Publicaciones - 25/04/16

Sobre “La venganza de la memoria y las paradojas de la historia” (2015), de Raimundo Cuesta

Nuestro viejo y gran amigo Juan Mainer nos escribe dando noticia de un libro importante: La venganza de la memoria y las paradojas de la Historia (Lulu.com, 2015), del historiador Raimundo Cuesta, cuya presentación en Zaragoza tiene lugar en el Centro Pignatelli, a las 19,30 horas del 27 de abril, en un acto organizado por la asociación “Fedicaria”*, y en el que colabora el Seminario de Investigación para la Paz. Pide “si lo estimáis, le déis cancha a través de la web andalaniana… Creo que es un libro riguroso, interesante y que entra de forma inteligente y original a un debate  necesario (y hasta inédito en España…) acerca, entre otras cosas, del lugar de la Historia y las Memorias en el espacio público. Adjunta una «breve reseña que puede subirse tal cual como texto complementario”, que firma el citado colectivo Fedicaria y reproducimos con mucho gusto.

 

jiuan_mainer

 

Actualmente, el tema de la memoria presenta en la esfera pública un aspecto contradictorio. Por un lado, proliferan los actos e instituciones culturales sobre memoria histórica: museos, exposiciones, películas, programas de televisión, congresos, estudios, publicaciones… Sin embargo, tanta información produce una saturación, que desemboca paradójicamente en el olvido de parte del pasado, y favorece un recuerdo banal y turístico, que rehúye la complejidad y prioriza el espectáculo. La memoria histórica ha llegado a ser un tema importante, alrededor del cual se generan polémicas, leyes, normativas y sentencias judiciales, donde lo que está en juego es la pugna entre distintas concepciones del pasado común. Y por ello la memoria es objeto de manipulaciones de todo tipo, al servicio de nacionalismos oportunistas o de partidismos políticos.

Esta obra aborda la evolución de las cambiantes relaciones entre memoria e historia, especialmente tras la importancia concedida a la memoria colectiva, en muy diferentes campos del saber, y entre ellos, la historia. Esta disciplina, que como ciencia había marcado sus distancias respecto a la memoria, se vio entonces impulsada a replantear su relación con ella. A pocos años de las catástrofes cercanas a las guerras mundiales, algunos reclamaron unos estudios históricos que trascendieran los intereses académicos, participando activamente en la vida social.

El libro defiende un “uso público de la historia”, que impulse en la opinión pública un ejercicio de la memoria dirigido a hacer justicia con el pasado ausente, a partir del cuestionamiento crítico de nuestro presente. Que valore la experiencia de sufrimiento y desigualdad de las personas, olvidada en estos momentos gracias al engañoso y optimista concepto de progreso que manejamos. En esto consistiría lo que su autor llama “historia con memoria”, un proyecto donde la institución académica debe trabajar junto a la escuela y las instituciones de educación no formal, como espacios deliberativos donde se confrontan las memorias sociales.

Pero el libro de Cuesta es algo más que una toma de postura crítica sobre la actualidad. Estamos también ante un libro “académico”, en el mejor sentido de la palabra, que rastrea en los orígenes del mismo concepto de “memoria”, buscando en él claves para nuestro presente. Así, una memoria al servicio de la retórica propia de la Antigüedad pasará con el cristianismo a formar parte del instrumental de la meditación y el autoexamen. Y desde allí se convertirá en una “facultad psíquica” que, en una cultura laica, se pondrá al servicio del control psicológico de los individuos. Pasando por un momento intermedio, en los siglos XVIII y XIX, en que la memoria es despreciada como sinónimo de erudición inútil. Será precisamente desde ese punto de estancamiento de donde arranque la “venganza” a la que alude el título, explicación que en el libro conecta con la situación contemporánea, más arriba explicada.

Raimundo Cuesta ha sido profesor de historia en el I.E.S. “Fray Luis de León” de Salamanca y profesor colaborador e invitado de la Universidad de Salamanca y otras universidades latinoamericanas. Es Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad de Salamanca. En 1984 obtuvo el primer premio nacional “Francisco Giner de los Ríos” a la innovación educativa con el Grupo Cronos. Es cofundador de la revista “Con-Ciencia Social” y de Fedicaria, federación estatal española de grupos de pensamiento crítico. Pertenece a la Sociedad Española de Historia de la Educación (SEDHE) y forma parte de consejo asesor de la Cátedra de Memoria Histórica del siglo XX.

El libro “La venganza de la memoria y las paradojas de la historia” forma parte de un proyecto de investigación más amplio. Su autor ha abordado temas relacionados en “Los deberes de la memoria en educación” (Octaedro, 2007) y “Retazos, memorias y relatos del bachillerato” (2010), y ha coordinado “El lugar de la memoria en educación” en la revista “Con-Ciencia Social”, 15 (2011). En la misma esfera vinculada a la educación y las ciencias sociales, también es autor de “Sociogénesis de una disciplina escolar: la Historia” (Pomares-Corredor, 1997) y “Felices y escolarizados. Crítica de la escuela en la era del capitalismo” (Octaedro, 2005).

*La Federación Icaria (FEDICARIA) es el resultado de una larga coincidencia y un productivo debate en el campo de la innovación educativa, sustancialmente mantenido en el tiempo con encuentros periódicos de los que han venido dando cuenta respectivas publicaciones de distintas editoriales desde 1991.

 

 

Deja un comentario