• 20/07/2015

    |

    Leyendo Kino y Sherezade, uno siente el poder de la gran literatura. Sólo por leer estos dos cuentos merece la pena adquirir un ejemplar de Hombres sin mujeres y llevárselo a la playa o a la piscina.