Cultura y Sociedad - 01/03/10

Escepticismo contra pseudociencias

Escéptico es una palabra totalmente negativa en nuestro lenguaje común. Significa incrédulo, que no cree en nada. No ocurre así en otras lenguas. Si nos atenemos a su raíz etimológica, σκεπτικός  es “el que duda”, “el que investiga”. Con este significado, que queremos rescatar, vamos a usar las palabras “escéptico” y “escepticismo”.

En el artículo de Andalán “Pensamiento Crítico” (http://www.andalan.es/?p=742 ) invité a tomar como referencia de veracidad una Red Internacional Escéptica (http://www.arp-sapc.org/sobrearp/red.html) que duda de afirmaciones que se introducen como verdaderas en la sociedad, investiga su veracidad o no y da su opinión como resultado de esa indagación.

Además de esa guía, la experiencia me ha ido enseñando ciertas palabras clave que, cuando aparecen, hay que ponerse a la defensiva inmediatamente. No están todas las que son, pero ahí van algunas en orden alfabético.

Acupuntura. Técnica china que describe en el cuerpo humano unos meridianos (canales) por donde circula el Chi (energía vital). Mediante agujas se redistribuye dicha energía. Ni existen los canales ni el Chi.

Adivinos, de cualquier bla, bla, bla, menos del número de la lotería que va a caer próximamente.

Astrología. Cartas astrales que se olvidan de las leyes físicas que rigen los cuerpos y confunden hasta la posición real del Sol porque el cielo ha cambiado desde Ptolomeo por la precesión de los equinoccios.

Aura. Cuando se graba con una Cámara Kirlian lo que aparece es simplemente la foto del efecto corona, muy conocido por los físicos, y a simple vista sólo la ven los gurús de ciertos grupos de creyentes.

Buenas vibraciones. Vibrar es oscilar en torno a un punto de equilibrio. Ni bueno ni malo. ¿De qué hablan?

Conspiración lunar. La defienden aquellos que cierran los ojos a los 382 kg de roca lunar que se trajeron y se repartieron por muchos laboratorios de la Tierra.

Creacionismo. La evolución de las especies no tiene vuelta atrás con los conocimientos actuales y los descubrimientos continuos sobre el tema.

Ecología. Todos deberíamos defender y proteger la naturaleza pero esta palabra se ha convertido en un pozo sin fondo para las pseudociencias y las pseudomedicinas. La lupa en la mano cada vez que nos hablen de ella.

Energía positiva. Es un concepto mágico que no se corresponde con ningún concepto físico.

Homeopatía. Sistema de creencias que afirma que disoluciones infinitesimales pueden curar una enfermedad que produzca los mismos síntomas que produciría el elemento activo. “Similia similibus curantur”. A partir de cierto número de disoluciones no hay ni una sola partícula de dicho elemento. Hay que echar mano a la magia de la memoria del agua para que el sistema se mantenga en pie.

Las caras de Belmez. Un fenómeno de pareidolia que puede observarse en cualquier sitio sin necesidad de acudir a lo misterioso. Para comprobarlo, ver Las Caras de Ordesa en http://www.youtube.com/watch?v=gYv7Q06YAU0 .

Parapsicología. La psicología estudia nuestros procesos mentales entre los que no se encuentran los afirmados por aquella porque son simplemente creencias.

Poderes psíquicos. El cerebro es un órgano con una gran plasticidad y capaz de realizar muchas funciones, pero no es a esto a lo que se refieren.

Psicoanálisis. Afirmaciones de Sigmund Freud y discípulos sin ningún apoyo experimental. Una de las cuales alega, ni más ni menos, que todos hemos querido acostarnos (sexualmente) con nuestra madre (o padre) cuando prácticamente a ninguno se le ha pasado por la cabeza.

Psicofonías. Reproducción muy amplificada de grabaciones en sitios silenciosos. Aparecen sonidos aleatorios de origen puramente electrónico cuya interpretación es libre. Son como pareidolias, pero en sonido.

