Publicaciones - 02/03/16

Los escritores aragoneses y sus libros en la Edad Moderna

Con sorpresa y entusiasmos recibimos desde Estepona, donde ahora reside jubilado, un nuevo libro del profesor Genaro Lamarca: “Los escritores aragoneses y sus libros, 1475-1840. Una historia social”, impreso en Zaragoza, 2016.

El autor, tenaz e inteligente investigador, singularísimo, realizó tras muchos años de afanes, una edición monumental de la obra de Latassa, quizá la principal bibliografía regional española anterior al siglo XX. De ella se sirve ahora, y de otro casi centenar de catálogos de bibliotecas y bibliografías, cruzando muchos miles de datos, si bien advierte de sus libertades formales y escasa voluntad teorizante, recolocando y relativizando la importancia histórica del libro impreso.

El estudio abarca y estudia un total de 1450 autores (y sus 7453 obras), desde los que vivían en 1475 hasta los que nacieron antes de 1781. Casi la mitad zaragozanos; vivieron una media muy alta, de 67 años y pico; dos tercios fueron eclesiásticos, los más regulares (franciscanos, dominicos, jesuitas, etc.) lo que explica que casi la mitad de los libros sean de tema religioso (93 sobre la Virgen del Pilar); casi un tercio estudiaron en universidades, sobre todo Zaragoza y Huesca, pero también Salamanca y Alcalá y otras muchas, como Bolonia o París, y casi una quinta parte fueron profesores en ellas; muchos también en relación con la Inquisición; se imprimieron sus obras apenas un tercio en la capital, y la mayoría fuera de Aragón (casi 1.500 obras en Madrid, casi 400 en Valencia y otras tantas en Barcelona y en Italia, un centenar en Pamplona, dos y pico en Francia y otros tantos en América, etc.); la mayoría de los títulos en castellano, 5762; 1256 en latín; 237 en francés; 137 en italiano, y unos pocos en inglés, catalán, alemán, portugués, holandés, tagalo.

 

2, Los escritores aragoneses

 

El resto de los libros no religiosos son de Derecho (el propio aragonés ocupa 237 obras), Historia, Geografía, Literatura (753 de creación), Ciencias… Como dice, ha tratado de conocer a todos los escritores aragoneses, desde los muy editados Baltasar Gracián (119 ediciones, 81 del Oráculo), Juan de Palafox (69) o Jerónimo de Ripalda (172 del Catecismo), “hasta el último cura de aldea que pudo pagarse el que él podía considerar el ‘sermón de mi vida’, o el poeta más o menos marginal que apenas publicó dos o tres poemas en obras colectivas”. Porque incluye a todos, incluidos comentaristas, compiladores, editores, traductores, menos los dictámenes de abogados, que sesgarían en exceso y sin mayor interés el total.

Creo que, como era propósito de Lamarca, podemos ahora conocer un poco mejor el conjunto de los escritores aragoneses de la Edad Moderna y la Ilustración. Y claro que tiene importancia “conocer el papel que cumple la ruralidad del nacimiento de un niño en su desarrollo cultural posterior, o el número de obras que publicó, o la fecha de su primera publicación, o el lugar, o la evolución del número de publicaciones”. Y también leer el curiosísimo retrato robot del autor aragonés medio de referencia. Un trabajo extraordinario.

Para no desesperar a los bibliófilos interesados en esta alhaja, les diré que es edición de autor pero puede comprarse en la librería Pons de Zaragoza.

Deja un comentario