• 09/09/2011

    |

    Treinta años después, el nuevo régimen tiene que disolverse. Los sindicatos y los partidos políticos mayoritarios están solos. Desde abajo, la organización popular les supera.