Urge, ya que la información y la desinformación está en nuestras casas al alcance de un clic del ratón, formarnos y formar a las nuevas generaciones en desarrollar un sano escepticismo.

6 comentarios sobre Escepticismo contra pseudociencias

  • […] amable lector (Xavi) en una entrada al artículo de Andalán “Escepticismo contra Pseudociencias” afirmaba que “el poder ejercido previamente por la Teología ha pasado a la […]

  • xavi

    Si las consecuencias de una teoría son negativas eso es una cuestión moral. Pero defender una Ciencia que no cometa errores es efectivamente otra entelequia. Los comete «de facto» ya que ignora mucho más de lo que sabe o pretende saber. Negarlo sería incluso contradictorio con una concepción ingenua del progreso científico. ¿No se ha cometido ningún error en la ciencia?. No seamos beatos.

    El cientifismo que usted defiende está más próximo a la Teología o en palabras de Feyerabend a la «Iglesia Universal de la Razón y la Verdad y del Pensamiento Único». Otra cosa es la ciencia humilde. Pero esa no vive de grandes afirmaciones. Y mucho menos se atreveria a mezclar cosas tan diversas como las que usted cita para descalificarlas genéricamente.

  • HH

    Sin ser llamado debo defender el artículo. Bajo el término «credulidad» creo que se pretende avisar de los riesgos que conlleva cuando se extreman las personas en su aplicación. Es evidente que no se podría desarrollar una vida normal si todo nuestro entorno, si toda nuestra actividad tuviera que estar validada o refrendada por postulados científicamente constatables. Igualmente es cierto que se ha demostrado que en algunos casos una credulidad exagerada puede reportar beneficios reales como el apuntado con el efecto placebo. No obstante el efecto placebo se encuentra científicamente reconocido e incluso se tiene en cuenta en los ensayos clínicos etc. no se conoce muy bien la causa de su existencia y éxito pero ningún científico duda de su realidad. El creacionismo y la teoría evolutiva desde luego son inconciliables, o se cree en una o en la otra y la segunda está respaldada por la ciencia. Desde luego el concepto o definición de ciencia es fundamental y su esencia fundamental es que no basta una afirmación sino que esta debe de ser respaldada empíricamente, es decir, debe de poder ser demostrada mediante procesos o procedimientos también válidos y aceptados por esa determinada comunidad científica. Se habla así de paradigmas científicos pues en ocasiones sobre una misma materia la comunidad científica se divide y pueden coexistir varias verdades cientificas sobre todo cuando hablamos de verdades parciales y no absolutas, verdades que están a medio camino y que por tanto pueden de ser matizadas por el resto del mismo. No estoy deacuerdo con la frase de que la ciencia es una fuente de errores, sí que los científicos los cometen pero una Ciencia que pueda cometer errores sería una entelequia. Ojo, que las consecuencias de un hecho científico o verdad científica etc. sean negativas no puede considerarse un error.

  • kepa

    tiene ud razón…hay mucha credulidad por ahí…podría ud explicarme qué es el efecto placebo…que parece ser resultado de una cierta credulidad? y qué tiene que ver el obvio asunto de la evolución ( Darwin – Mendel – Feliz de Azagra…) con el creacionismo?

  • xavi

    En los días en que podía silenciarse una idea diciendo que era contraria a la religión, la Teología era la mayor fuente de falacias. Hoy, cuando todo pensamiento humano puede desacreditarse calificándolo de no científico, el poder ejercido previamente por la Teología ha pasado a la Ciencia; así la Ciencia ha llegado a …ser a su vez la mayor… fuente de errores Michael Polanyi

  • HH

    Estupendo este artículo y el anterior. Refrendo la invitación a acudir al enlace hacia la página de «escépticos». Me encanta la idea de charlas regadas con ligeras dosis de cerveza bien fría con el tema de fondo de la credulidad infinita de algunos… o muchos, siempre demasiados. ¿Para cuando en Zaragoza?

Deja un comentario