• 03/10/2013

    En este artículo se pone bajo sospecha el discurso de la neutralidad profesional que se apoya en una serie de supuestos; por una parte en la idea de que los espacios culturales son ajenos a las tensiones sociales y políticas; por otra, que los y las profesionales pueden prescindir de posicionamientos ideológicos o éticos.