• 14/06/2016

    |

    El estupendo pintor que es Eduardo Laborda, es también un notable historiador del arte aragonés contemporáneo a través de la biografía. Lo demostró en 2010 con su libro sobre Bayo Marín, y lo revalida con el que publica Iris Lázaro sobre Marcial Buj, “Chas”. Ambos, junto con Manuel Del Arco forman una gran trilogía del humor gráfico aragonés de la primera mitad del siglo XX. A la que hay que añadir a Teixi, claro. Y luego al gran Mingote, a Ugalde y otros.