Cultura y Sociedad - 10/10/12

Montesquieu en Burdeos

Montesquieu

Burdeos acoge en su historia a figuras destacadas del pensamiento occidental: Montaigne y Etienne de la Boetie, Mauriac y Montesquieu. También fue un visitante ilustre Francisco de Goya.

 

Charles de Secondat barón de la Brède y de Montesquieu nació en 1689 en el Chateau de la Brède, cerca de Burdeos. De familia noble de Magistrados. Su padrino fue un mendigo llamado Charles “para que recordara toda la vida que los pobres son nuestros hermanos” fue el deseo de la familia.

Recibió una sólida educación religiosa familiar. A los 11 años acudió al colegio Juilly próximo a París para recibir  formación intelectual y moral. Regresó a Burdeos para estudiar Derecho. Fue un espiritu inquieto y librepensante que amplió sus conocimientos con estudios de anatomia, botánica y fisica. Se acercó a la humanidad mediante la literatura y la filosofia. Fue Consejero en el Parlamento de Burdeos (1716-1726). Se casó con Jeanne de Lartigue, protestante, en 1715, en la Iglesia de Saint Michel. Participó en la franc-masoneria siendo propagandista activo. Académico de Ciencias, Artes y Bellas Letras. Burdeos le recuerda con afecto y con motivo de su 250 aniversario de su muerte, se recordó vivamente al filósofo en sus facetas filosóficas y en su amor a las leyes, el campo y su tierra. Una universidad de Burdeoas lleva su nombre.

Su libro “L’esprit des lois” establece unos principales fundamentos entre las ciencias económicas y sociales. Inspiró la Constitucion francesa de 1791 y es el origen de la separaciíon de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial.

Castilo de la Brède

Montesquieu vivió en su Chateau de la Brède y dejó un legado  literario y filosófico mportante  que sigue recordándose en la actualidad.

 

Amó el campo con intensidad. Fue reconocido como filósofo-granjero.

“Lo que me gusta de Brède es que parece que tengo el dinero en mis pies. En París creo que lo tengo sobre mis espaldas”

“El campesino no cree en la sociedad del hombre perfecto. Lo que espera es que la política le suponga el menor daño posible”

“El aire, la voz, el vino de las riberas del Garona y el humor de los gascones son excelentes antídotos contra la melancolía.

Recuerda en sus escritos a Montaigne que fue alcalde de Burdeos.

“En la mayoría de los autores veo al hombre que escribe. En Montaigne veo al hombre que piensa”

Una de sus máximas convicciones fueron las leyes justas y necesarias para vivir y convivir.

Ninguna nación puede vivir sin leyes, como ninguna persona puede caminar sin esqueleto” Una de las calles emblemáticas de la ciudad lleva por nombre “L’esprit des lois” (espíritu de las leyes) en memoria del filósofo. Fue legislador pero especialmente un humanista.

Rindió tributo a las Academias.

“La utilidad de las Academias es que por ellas el saber es más propagado. El que ha hecho descubrimientos o encontrado cierto secreto lo pública, sea para que conste en los archivos o para aumentar su gloria y su fortuna. Antiguamente los aberes eran más secretos”.

El comercio con las gentes del espíritu nos da una educación perpetua“

“Amar la lectura es hacer un intercambio de las horas de enfado que se deben tener en la vida con las horas deliciosas”

“Tengo la enfermedad de hacer  libros y llenarme de vergüenza cuando los he terminado”

Respecto a las leyes emitió sabias opiniones.

“Ningún poder sin límites puede ser legítimo. La legitimidad viene de la fuerza con que se ejerce. Viene del hecho de marcar límites y compartirlos con los demás”

“Al conocido “dividir para reinar” propone la saludable separación de los poderes legislativos, ejecutivo y judicial”

Burdeos está reconocida por la UNESCO como un valor arquitectónico universal excepcional. La expansión comenzó en el s. XVIII, con un exquisito cuidado.

Montesquieu también es patrimonio del pensamiento Universal.

Monumento a los girondinos en Burdeos

 

 

 

Deja un comentario