• 12/02/2022

    |

    El Reino de los Mallos está en la Historia, pero bien podría estar en la fantasía. Lo gobernó una mujer, Berta, de la que sabemos poca cosa. Los mallos son formaciones orográficas que tienen origen aluvial. Un plegamiento terciario levantó los sedimentos fluviales y los dejó en altas montañas. La erosión abrió hondos barrancos y cañones y nos legó los Mallos de Riglos y de Agüero, grandes paredes verticales. Entre los Mallos de Riglos y la Peña del Sol (la última roca donde da el sol en la comarca al atardecido) surgen unos fuertes torretones, Las Rallas, que se asemejan a imponentes fullatres o milhojas. Más adelante, sobre otro torretón asequible, se aposenta el esqueleto del castillo de Marcuello con la iglesia de la Virgen -especie de faro, de guardián de la Galliguera- que se desancha a sus pies. Al lado, en el mismo replano, la ermita románica de san Miguel. Debajo el lugar de Linars de Marcuello, que aún resuella.