Cultura y Sociedad - 04/07/10

«Pilar Bayona. 30 miradas»

El lunes 21 de junio de 2010 se presentaba en el Instituto Cervantes de Madrid el libro «Pilar Bayona. 30 miradas» editado por Libros del Innombrable. Se cumple el trigésimo aniversario de la muerte de la pianista Pilar Bayona y con ese motivo se convocó a treinta personas para participar en este libro, que principalmente nos hablan de recuerdos sobre la pianista, pero hay también otro tipo de textos como poesía, música, cuentos, análisis musical, etc. A cada texto le acompaña un dibujo o caricatura de la pianista y también algunos dibujos realizados por la propia artista.

Se puede ver un pequeño vídeo del día de la presentación accediendo a la dirección siguiente: http://www.cervantestv.es/informativos/2010/junio/informativo_410.htm

A continuación se recuerda a los treinta autores, repasando brevemente el contenido literario del libro:

Después de un prólogo escrito por mi, el volumen se abre con un prefacio de Marta Cureses, que glosa a Pilar Bayona, aportando datos interesantes, y que en un crescendo literario-musical introduce voces de Cirlot, de Olvido García Valdés, y de otros autores de textos sobre la pianista.

Entre las 30 colaboraciones hay textos de alumnos de Pilar Bayona (alumnos entonces, ahora pianistas, compositores, profesores) como Teresa Catalán, Pilar Armijo, Begoña Gimeno, Pedro Carboné, cuyas palabras y opiniones yo diría que muy interesantes y aquilatadas en muchos momentos revelan el carácter estricto de esta docencia, pero también la adecuación a cada caso particular, y, muy importante, el objetivo final de abrir o ampliar el amor a la música.

Hay colaboraciones más analíticas, como la de Edmundo Lasheras la más extensa muy documentada, la de Mª Antonia Martín Zorraquino, y la de Víctor Rebullida que contemplan la personalidad de Pilar Bayona y su devenir como intérprete, descubriendo facetas, analizando datos y preferencias, y también recordando los mejores textos sobre ella, incluso palabras de la pianista en alguna de sus entrevistas.

También hay músicos amigos: los pianistas Joaquín Achúcarro y Antonio Baciero, y el compositor José Peris, que recordando alguno de los momentos convividos con Pilar Bayona, retratan su carácter y personalidad.

Colaboraciones de familiares o amistades cercanas están las de Antonio y Julio Bayona, sobrinos de la pianista, las que vienen desde México de Cotito Mantecón y su hijo Marco Aurelio Torres H. Mantecón, la de Teresa Grasa, la de Félix Miravete, y la de Asís Baselga, (esta última en inesperado epílogo: nos llega 3 años después de su muerte),  que hablan de esa cercana relación, o de episodios de ella, con añoranza, pero también con alegría y humor. Algunos encierran párrafos muy emotivos. Especiales son los escritos de dos amigos “de toda la vida” de Pilar Bayona, el de Luis García-Abrines (única colaboración no escrita expresamente para este libro), y el de Federico Torralba cuyo breve carácter de dedicatoria o recuerdo se hace excepcional por el ingenio y recursos del profesor a sus 96 años.

Con una perspectiva o enfoque especial o temático, están los estupendos textos de Juan Manuel Bonet, siguiendo la estela Viñes-Bayona-Espinosa; el de Raúl Herrero, que contempla la relación de Pilar Bayona con García Lorca, y también con otros poetas; el de Mª Teresa Iranzo, sobre la necesidad de un apoyo físico para los recuerdos, esto es: los Archivos Personales; el de Rubén Lorenzo, analizando el inefable comienzo de Eritaña que hacía la pianista; y el de Álvaro Zaldívar, sobre las generaciones y otras denominaciones grupales artísticas.

Hay algunas colaboraciones muy especiales, autónomas, como las de Pilar Navarrete y Emilio Casanova, la primera sumergiéndose en los posibles sentimientos de la pianista, de la mujer, el segundo retratando un devenir personal lleno de gracia y fuerza, que contiene distintos contactos con la artista y otros familiares Bayona.

Hay también cuentos. Estrictamente son dos, pero se podría incluir entre ellos un tercero, la narración de Antón Castro, una rememoración de su llegada a Zaragoza y su breve pero recordado contacto con Pilar Bayona. Julio Cristellys narra una historia que se cruza con un concierto real de Pilar Bayona, y Juan Marqués, descansando de sus premios en poesía, nos deja un cuento, que es el primero que publica.

Hay también una composición musical: el preludio nº 15 de Carlos Cruz de Castro, compuesto para sumarse a todos estos recuerdos a Pilar Bayona en este libro.

Hay un solo poema. Un poema de Esquillor. Mariano Esquillor regaló a la pianista, en vida, varios ejemplares dedicados de sus libros, que se guardan en el Archivo, pero este poema está dedicado a ella 30 años después de que la pianista ya no está con nosotros.

Deja un comentario