José Antonio Labordeta - 27/05/15

Han pasado 4 años

A José Antonio Labordeta  “ In memoriam”

 

                        Pues, aunque el esplendor, tan encendido antaño,

                        se quite para siempre de mi vista,

                        aunque nada pudiera devolverme las horas

                        de luces en la hierba y de gloria en las flores,

                        no habré de entristecerme y hallaría

                        fuerzas en lo que aún queda:

                        en aquella primera simpatía,

                        que, habiendo sido, durará ya siempre;

                        en aquellos pensares tranquilos que brotaron

                        de las humanas cuitas;

                        en la fe que traspasa las lindes de la muerte;

                        en los años, que traen la mente reflexiva.

                                                                       Wordsworth

 

 

Recuerdos junto a la chimenea del Rincón de Prometeo

Llegan momentos de ir haciendo balance en la vida, de ordenar cartas que el tiempo ha teñido de amarillo con fechas muy lejanas, con palabras que flotan en el tiempo y que guardan todavía  la voz y el timbre de quien las escribió.

También fotografías, ese coágulo de un instante rescatado al tiempo, que  solo se detiene en los poemas y que ahora están desteñidas y alabeadas.

He vuelto a leer tus primeras cartas, desde Teruel en pleno fervor de los 60, cuando te invité a cantar por primera vez en la Facultad de Medicina de Zaragoza. Cantaste en el aula de Físicas y allí comenzó un camino y una amistad, que celebramos en aquel  momento con un vino y anchoas en “El Pájaro Azul” de la calle Doctor Cerrada.

Hablábamos de todo lo humano y lo divino: Aragón, París, Brassens, Godard, de tu hermano Miguel, Vallejo, Quasimodo, Walt Whitman, Celaya, Blas de Otero, Quevedo.  Recuerdo algo sobre las utopías” no  es utopía lo que los hombres pueden y no quieren hacer” y del mundo de griegos y romanos  ” si a Grecia y a Roma le cupo el honor de haber creado instituciones, mitos y formas tan bellas a nosotros nos cabe admirarlas y probar de seguir la estela”. Perdón si mis palabras y mis recuerdos no son correctos

Cuarenta años después la luz tuya está apagada pero el resplandor de tus pasos permanece. Y quedan los ecos de tu voz. Todos captamos tu siembra de amor,  comprensión y generosidad en todo lo que te rodeaba. Esa es la base de la amistad. El honor se concede.

 

José Antonio con Julia Emperador

José Antonio con Julia Emperador, colaboradora de Andalán

 

 

LABORDETA 013

LABORDETA 014

 

 

LABORDETA 015LABORDETA 016

 

 

José Antonio  con Joaquín Callabed

 

 

Unas palabras finales

Déjame recordarte  esta tarde de invierno, cuando se cumplen cuatro años de tu adiós q con unas palabras de  Quevedo a las “cenizas enamoradas”.

                                  

                        Cerrar podrá mis ojos

                        la postrera sombra que me llevase al blanco día

                        y podrá desatar esa alma mía

                        hora, a su afán ansioso lisonjera

                        más no desotra parte de la ribera

                        dejará la memoria en donde ardía

 

                        Nadar sabe mi llama el agua fría

                        Y  perder el respeto a la ley severa

 

                        Alma, a quien todo un Dios, prisión ha sido

                        Venas que humor a tanto fuego han dado

                        Médulas que han gloriosamente ardido

 

                        Su cuerpo dejará no su cuidado

                        Serán ceniza, mas tendrá sentido

                        polvo serán mas

                        polvo enamorado

                                                                    Quevedo

 

Adiós amigo. Que el cielo de los poetas te sea benigno.  Siempre tendrás un lugar en mi corazón.

 

Joaquín Callabed

 

 

Deja un comentario