA

Panorama de la batalla de Raclawice / foto: RSA

 

Resulta original el Panorama de la batalla de Raclawice, situada en un edificio circular que alberga un cuadro continuo de 120 metros por 15 de alto que ocupa todo el diámetro interior del museo, de modo que se contempla en una visión de 360 º. Pintado por Jan Styka y Wojciech Kossak, a finales del siglo XIX, representa con todo lujo de detalles la batalla de Raclawice, que tuvo lugar el 4 de abril de 1794, en la que el ejército polaco, al mando del general Kosciuszko, vence al invasor ruso. Ese sentido patriótico hizo que no pudiera exponerse hasta 1985. Su realismo y colorido hacen muy grato recorrer ese cuadro continuo.

 

Detalle del panorama / foto: RSA

Detalle del panorama / foto: RSA

 

Una curiosidad muy simpática de Wroclaw son sus enanitos o gnomos. Se trata de pequeñas esculturas de bronce, todas diferentes, muy expresivas, que están situadas sobre el suelo en los más diversos lugares del centro urbano. Son ya unos 180 enanitos, aunque se desconoce su número exacto; encontrarlos ha llegado a ser un entretenido pasatiempo y hay mapas para seguir sus rutas.

 

Gnomosen Wroclaw / foto: RSA

Gnomosen Wroclaw / foto: RSA

 

En su origen, constituyeron un símbolo del movimiento contestatario en los años 80 contra la dictadura comunista. Desde 2001 empezaron a constituir un reclamo turístico que adorna las calles. Las actividades de los enanitos, solos o en pareja, son muy variadas: entre ellos hay bomberos, gourmet, trovador, geólogo, clown, dentista, músico, van en moto, utilizan un cajero, ven la televisión, y los “sísifos” sostienen una gran bola, uno la empuja y otro la frena.

 

"Sísifos" / foto: RSA

“Sísifos” / foto: RSA

 

Gnomo en un Bierhalle / foto: RSA

Gnomo en un Bierhalle / foto: RSA

 

Leave a Reply