• 30/04/2013

    |

    Acabo de leer unas declaraciones realizadas por la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, en las que señala que su partido denunciará el Concordato con la Santa Sede en el caso de que el Gobierno decida modificar la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) para "limitar la libertad de las mujeres". Los cimientos de San Pedro del Vaticano comienzan a temblar por tales amenazas. Me siento profundamente desilusionado como votante de izquierdas, no por la primera parte del juicio emitido, sino por la parte segunda.