• 21/03/2013

    |

    Uno de los efectos del crash económico y la sistemática contrarrevolución social a la que estamos siendo sometidos la inmensa mayoría es la desconfianza en aquellas instituciones que son pilares fundamentales del actual sistema: banca, sindicatos, partidos políticos… Si les dejamos arreglarlo a ellos, lo que harán será mera cosmética.